16 mayo, 2011

Protección del patrimonio: generalidades, especificidades, formación y sensibilización

Manuel Bayo. Socio de Protecturi

Navegando por la enciclopedia libre WIKIPEDIA he extraído algunas definiciones, datos, conceptos  y normativa que  son el abecé de los que trabajamos de una forma u otra en temas de protección patrimonial. A modo de introducción señalo lo más destacable  en términos generales:

  • En España, se denomina Patrimonio Histórico, al conjunto de bienes, tanto materiales como inmateriales, acumulados a lo largo del tiempo. Estos bienes pueden ser de tipo artístico, histórico, paleontológico, arqueológico, documental, bibliográfico, científico o técnico.
  • Esta diversidad del tipo de bienes que comprende, explica que últimamente el término tienda a sustituirse por el de «bienes culturales», acepción más reciente y de uso internacional. A escala mundial, se utiliza la figura de Patrimonio de la Humanidad (World Heritage), para proteger aquellos bienes de interés internacional.
  • En España, el patrimonio histórico-artístico se halla regulado por la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español.
  • En España, la competencia para la tutela del Patrimonio histórico, está descentralizada en las Comunidades Autónomas, por lo que muchas de ellas han desarrollado su propia legislación.
  • Del patrimonio cultural forman parte bienes inmuebles como fortalezas, castillos, templos, casas, plazas, conjuntos urbanos, obras rurales y otros lugares con valor para la historia, la arqueología, la paleontología y la ciencia en general. Los bienes muebles incluyen pinturas, esculturas o artesanías. Como bienes intangibles se consideran la literatura, la música, el folclore, el idioma, las costumbres y especialmente los conocimientos propios, como el conocimiento de la biodiversidad, la concepción del territorio o la medicina tradicional.
  • Es decir, “el patrimonio cultural está constituido por todos los bienes y valores culturales que son expresión de la nacionalidad” o identidad de un pueblo, “tales como la tradición, las costumbres y los hábitos, así como el conjunto de bienes inmateriales y materiales, muebles e inmuebles, que poseen un especial interés histórico, artístico, estético, plástico, arquitectónico, urbano, arqueológico, ambiental, ecológico, lingüístico, sonoro, musical, audiovisual, fílmico, científico, testimonial, documental, literario, bibliográfico, museológico, antropológico y las manifestaciones, los productos y las representaciones de la cultura popular”.[
  • Las entidades que identifican y clasifican determinados bienes como relevantes para la cultura de un pueblo, de una región o de toda la humanidad, velan también por la salvaguarda y la protección de esos bienes, de forma a que sean preservados debidamente para las generaciones futuras y que puedan ser objeto de estudio y fuente de experiencias emocionales para todos aquellos que los usen, disfruten o visiten.
  • La “Convención para la protección del Patrimonio Cultural y Natural del Mundo fue adoptada por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO, el 16 de noviembre de 1972, cuyo objetivo es promover la identificación, protección y preservación del patrimonio cultural y natural de todo el mundo, el cual es considerado especialmente valioso para la humanidad

Tras estas generalidades, que debemos conocer  y que nos tiene que servir de guía como norma común a seguir en todas nuestras actuaciones, quiero resaltar ciertos detalles

Independientemente del tipo de Patrimonio a proteger y del Continente o edificio que lo alberga , el proceso para implantar un Sistema de Protección es esencialmente común : Hay que establecer un Plan Director de Seguridad que contemple el Análisis del entorno, la Clasificación y Evaluación de Riesgos, la estructura de los Medios Humanos ( Directivos, Mandos intermedios y Personal Operativo ) y sus funciones, la necesidad de Medios Técnicos activos y pasivos ,  las Medidas Organizativas y Protocolos de actuación .

No obstante, aún hablando de Centros en los que se desarrolla la misma actividad, Museos por ejemplo, la problemática  puede ser distinta dependiendo de ciertos factores, tal como el “tipo” de obra de arte a proteger. Esto obliga fundamentalmente a hacer hincapié en la formación del personal en algunos aspectos que pueden parecer extraños incluso para  profesionales del sector de la Seguridad.

En este sentido quiero explicarme. Los Museos de Arte Moderno o Contemporáneo poseen una especificidad: Exhiben obras o instalaciones que, en ocasiones, nada tienen que ver con la pintura o escultura “clásica”. Estamos acostumbrados a oír los típicos comentarios tales como “¿Eso qué significa?”, “Eso lo hace mi niño de 5 años“, “Menudo trozo de hierro “, “Vaya cuadro todo negro “etc. Esto trae consigo que a cierta parte del público visitante le es muy difícil asimilar que estas obras no deben tocarse, y que esos trozos de hierro o piedra o madera no son para sentarse o poder pisarlos. No pueden comprender que el tacto produce daño a la obra.

Existe otro perfil de público que, aún habituado a este tipo de obras y no rechazándolas por sistema, sienten curiosidad pon el material con la que están hechas (esculturas sobre todo) y quieren tocar manoseando o dando ligeros toques con los dedos.

Para prevenir estas actuaciones, además de la adopción, si es factible, de medidas de protección física (catenaria, vitrina, tarima, pictogramas o carteles informativos, etc), es muy importante que el Vigilante o Auxiliar de Sala sea el primero que esté mentalizado y convencido de que el tacto es perjudicial para la obra. Pero insisto en que esté convencido, por lo que hay que explicarles frecuentemente las causas que  motivan el daño y las consecuencias para la obra. En alguna ocasión es aconsejable que estas explicaciones las dé algún técnico del museo, del Departamento de Restauración por ejemplo mediante alguna breve charla periódica de formación.

La sensibilización del personal que interviene en la protección de este tipo de obras de arte la considero tan importante e imprescindible como muchas de las actuaciones de tipo técnico u organizativo que llevamos a cabo o implantamos en el proceso de montaje de las diversas exposiciones permanentes o temporales.