4 agosto, 2010

Museos insólitos

Los museos más insólitos.

¿Quiere conocer todas las variedades de ‘noodles’ existentes? ¿O qué falsificaciones son las más logradas? ¿O cuáles son los coches más famosos utilizados en el cine? Todas las respuestas las puede encontrar si visita estos ocho museos, entre los más originales del planeta.

Ocholeguas.com

No sólo de arte viven los museos. Y para demostrarlo, aquí va una muestra de ocho salas donde los protagonistas no son La Gioconda ni Las Meninas, sino toda una suerte de propuestas de lo más original: desde todas las variedades de noodles existentes a las falsificaciones más logradas o los coches utilizados en las películas más famosas del celuloide. Para quienes conocerlas a fondo, la agencia de viajes on line Expedia (www.expedia.es) le lleva a descubrir las ciudades que albergan los museos más insólitos del mundo, con oferta para viajar este verano incluida.

1. Museo de los ‘noddles’ (Tokio)

imagen_1Ubicado en Yokohama y ambientado en un Japón de hace medio siglo, este Museo de Ramen exhibe los diversos utensilios que a través de la historia se han utilizado para elaborar fideos (o noodles), así como todas las variedades existentes sobre este alimento básico de la cultura nipona. En un gran espacio ambientado en 1933 de la era Showa (época en que los fideos instantáneos fueron inventados de la mano de Momofuku Ando), las franquicias de famosos restaurantes japoneses ofrecen al visitante todo tipo de ramen recién hecho. ¡Qué aproveche!

2. Museo de las Falsificaciones (París)

imagen_2Ubicado en la Rue de la Faisanderie de la capital francesa, que en sentido figurado significa engañar, así, tal cual, el Musée de la Contrefaçon (o Museo de la Falsificación) introduce al visitante en el enigmático mundo de los falsificadores a través de más de 300 objetos. Entre ellos, destacan las estatuillas fraudulentas de Rodin, un Dalí totalmente ficticio, botellas de champán y fabulosas imitaciones de la obra de Giacometti.

 

 

3. Museo de los coches de estrellas (Keswick, Reino Unido)

imagen_3Los automóviles más deseados por los amantes del celuloide se exhiben en el Museo de los coches de las estrellas (www.carsofthestars.com) de Keswick (Cumbria, Reino Unido). El Aston Martin DB5 de Goldfinger, el Ford Mustang Mach 1 modelo 1971 o el Toyota 2000GT convertible son algunos ejemplos de la rica colección del espía inglés más famoso de la historia del cine, James Bond. Otro de los modelos más admirados en la muestra es la limusina Rolls-Royce FAB1 utilizada por Lady Penélope en la serie Thunderbirds o los bólidos de Chitty Chitty Bang Bang o The Munsters.

4. Museo del Espionaje (Washington)

imagen_4Fotografías aéreas captadas por cámaras instaladas en palomas, zapatos dotados con un transmisor para espiar a diplomáticos estadounidenses y lentes equipadas con una dosis letal de cianuro. Son algunos de los 1.100 objetos que se muestran en el Museo Internacional del Espionaje de Washington (www.spymuseum.org). Muy cerca de la sede del FBI, los visitantes tendrán que memorizar una identidad al entrar en el museo y luego serán interrogados en varios puntos por un medidor de sospechosos. La colección pública más grande del mundo de artefactos internacionales relacionados con el espionaje organiza una visita interactiva donde la Operación Espía envía a los turistas a una misión de inteligencia realista y emocionante.

5. Museo de la salchicha Currywurst (Berlín)

imagen_5Cerca del emblemático Checkpoint Charlie berlinés, los turistas más glotones pueden informarse de la historia y de los ingredientes de la salchicha más famosa de Alemania: la currywurst, caracterizada por no tener piel y por servirse cortada en rebanadas sobre un plato de cartón blanco. Esta receta, inventada por Herta Heuwer, se acompaña de salsa de tomate y curry en polvo y se consume generalmente en puestos callejeros. Para saber algo más, pásese por este gastronómico museo.

6. Museo de la Trufa (Navarra)

imagen_6Los griegos y romanos le atribuían valores afrodisíacos y en el antiguo Egipto se la consideraba un manjar de faraones. Actualmente, el elevado valor gastronómico de la trufa se asocia a la alta cocina, pero el llamado diamante negro también puede convertirse en un condimento más de nuestra despensa. Este Museo de la Trufa (www.museodelatrufa.com), pionero en España en su temática, da a conocer la misteriosa trufa negra que crece de forma natural al abrigo de la sierra navarra de Lokiz, así como su historia, cultura y valores naturales. Además, los visitantes pueden acercarse a las truferas para disfrutar de una demostración de recogida con perros adiestrados.

7. Museo del Crimen (Londres)

imagen_7Scotland Yard acoge la sede de todo lo relacionado con armas homicidas, asesinos en serie, venenos, atracadores… Los visitantes a este refugio londinense se sumergen en un auténtico mundo criminal entre las paredes del museo más antiguo en su género. En él se exhiben las huellas del crimen: las sogas que ahorcaron a numerosos condenados, el busto de los ajusticiados, objetos que constituyeron pistas de la investigación, y como no podía faltar, abundante información sobre el mítico asesino en serie Jack el Destripador.

8. Museo del Cine (Turín)

imagen_8Totalmente escondido en las profundidades de la enorme Mole Antonelliana italiana, el Museo Nacional del Cine de Turín (www.museonazionaledelcinema.it) recorre en forma vertical toda la historia del celuloide. Considerado como uno de los más importantes del mundo por su riqueza patrimonial deleita al espectador con estímulos visuales y auditivos: desde objetos de rodajes a las primeras cámaras oscuras, decorados de películas y el vestuario de los personajes célebres del séptimo arte.