25 enero, 2011

‘No seremos una sucursal del de Madrid, éste es otro museo’ (Público)

Las reflexiones de María López, como ahora su vida misma, transitan por la ilusión y el ingente trabajo que reclaman los proyectos de nuevo cuño. Esta madrileña emprenderá una nueva aventura profesional en tierras malagueñas al frente del Museo Thyssen, para el que fue nombrada directora en septiembre.

thyssen_malagaPregunta.-¿Cómo está viviendo, desde que llegó al cargo, esta cuenta atrás para la apertura del museo?
Respuesta.-Con mucha emoción, muchísimo trabajo, muchísimo estrés, muchísima ilusión y, en definitiva, muy intensamente.

P.-¿Qué puede aportar un museo como éste a una ciudad como ésta?
R.-Málaga es una ciudad que, como todo el mundo sabe, tiene unas posibilidades infinitas, increíbles; la apuesta por la cultura de calidad es fundamental. Y el Thyssen de Málaga es una apuesta por la cultura de calidad. Málaga es una de las ciudades más importantes de España y se merece una apuesta cultural a la altura de las grandes ciudades europeas. También influye que ahora mismo el concepto de centro-periferia se está perdiendo, casi no existe. En Estados Unidos no existe, y en Europa está dejando de existir. A nivel artístico, hay ciudades interesantes y ciudades que no lo son, y sin lugar a dudas Málaga es una ciudad muy interesante.

P.-La colección permanente está centrada en el siglo XIX, ¿cómo se va a complementar este discurso a través de muestras temporales?
R.-Creo que el objetivo de las exposiciones temporales de los museos es, por un lado, dinamizar la vida del museo, y, por otro, deben fundamentalmente ayudar a la comprensión de la colección permanente ampliando el concepto de la colección. Una colección que explota el siglo XIX debe tener exposiciones centradas en el siglo XIX en su más amplio sentido. La colección Thyssen, como el propio siglo XIX, está muy vinculada a la búsqueda de la identidad española. De ahí que las exposiciones sobre esta búsqueda de la identidad vayan a ser muy interesantes para nuestra programación.

P.-Aparte de estas muestras, ¿qué otras acciones se llevarán a cabo para darle vida de más a la pinacoteca y acercarla a la sociedad?
R.-Creo que para la vida del museo es clave su área educativa. La educación en el sentido más amplio de la palabra. Hay que hacer accesible la colección a diferentes públicos. En ese sentido, vamos a hacer proyectos educativos que no sólo estarán dirigidos a los escolares, sino también a otros colectivos que tienen el mismo derecho a comprender la colección y a que su experiencia en el museo sea mucho más rica. Por otro lado, ahora mismo los nuevos medios ofrecen muchas posibilidades de interactuar con el público, y para que la experiencia del museo pueda continuar en la web 2.0, las redes sociales, etcétera. Todo este tipo de programas se irán implantando a medida que el museo se ponga en funcionamiento, lógicamente.

P.-¿Qué le diría a quien piensa que Málaga sólo tendrá una pequeña sucursal del Thyssen de Madrid?
R.-Eso no será así. Creo que la suerte que tiene la ciudad de Málaga es la enorme generosidad de la baronesa, cuya colección es muy rica, y permite organizar un recorrido por el siglo XIX español con una enorme coherencia. Por ejemplo, el Museo del Louvre tendrá una sede en Lens, y el Pompidou ya la tiene en Metz. Los museos no son sucursales, son otros museos cuya relación con los museos centrales es muy estrecha. Son instituciones independientes destinadas a colaborar entre ellas.

P.-¿Puede el Thyssen realizar acciones conjuntas con el Museo Picasso y la Casa Natal?
R.-Por supuesto. Creo que la apuesta cultural de Málaga nos beneficia profundamente a todos. Además, nos complementamos con los museos sobre Picasso por una razón muy clara. Nuestra colección recorre el XIX para terminar en el momento en el que Picasso triunfaba en París, había inventado el cubismo, y desde el punto de vista temporal es nuestra continuación natural. Nuestra colección termina con Sorolla, Zuloaga y otros artistas de una etapa de esplendor que enlaza con la apertura a la modernidad que personifica Picasso.

P.-¿Qué le parece que dos museos que espera la ciudad, el suyo y el Bellas Artes, presten atención al XIX?
R.- El XIX es un periodo que ha sido mucho tiempo mal estudiado y no se le ha dado la importancia historiográfica que tiene. Muchas de las propuestas artísticas que triunfaron en el XX se gestaron en él. El XIX es lo suficientemente rico como para permitir la convivencia de distintas instituciones dedicadas al mismo.

logo_publico