5 julio, 2012

Recuperado el Atlas de Wytfliet (1597)

La cultura universal está de enhorabuena no sólo por la recuperación del Codice Calixtino y el resto de las obras halladas en poder el electricista gallego. No mucho antes, Interpol daba con el Atlas publicado en 1597 por Cornelius Wytfliet, que se ha convertido en el primero de los 56 libros antiguos sustraídos a la Royal Library de Suecia hace una década en ser recuperado en Nueva York, la ciudad en la que fue localizado hace un año. ¿Quién dijo que estas cosas sólo pasaban en la Biblioteca Nacional española?

El ejemplar del Atlas de Wytfliet, del que solo se conservan ocho copias en el mundo, contiene varios de los primeros mapas que se realizaron del Nuevo Mundo -entreatlas1 ellos el primero de California, que describe al Estado como una península- y una historia de los viajes de Colón, Pizarro y otros exploradores.

En junio del año pasado, la Royal Library sueca supo que el ejemplar había sido adquirido en 2003 por el marchante de arte W. Graham Arader III en una subasta de Sotheby’s por 100.000 dólares (80.000 euros) -ahora se estima que alcanzaría los 450.000-. Arader, que aseguró a The New York Times que no sabía que el libro había sido robado, lo devolvió a la casa de subastas que le reembolso el dinero. Sotheby’s sostiene que compró el Atlas a un comerciante de Londres, pero restituyó, a su vez, la recopilación de mapas de 415 años de antigüedad a la Royal Library.

La bliblioteca sueca, según indicó Bergval a los medios, está colaborando con la fiscalía de Nueva York para tratar de identificar el resto de volúmenes que le fueron robados hace más de una década por Anders Burius, el jefe de su departamento de manuscritos. Entre 1995 y 2004, Burius se dedicó a sustraer preciados volúmenes de la Royal Library para venderlos después a la casa de subastas alemana Ketterer Kunst, que, según reconoció el empleado a la policía, nunca le preguntó por el origen de los libros.

atlas2Entre el expolio se encuentra una copia del Leviatán de Thomas Hobbes de 1651, un ejemplar de 1619 de La Armonía del Mundo, de Johannes Kepler o El Diccionario Geográfico de los Estados Unidos de Joseph Scott de 1795. Arader valora la lista de 56 libros perdidos en cinco millones de dólares, una lista que solo recientemente las autoridades suecas han decidido compartir con asociaciones de libreros y con la Interpol.

Burius fue descubierto cuando la Royal Library, sospechando que varios de sus libros habían desaparecido, comenzó a catalogar de nuevo los ejemplares más antiguos. La investigación concluyó que, además de los 56 volúmenes que éste sustrajo mientras estuvo trabajando en la Biblioteca sueca, también robó otros 100 manuscritos de otras librerías en las que había estado empleado con anterioridad.

Tras ser detenido e interrogado, Burius fue puesto en libertad a la espera de que se señalara una fecha para la vista judicial. Cinco días después, se encerró en la cocina de su apartamento en el centro de Estocolmo, abrió la espita del gas y se cortó las venas. Al cabo de unas horas la fuga produjo una explosión que destrozó el edificio y causó una decena de heridos.

El robo y el trágico desenlace final, propios de una de las novelas de Henning Mankell, protagonizadas por su inspector Wallander, han inspirado un documental y una atlas3serie de televisión que se emitió en Suecia el año pasado. Ahora, con la devolución del Atlas a la Biblioteca nacional sueca, se ha cerrado el penúltimo capítulo. Falta recuperar el resto de las obras sustraídas.