5 octubre, 2018

¿Quién destruyó el yacimiento arqueológico de Mondoñedo en Lugo?

imagen-sin-titulo

Mariña Patrimonio señala a la Xunta de Galicia y anuncia que ha presentado una denuncia ante la Fiscalía

El olvido y la imprudencia en los que viven los tesoros arqueológicos españoles no cesan. Los arqueólogos se encontraron inesperadamente con un “excepcional hallazgo” en un castro del Monte de Trinidade de Mondoñedo (Lugo), según informan desde el Museo del Castro de Viladonga: un hacha votiva realizada en bronce y que se puede relacionar, por sus motivos iconográficos, con la serie de “bronces sacrificiales” hallados en el noroeste peninsular. Ahora ese prometedor yacimiento de procedencia está a punto de desaparecer, si no lo ya lo ha hecho ya, ante la progresión de una cantera.

El portavoz de Mariña Patrimonio, Manuel Miranda, ha confíado hoy en que la fiscalía de Lugo actúe ante la destrucción del yacimiento arqueológico de Mondoñedo, señalando a la Xunta como la responsable. Miranda ha confirmado que tanto la asociación que representa como ADEGA presentaron una denuncia “por posible destrucción del patrimonio en la fiscalía”. Según resume Mariña Patrimonio, “la empresa propietaria de la cantera del Monte Trinidade, probablemente ocasionó daños irreparables, y de forma generalizada, en un bien patrimonial catalogado desde 1995”.

Y de ello advierten “a pesar de que existen varios informes arqueológicos así como pruebas materiales que confirman la existencia de un yacimiento, el Servicio de Patrimonio de Lugo elabora un informe en el que justifica su inexistencia al tiempo que solicita la exclusión de este bien patrimonial, ya inventariado y ya catalogado”.

Deduce desde Mariña Patrimonio que “la exclusión del yacimiento” se habría hecho “de manera irregular para beneficiar a los propietarios de la cantera, que siguen destruyendo el castro, así como para legalizar las actuaciones ilegales realizadas a lo largo de los años sobre este yacimiento protegido”. “Estas actuaciones ilegales tuvimos noticia de que fueron denunciadas en el 2008 y en el 2016. Mariña Patrimonio y ADEGA solicitamos en varias ocasiones información sobre estos hechos al Servicio de Patrimonio de Lugo, sin obtener respuesta”, recapitulan desde la asociación mariñana.

En función de una inspección en este castro, que se extiende entre los concellos de Mondoñedo y Lourenzá, en 2008 “se encontró un excepcional machado votivo de bronce, que fue una de las piezas arqueológicas más importantes de las que se encontraron en Galicia en ese año”. “El machado es una pieza de sobra conocida por todo el mundo de la arqueología y, evidentemente, no pudo pasarle desapercibida al Servicio de Patrimonio (de la Xunta) de Lugo. El machado tiene representado un torques, que sitúa el yacimiento en una cronología y en una cultura muy concretas”, objetan desde Mariña Patrimonio.

El portavoz, Manuel Miranda, urge a que la “dirección xeral (de Patrimonio) y la Xunta deben explicar cómo fue posible, sabiendo ellos perfectamente, que se estaba destruyendo un yacimiento arqueológico, no se actuara correctamente”. “Una cosa que no se entiende es que el yacimiento, lo tuviera la Xunta inventariado bajo dos nombres distintos y dos claves distintas, porque este yacimiento está dividido entre dos concellos, Mondoñedo y Lourenzá.

Aunque estuviera dividido la Xunta lo tenía que tener inventariado como un solo yacimiento, con un solo nombre, y una sola clave”, ha precisado Manuel Miranda. Finalmente, se esfuerza en aclarar que ellos lo que hicieron “fue a raíz de documentación que conseguimos hacer un informe en que en base a información de la Xunta se denuncia que la Xunta conocía desde 2008 que se estaba destruyendo el castro y que no se actuó”. “Lo que entregamos a la fiscalía fue una recopilación de documentación. No sabemos quien es el culpable, no sabemos sí es el propietario, sí es la Xunta. Sabemos que no se actuó y el yacimiento desapareció”, censura finalmente el portavoz.

Noticia original de El Confidencial