9 diciembre, 2014

Patrimonio Nacional no cedió al Prado las obras de Bernini por “peligro de integridad”

leon-prado

Casi medio año después de la declaración del fin de las relaciones con el Museo del Prado, Patrimonio Nacional ofrece a este periódico una explicación oficial al rechazo del préstamo de varias obras del artista barroco Gian Lorenzo Bernini para que formaran parte de la muestra Las ánimas de Bernini. Arte en Roma para la Corte española, en la pinacoteca nacional. Los motivos esgrimidos ahora pueden resumirse en uno: “peligro de integridad”. Fuentes de Patrimonio explican el delicado estado de dos de las hasta siete piezas demandadas. Sin embargo, desde el Museo del Prado se aclara a El Confidencial que es la primera vez que tienen constancia estos motivos.
Las explicaciones de Patrimonio Nacional sobre el delicado estado de dos de las piezas las desconocía incluso el Museo del Prado, que no ha recibido razones al rechazo del préstamo

Patrimonio Nacional ha comunicado a este periódico que “no ha sido posible en el caso del Cristo crucificado, porque se trata de una de las obras maestras de Patrimonio Nacional y de las más emblemáticas del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y se expone al público en las Salas Capitulares del mismo”. Además, aseguran desde el organismo que gestiona el patrimonio real, “cualquier manipulación de la pieza entraña peligro para su integridad, especialmente en su pátina, muy sensible a las alteraciones ambientales”. “En consecuencia, y por ambas razones, no se consideró oportuno su traslado para la exposición citada”, añaden.

A nadie extraña que el movimiento de las obras de arte para formar parte de exposiciones a las que se les invite, entrañe un peligro para su integridad. Sin ir más lejos, en esta muestra el Museo del Hermitage de San Petersburgo, ha mandado desde Rusia una sorprendente terracota del Éxtasis de santa Teresa, que el artista barroco realizó como boceto de la escultura en mármol de Carrara para la capilla Cornaro.

La política de Patrimonio Nacional prohíbe desplazar 50 kilómetros una pieza de bronce dorado y madera, por miedo a los daños en “su pátina” y a las “alteraciones ambientales”. Pero la del Hermitage, el segundo museo más importante del mundo, permite que un delicadísimo pedazo de barro de 22 centímetros, de más de cuatro siglos, recorra 3.200 kilómetros de aviones y camiones. La ignorancia en sus préstamos no es uno de los defectos de la institución rusa.

Todos menos Patrimonio

El modelo de la Fuente de los Cuatro Ríos (1651) también es otra pieza capital cuyo préstamo ha sido denegado. En su lugar figura uno de los leones de bronce –perteneciente a la colección del escultor contemporáneo Dario del Bufalo- que debió formar parte del modelo de la Fuente, que se conserva en Patrimonio. Recordemos que es una muestra en la que contribuyen con sus fondos otras instituciones públicas como la Biblioteca Nacional de España, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando e, incluso, la Generalitat de Catalunya.

Patrimonio aclara a este periódico que esta pieza no ha sido prestada porque “se encuentra en los talleres de restauración del Palacio Real de Madrid y, debido al estado actual de la pieza, en este momento está accesible únicamente para su estudio por parte de investigadores y expertos, sin que se tenga previsto exponerla al público próximamente”. Llama la atención que, a pesar de estar en restauración, este bronce dorado pueda ser analizado por especialistas, y que se dé a entender que su paso por los talleres no sea transitorio.

Del resto de piezas solicitadas, Patrimonio Nacional se limita a aclarar que “no han podido ser prestadas dada la reordenación y reinstalación de las Colecciones que está llevando a cabo”. Recordemos que la muestra del Prado finaliza el 8 de febrero de 2015 y el Museo de las Colecciones Reales, probablemente, abrirá sus puertas a principios de 2016.
El busto en mármol ‘Anima Dannata’, en la exposición del Prado dedica a Bernini. (EFE) El busto en mármol ‘Anima Dannata’, en la exposición del Prado dedica a Bernini. (EFE)

El propio director del Prado, Miguel Zugaza, aclaró en la rueda de prensa de la exposición que ha sufrido la ausencia de estas piezas, que en julio recibieron la negativa de los préstamos “y no había una razón”. Zugaza señaló como una decisión directa del presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri Palazuelo. “Hemos insistido desde entonces, pero no ha sido posible”, añadió el director.

Como ya adelantó este periódico, la condición que puso el presidente de Patrimonio Nacional al museo fue la devolución de cuatro obras que mantiene El Prado en préstamo: El descendimiento de la cruz, de Roger Van der Weyden (1435); El jardín de las delicias (1500), del Bosco; La mesa de los siete pecados capitales, también del Bosco; y El lavatorio (1548), de Tintoretto. Cuatro obras capitales, que llegaron al Prado en 1936 en “depósito temporal”, y que deberían pasar a formar parte del nuevo Museo de Colecciones Reales, que Patrimonio quiere inaugurar en 2016.

En el aire también está la exposición programada para abril del próximo año, dedicada al pintor Roger Van der Weyden, en la que hay pendiente mucha obra de intercambio, además de la imponente restauración en los talleres del Prado del enorme Calvario del maestro flamenco, propiedad de Patrimonio. Zugaza dice que todavía no saben si prestarán obra o no. Una cuestión alarmante por los plazos de tiempo.

Precisamente, sobre la finalización del Museo de las Colecciones Reales, Patrimonio Nacional quiere aclarar que el coste final de la obra será de “158,3 millones de euros, alrededor de 40 millones por debajo del presupuesto inicial”. Además, señala que los 30 millones de euros anunciados por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no es el presupuesto que se asignará al museo cuando se inaugure, sino la partida que se va a destinar a la museografía y la finalización del futuro museo. El presupuesto de Patrimonio Nacional para 2015 asciende a 124,8 millones de euros (un aumento del 13%). La institución tiene previsto que en 2015 se logren 42,3 millones de euros de ingresos propios (en 2012 fueron 19,7 millones de euros).

Por Peio H. Riaño en El Confidencial.