19 marzo, 2013

Protecturi, nuevos retos, nuevo rumbo

Jesús Alcantarilla

El 1 de diciembre de 2012, en el auditorio de la Escuela General de Policía de Ávila, y frente a un escogido grupo de profesionales que vela, y se desvela, por la seguridad y protección del patrimonio histórico, así como integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, tracé lo que pretende ser el rumbo de Protecturi (Asociación para la Protección del Patrimonio Histórico) para los próximos cuatro años.

Nadie puede mantenerse ajeno a los aires de desasosiego que agitan nuestras sociedades. Esas mismas sociedades que, en su mayoría, han hecho de la cultura, y más concretamente del patrimonio histórico que atesoran, bandera de civilización y civismo.ç

A pesar de las dificultades, se me antoja que nuestra función es ahora, más que nunca, de primera responsabilidad. Somos, junto al resto de profesionales de los equipamientos museísticos, de los responsables de las organizaciones y las instituciones que los promueven y de los públicos que le dan sentido, los garantes del legado artístico de todas las épocas. De ese legado artístico surgido de mentes y espíritus visionarios que se atrevieron a plasmar relatos y destinos comunes. Y son en esos tesoros sobre los que podemos posar nuestros ojos para ver que la cultura puede ser, al tiempo, demanda, denuncia, bálsamo y oasis para estas sociedades que hoy ven desmoronarse a tantos “ídolos”, cuyos pies eran de barro camuflados bajo una pátina engañosa.

Jesús Alcantarilla

La seguridad privada, como tantos otros sectores profesionales e industriales, se ve en la tesitura de adaptarse a una realidad, o quizás a una realidad de realidades, que nos lanza a un ritmo vertiginoso hacia horizontes apenas vislumbrados. Una adaptación que requiere nuevos posicionamientos, nue2013Opiniónvos retos, nuevas metodologías por parte de instituciones y de los colectivos de profesionales.

El papel fundamental de Protecturi es servir a la vertebración y consolidación de una especialidad de la seguridad ligada a uno de los ámbitos que más nos representan como país: el patrimonio histórico.

Cinco hitos
En relación con la metodología funcional que la asociación quiere consolidar en este próximo cuatrienio, quisiera hacer especial hincapié en cinco hitos que para mí son la columna vertebral del proyecto.

a. la estructura en red,
b. el trabajo colaborativo,
c. la funcionalidad transversal,
d. la transparencia como hilo conductor,
e. la formación en múltiples formatos.

O dicho de otra manera, Protecturi tiene, en esta nueva etapa, la voluntad de enfocarse en promover y desarrollar nuevos modelos de trabajo y de relaciones intra e interprofesionales. Nuevos modelos en los que se impulsen y redimensionen conceptos como la transparencia, y por tanto la transferencia de información y conocimiento, la colaboración entre profesionales en un sistema reticular, inevitablemente transversal, fuertemente comprometidos con la adquisición y difusión de conocimiento a través de programas de formación profesionalizadores y capacitadores.

Tal labor no puede ser encomendada a una única persona, so pena de condenarla a dormir el sueño de la inoperancia. Tal misión sólo puede ser llevada a cabo con la complicidad desprendida, el compromiso leal y la entrega generosa de un equipo de profesionales que entienden Protecturi como una oportunidad de articulación y proyección de la seguridad del patrimonio histórico para los próximos años. Quiero aclarar que la junta no se arroga la exclusividad de la responsabilidad de la reflexión y la acción en lo concerniente a la seguridad del patrimonio histórico. La junta directiva de la asociación es un recurso –de calidad– organizativo y de gestión del talento y el know how latente entre los profesionales de la seguridad del patrimonio histórico.

El diseño de la nueva junta se articula en la suma de capacidades diversas y de voluntades de servicio. No sólo detectará y reflejará las demandas del sector, sino que denunciará los casos en los que el patrimonio histórico corra riesgos innecesarios. Así como propondrá respuestas adecuadas a las necesidades profesionales.

Todos aquellos que quieran conocer en detalle las distintas áreas de actuación y las vocalías que conforman la nueva junta directiva de Protecturi pueden consultar esta
información en portal.protecturi.org.

Retos futuros
La trayectoria de la seguridad privada de casi un cuarto de siglo me sirve como hilo conductor para mencionar algunos de los retos futuros que como asociación, y de alguna manera como sector, se nos presentan en un horizonte temporal próximo.

– Alentar un nuevo statu quo de la Seguridad Privada, que sea de referencia incuestionable y proyecte el prestigio profesional del sector entre la ciudadanía, los agentes y organizaciones con los que colabora habitual o episódicamente.
– Mantener una férrea voluntad por estar en la vanguardia de la elaboración de propuestas, de medidas, de alternativas, etcétera para posibilitar que los profesionales de la
seguridad privada puedan continuar, cuando no ampliar, con la labor de contribución social y de salvaguarda de ciudadanos y bienes.
– Consolidar y ampliar el alcance de la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, los servicios de emergencias y la seguridad privada.
– Fijar unos estándares de profesionalización vinculantes que redunden en beneficio de los profesionales, las empresas, las instituciones y la ciudadanía.
– Rediseñar la figura del director de Seguridad, con el fin de generar sinergias entre perfil, funciones, desempeños, implementación, creación de valor y entornos, capaces de dar respuestas adecuadas a la multiplicidad de demandas profesionales.
– Generar foros especializados centrados en el análisis, la reflexión y debate intersectorial, que ayuden a dibujar los escenarios posibles, presentes y futuribles, en materia de seguridad integral.

Como muestra de los nuevos retos y del nuevo rumbo de Protecturi, apunto una colaboración que hemos iniciado con una asociación “hermana” Castaño y Nogal, dedicada al impulso del desarrollo rural medioambiental, centrada en la conservación y difusión de un proyecto de patrimonio natural singular en un entorno único: el sendero de río Dorsal, en Quintá de Cancelada (Lugo).

La colaboración con Castaño y Nogal es la primera experiencia de Protecturi de vinculación directa en pro de la defensa y protección del patrimonio histórico y natural. Sin embargo, no albergamos ninguna duda de que esta será la primera piedra de un largo y frondoso camino.

Descarga aquí el PDF del artículo publicado en la Revista Seguritecnia:

Protecturi, nuevos retos, nuevo rumbo