31 octubre, 2013

Museos en Internet: Pocos seguidores y poco fieles

romanticismomadrid

Pocos y poco fieles. Así son los seguidores en las redes sociales de los museos españoles. Cada vez son más los museos que tienen un perfil en Facebook y Twitter que les permite entrar en contacto y dialogar con sus seguidores y así “vender” mejor su marca. Pero este espacio virtual no siempre acaba incidiendo todo lo que sería de esperar y acaban siendo meros escaparates donde el diálogo es imposible. Las redes tampoco se utilizan de forma generalizada para tender puentes con otras instituciones ni para relacionarse con otros espacios culturales cercanos o con los mismos objetivos.

Este martes se ha presentado en el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC), el primer informe de redes sociales en el sector de los museos realizado por Socialwin. En el estudio se valora los museos que tienen mayor “engagement”, o lo que es lo mismo, grado de fidelidad de los seguidores. En la lista de museos analizados hay cuatro de Madrid: el Museo del Prado, el Reina Sofía, el Museo Thyssen y el Museo del Romanticismo; tres de Barcelona: el Museo Picasso, el MNAC y el Macba; uno de Bilbao: el Guggheheim; el MUSAC de León; el Museo Valenciano de la Ilustración y de la Modernidad, el MuVIM; el Patio Herreriano de Valladolid y la Fundación Gala-Salvador Dalí de Figueres.

¿Aprovechan los museos bien el potencial de las plataformas sociales o son solo un corta y pega de su página web? ¿Qué museos generan mayor fidelidad, audiencia o interacción entre sus seguidores? Son dos de las preguntas a las que se intentó buscar respuesta ayer en un auditorio del MNAC que se quedó pequeño. De los datos globales se desprende que los museos españoles usan Facebook (63%) casi el doble que Twitter (37%). Sin embargo los seguidores fieles son más en la red del microblogging, por lo que se puede deducir que ésta engancha más y se utiliza más para buscar información. La audiencia total del sector supera el millón de seguidores, una cifra que se considera muy baja en comparación con otros sectores, también analizados por la misma empresa, como es el de los medios de televisión, que tiene más de 12 millones de seguidores.

De los 12 museos seleccionados, que han sido estudiados durante tres meses, sorprende que el que mayor número de seguidores fieles en Facebook, sea el Museo del Romanticismo (31%), por lo que su estrategia para comunicar parece ser la correcta frente a otros con comunidades de seguidores mayores pero menos fieles. Y por lo tanto es un ejemplo a seguir. Le sigue el MNAC (26%) y la Fundación Gala-Salvador Dalí (25%). Este orden no se corresponde con el número de seguidores totales en Facebook, que encabezan el Museo del Prado (278.964 fans), el Reina Sofía (176.601) y el Guggenheim de Bilbao (135.731).

Que Facebook, la red social más potente del mundo con 1.000 millones de fans y Twitter, no son lo mismo, lo saben todos los que cada día las utilizan. Lo demuestra el hecho que los resultados cambian si se analiza la segunda red social en la que no se pueden escribir más de 140 caracteres y que es la herramienta favorita para buscar información, frente al ocio y el entretenimiento que ofrece Facebook. En este caso audiencia y seguidores fieles coinciden y ocupan los primeros puestos el Museo del Prado (190.872 fans), el Reina Sofia (70.724) y el Museo Thyssen con 56.575 fans.

Han pasado dos años, pero el estudio presentado hoy vuelve arrojar un resultado parecido al informe realizado por el portal cultural Dosdoce en 2011 en el que se demostraba que los museos españoles trabajaban unos a espaldas de otros, tras analizar el comportamiento de 50 centros. Entonces se destacó que los museos no tenían una estrategia clara en la red ni lo que pretendían conseguir con ella. Una de las conclusiones que más destacaba el informe de 2011 era que los museos no siguen a sus seguidores, por lo que es imposible que sepan que es lo que esperan de ellos.

Por José Ángel Montañés en El País.