13 mayo, 2014

Obras de Rubens, Tiziano y Caravaggio se quedan sin aire acondicionado en Roma

santo-cristo

Los recortes en cultura en Italia están llegando a un nivel dramático, y afectando a instuciones emblemáticas del país. Ese es el caso de la Galería Borghese, en Roma, que ha visto reducido su presupuesto en los últimos tiempos y como consecuencia no puede afrontar las necesidades más elementales de una institución que reúne importantes obras maestras del Renacimiento, realizadas entre otros por Rubens, Caravaggio, Rafael o Tiziano, además de ser un lugar de referencia de miles de turistas cada año.

Esta obras maestras de valor incalculable podrían verse seriamente dañados por el calor y la humedad excesivos tras el colapso del sistema de aire acondicionado en la Galería Borghese de Roma, estropeado hace un par de meses, según informa el diario británico The Telegraph.

La galería de renombre es una de las atracciones turísticas más populares de Italia con más de 500.000 visitantes al año, pero parece ser la última víctima de los recortes drásticos en el campo de las artes.
Falta de mantenimiento

Anna Coliva, directora de la galería, afirma que el aire acondicionado estaba roto hace dos meses y las obras de arte se enfrenta ahora a un grave riesgo. «Hemos estado tratando con esta emergencia durante dos meses. El sistema de aire acondicionado, construido en 1997, está completamente deteriorado y dañado debido a la falta de mantenimiento durante los dos últimos años», ha reconocido.

Entre las obras que se encuentran en peligro está «El santo entierro» de Rafael, «Amor sagrado y profano», de Tiziano, y «Madonna y el Niño con Santa Ana », de Caravaggio. Además de algunas esculturas de mármol.

Coliva reconoce que el museo ha tenido problemas con el control del climatización durante algún tiempo por lo que había pedido un nuevo sistema de aire acondicionado hace varios años. «Hace dos años uno de los motores tuvo que ser reparado pero no se arregló todo por falta de recursos», indica la directora. «Ahora estamos intentando resolver la emergencia controlando la temperatura y humedad, mientras estamos a la espera de sustituir el sistema»

Hasta que esto suceda, el museo está dejando las ventanas abiertas, una medida que Elisabetta Giani, experta del Instituto Superior de Conservación y Restauración (ICR ), advirtió podría provocar un alto riesgo de daños sobre las obras.

«Hay que limitar lo más posible para protegir el interior de las salas. Me refiero a los contaminantes químicos y biológicos que no están controlados». Giani afirma que las temperaturas superiores a 30 grados centígrados o una humedad por encima de 50-55 por ciento podría deformar o dañar las obras de arte, por lo que ambos aspectos deben ser observados constantemente.

No es la primera vez que el calor de Roma amenaza a las grandes obras de arte. En 2012 varias de las salas de la Galería de los Uffizi en Florencia tuvieron que ser cerradas por las altas temperaturas; mientras que los museos del Vaticano están instalando actualmente un nuevo sistema de aire acondicionado en la Capilla Sixtina después de años de debate acerca de los daños causados por 20.000 visitantes al día .

La colección de la Galería Borghese, situada en el corazón de Roma, fue iniciada por el cardenal Scipione Borghese, sobrino del Papa Pablo V.

Por ABC en El País.