4 enero, 2016

Operación rescate

1451332714_753361_1451332860_noticia_normal

La Generalitat adquiere en 2015 por subasta, compra, donación o dación más de 500 bienes por valor de tres millones de euros

El 12 de mayo la representante de la Generalitat acudió a la subasta organizada por Setdart para pujar por uno de los lotes que estaban en venta: Una especie de caja de zapatos de madera policromada y dorada de apenas 18 por 20 centímetros, por la que el Museo de Lleida había mostrado interés. Pese a que la sala de subasta vendía la pieza como italiana y sin procedencia conocida, la Generalitat se guardaba un as bajo la manga, ya que sabía que se trataba de una arqueta amatoria catalana del siglo XV que, además, había contenido durante siglos una reliquia muy venerada en Lleida: la Santa Sandalia de la Virgen María. Al final, la administración catalana ejerció su derecho de tanteo y se hizo con la arqueta por “solo” 10.994 euros, una cantidad inferior a la que se había previsto teniendo en cuenta el pasado de la pieza. La arqueta ha sido una de las más de 500 obras patrimoniales que por subasta, compra directa, a través de dación o donación, el Departamento de Cultura ha adquirido a lo largo de 2015. Una actividad que año tras año rescata del mercado del arte y de manos privadas, bienes que enriquecen o completan las colecciones públicas catalanas.

Este año las adquisiciones han alcanzado un valor excepcional que han superado los tres millones de euros. Ha sido gracias a la donación y dación de obras de arte medievales realizada por el empresario Antoni Gallardo, de la farmacéutica Almirall, en lo que ha constituido la aportación más importante a un museo catalán en los últimos 40 años. En total, se donaron nueve obras que la Generalitat ha valorado en 1.422.500 millones de euros; entre ellas una Virgen y un Sant Joan Evangelista procedentes de la iglesia de Santa Eulàlia de Estaon (110.000 euros cada una), una pintura mural del ábside de Sant Joan de Bellcaire (325.000 euros), un fragmento del bestiario de San Pedro de Arlanza (Burgos), valoradas en 125.000 euros y un Calvario y una Natividad atribuida al taller de los Serra (200.000 euros cada una).

1451332714_753361_1451332975_sumario_normal

A esas obras se han de sumar las cinco piezas entregadas en concepto de dación en pago (a cambio del pago de impuestos), entre las que destacan Virgen con infantes y ángeles de Jaume Serra (200.000), Crucifixión de Sant Pere, de Pere Serra (230.000) y una Santa Caterina de Lluís Borrassà (200.000), aunque la obra más cara es una pintura mural del siglo XII de San Miguel de Tubilla del Agua (Burgos), valorada en 375.000 euros. Fuentes del MNAC aseguran que “las obras ya se encuentran en el museo” y que “en febrero o marzo se expondrán juntas antes de integrarse en la colección permanente del museo”.

También ha ingresado como dación en el Museo Episcopal de Vic una caja que entregó el coleccionista Andreu Colomer de su colección de guadamecíes y cordobanes (7.662) y por donación a la Biblioteca de Catalunya, 249 dibujos de Carme Solé Vendrell (39.040) y 20 obras de Josep Bartolí (4.400).

El resto han sido adquisiciones de bienes por compraventa o ejerciendo el derecho de tanteo en subastas, invirtiendo un total de 427.049 euros. En estos apartados se incluyen 105 dibujos de Carme Solé Vendrell (50.000) y material fotográfico de J. Laurent y Pau Audouard (2.230) que pasarán a los fondos de la Biblioteca de Catalunya; la arqueta amatoria que ya ha presentado el Museo de Lleida; un fragmento de bordado de la escuela española del siglo XVI que se depositará en el Museo de Balaguer (2.183); dos pinturas de la escuela española del siglo XVII que representan el asedio por mar de Tortosa y Barcelona en 1648 y 1651, consideradas con alto valor histórico que se han depositado en el Museo de Historia de Cataluña (73.000 euros las dos) y cinco lotes que han ingresado en el MNAC, el museo que más bienes ha incorporado en este ejercicio: dos esculturas de Moisés Villèlia (20.000), 71 fotografías de Colita (70.000), una moneda excepcional como es el Pacífico de oro Pere de Portugal (13.098), un retrato de Pedro Hernández realizado por Ramón Planella (4.262) y siete fotografías firmadas por Charles Clifford (28.213).

Junta de Calificación

Según Magda Gassó, responsable del Servicio de Museos y Protección de Bienes Muebles de la Generalitat, una de las funciones de su Departamento es estar pendiente del mercado y ver que piezas pueden interesar de las que se subastan. Si una pieza interesa, se eleva un informe a la Junta de Calificación, Valoración y Exportación que se reúne cada mes y que es la que decide si se compra o no. Gassó explica que el 24 de Diciembre se acabó aprobando la compra por 153.000 euros de fotografías dentro del Plan Nacional. “Un grupo de especialistas ajenos al Departamento decidieron lo que se podía comprar. El material se repartirá entre el MNAC, el Arxiu Fotogràfic de Barcelona, el Macba y el Arxiu Nacional”, asegura la experta que defiende la política de adquisiciones para acrecentar el Fondo de Arte de la Generalitat, que luego acaba disperso en los diferentes museos, principalmente los nacionales, pero también locales o de interés nacional.

Para el año que viene ya hay lista de espera. En concreto dos piezas que están sobre la mesa y que esperan a que haya presupuesto para comprarlas. Una de ellas es una cabeza del Maestro de Cabestany de la portada de Sant Pere de Rodes. Una pequeña joya románica que puede acabar siendo de todos.

Por José Ángel Montañés para EL País