10 septiembre, 2013

Otros hallazgos artísticos: El Greco, Da Vinci, Rembrandt…

1378724657_780821_1378725779_noticia_normal

Tras el descubrimiento de un nuevo Van Gogh, repasamos recientes hallazgos de Rembrandt, Da Vinci o El Greco

Tras cerca de dos años de investigación, el museo Van Gogh de Amsterdam ha comunicado el descubrimiento de un cuadro pintado por el artista en 1888 de nombre Puesta de sol en Mont Majour. Este no es un caso aislado. Cuando pensábamos que todo estaba ya descubierto sale a la luz una de estas joyas, que a veces se encuentran escondidas entre polvorientos trastos en el rincón de una casa, o en un mercadillo de barrio, para ser vendida como una obra sin valor, hasta que alguien se percata de su importancia

Este mismo año, en junio, María del Mar Doval Trueba, doctora en Historia del Arte, aseguró haber encontrado una obra de Doménikos Theotokópoulos, el artista conocido como El Greco. Según relata La tribuna de Toledo en un artículo, la doctora descubrió una Visitación cuya autoría es del artista griego. La obra está vinculada a la Capilla Oballe, de la iglesia de San Vicente, cuya versión más famosa (y única hasta la fecha) se conserva en Washington. El cuadro ha pertenecido “durante toda la vida”, asegura la doctora, a la colección privada de una familia toledana que ha preferido mantenerse en el anonimato.

Retrato de un anciano con barba es una obra del maestro holandés del Siglo de oro, Rembrandt, que fue descubierta en 2011. El cuadro que fue acabado en 1630 estaba en posesión de un coleccionista privado que quería comprobar la autoría. La prueba irrefutable de la mano del artista holandés se encontró en el autorretrato inacabado del propio Rembrandt que se hallaba, a modo de modelo debajo de la pintura. Según los historiadores del arte esa era la forma más usual de trabajar de los pintores de la época.

Anteriormente, en 2009 fue descubierta una obra atribuida a uno de los grande artistas, y genios, de la historia, Leonardo Da Vinci. Joven de Perfil con Vestido del Renacimiento o como la tituló el profesor emérito de Historia del Arte de la Universidad de Oxford, Martin Kemp: La Bella Principessa, ya que el rostro de la mujer que aparece en el cuadro se atribuye a Bianca Sforza, hija de Ludovico Sforza (1452-1508).

La autoría al artista italiano se debe al hallazgo de una huella dactilar en una de las esquinas. En un principio se pensaba que la obra había sido pintada por un artista alemán del siglo XIX. La pintura se subastó en Nueva York en 1998. El precio que se pagó entonces fue de 19.000 dólares (12.800 euros). Tras la nueva autoría su precio podría ascender a los 150 millones de dólares (unos 101,5 millones de euros), según los expertos. Quizás, en algún lugar polvoriento, en una colección olvidada o en un mercadillo de barrio se encuentre, esperando ser descubierta, la que podría ser la gran obra de alguno de los maestros de la historia.

La historia del Arte se sigue expandiendo y va por derroteros imprevistos. Un equipo de expertos ha descubierto que una pequeña pintura que fue adquirida en una subasta en Canterbury hace alrededor de una década y guardada en un armario durante años es en realidad un original del pintor británico del siglo XIX John Constable. En su momento, se compró por 30 libras esterlinas (unos 35 euros), pero su valor en el mercado se estima en 250.000 (casi 300.000 euros).

Rob Darvell, la persona a la que su padre le dio la obra después de haber hecho limpieza en su casa, pidió la ayuda de los especialistas. Su progenitor había sospechado que este paisaje se trataba de un trabajo original porque había una firma desteñida en la parte posterior. El experto en falsificaciones y marchante de arte Curtis Dowling ha declarado a Reuters que él y su equipo han pasado nueve meses analizando la pintura.

“Se trata de una pieza que estaba realmente perdida. Es interesante que sea tan pequeña, algo que no se da tan frecuentemente. Algo que no habíamos visto antes…”, ha indicado Dowling, quien añade que la obra ha pasado de una mano a otra durante años sin que pisara el mercado.

Por El País