23 octubre, 2013

Patterson, absuelto de contrabando de arte al no formar parte "del patrimonio histórico español" las obras que trasladó

La magistrada del Juzgado de lo Penal Número 2 de Santiago María Elena Fernández ha dictado una sentencia en la que absuelve a Leonardo Augusto Patterson del delito de contrabando de arte en España al entender que no se puede probar que las piezas que trasladó de la capital gallega a Alemania formen parte del “patrimonio histórico español”.

Según recogen los fundamentos jurídicos del fallo, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos que se han declarado probados “no se consideran constitutivos de un delito de contrabando” puesto que la ley de represión de contrabando castiga a quienes “saquen del territorio español bienes que integren el patrimonio histórico español sin la autorización de la Administración del Estado, cuando ésta sea necesaria”, siempre que el valor de los bienes exceda los 18.000 euros.

La defensa de Patterson había centrado el debate en si las piezas extraídas formaban parte o no del patrimonio español y si, en consecuencia, requerían la autorización del Estado para ser trasladadas fuera del país.

Al respecto, el auto constata que “si bien podría haber existido una ocultación de la mercancía a la acción de la Administración aduanera”, se “excluye la posibilidad” de considerar que dichos bienes formen parte del patrimonio histórico”, ni de que hayan adquirido esta condición por el hecho de permanecer diez años en su territorio.

Por tanto, se procede a absolver al acusado del delito de contrabando “de patrimonio histórico español” por el que se le juzgaba. Eso sí, “sin perjuicio de sus responsabilidades” frente a los países que hayan podido identificar como de pertenencia a sus respectivos patrimonios históricos “las piezas inventariadas y fotografiadas” tanto en España como en Alemania.

Contra la sentencia cabe recurso de apelación a interponer en el plazo de diez días.

Buscado en varios países

Patterson, de nacionalidad costarricense, buscado en varios países y detenido en marzo por la Interpol en el aeropuerto de Barajas, inició su relación con la comunidad al traer a Santiago, durante los años 1996 y 1997, una colección de más de 1.400 obras de arte precolombino procedentes de varios países latinoamericanos, expuesta en el Auditorio de Galicia bajo el título de 'El espíritu de la América Prehispánica'.

Entre el 3 y el 7 de marzo de 1997 se procedió a desmontar la exposición y a trasladar las piezas a la Iglesia de San domingos de Bonaval y al Pazo de Fonseca, donde se desarrolló una segunda exposición entre el 19 de junio y el 30 de noviembre de 1997. Cuando ésta finalizó, procedió a depositar la colección en los bajos de un inmueble propiedad de la empresa Mudanzas Boquete en la capital gallega, donde permaneció en una cámara de seguridad hasta el 4 de marzo de 2008.

En esta fecha, impartió órdenes para sacar la colección del local donde había sido depositada más de 10 años atrás y expedirla con dirección a Alemania, donde las obras fueron incautadas y retenidas por la policía aduanera de Munich.

Por Europa Press en 20 Minutos.

zp8497586rq