19 octubre, 2010

Miradas Protecturi al rescate minero de Chile

chile03Desde el 11 de septiembre de 2001, con el atentado a las Torres Gemelas y el Pentágono en Estados Unidos, ningún acontecimiento mundial había tenido el seguimiento televisivo y la cobertura mediática que ha despertado el rescate de los 33 mineros enterrados vivos en una mina de Chile. También la atención de los expertos de PROTECTURI, cuyas miradas recogemos para vosotros.

De un zarpazo, esa querida nación hermana se ha sacudido su pasado reciente, manchado por una lucha política fratricida, y hoy es objeto del elogio mundial por la gallardía y el buen hacer con que ha resuelto una crisis minera grave, en la que 33 personas parecían destinadas a morir sepultadas por el desprecio absoluto de unos pocos a las normas mas elementales de seguridad industrial y laboral.

“Misión cumplida en Chile”, por Jesús Alcantarilla

Se puso fin a la operación “San Lorenzo”. Un rescate que duró 22h.35’ y que parcialmente se terminó cuando el último de los mineros salió de las entrañas de la  mina de San José. Este hecho inédito será recordado, en todos los sentidos,  como la operación de rescate más importante de la historia contemporánea. Pone fin a la odisea que vivieron 33 mineros atrapados durante 70 días.

Se han escrito numerosas anécdotas, artículos, juegos, parodias, etc., a lo largo estos meses.

Manuel González,  el último de los seis rescatistas que salió del lugar, cerró magistralmente el histórico operativo cuando al llegar a la superficie, muy emocionado, le dijo al Presidente Sebastián Piñera mirándolo a los ojos: “Lo primero que pensé al salir de la mina, señor presidente, fue que ojalá ésto que acaba de pasar no vuelva a ocurrir. Que nunca más los trabajadores estén en condiciones precarias”.

chile04Inmediatamente, centenares de chilenos salieron de sus viviendas portando banderas nacionales y abarrotando las principales calles y plazas del país para manifestar su alegría por el triunfo vivido. Deberíamos hablar, y mucho, de las emociones y sentimientos del Presidente Sebastián Piñera. Yo, solamente mencionaré una pequeña reflexión que el Obispo de San Feliu de Llobregat hizo con motivo de la Patrona de la Guardia Civil en Barcelona hace una semana. En su homilía, monseñor Agustín Cortés comentaba que las leyes, las normas, los protocolos, los procedimientos son necesarios, pero que también existen normas internas de cada persona de nuestro universo, que aportan honradez humana, sosiego, claridad, equilibrio… y que se articulan en un triple eje: Amor, Fe y Esperanza.

Y sobre lo vivido me pregunto, ¿qué papel ha jugado en esta película vivida el concepto de la seguridad integral en todos sus ámbitos?:

No entraré a valorar los motivos por los cuales la mina se reabrió cuando ya estaba cerrada. Creo personalmente que algunos problemas en el estudio de la seguridad son conceptos importantes no definidos, de acuerdo con sus contextos de aplicación en lo técnico, científico, coloquial, profesional, etc.

La metodología, en mi concepto de seguridad, son fundamentos teóricos de un trabajo profesional en parámetros, premisas, postulados y conceptos. El estudio de los métodos, y de los principios para su aplicación en un campo determinado, tiene que venir dado por la búsqueda de nuevas soluciones. La resultante no puede ser otra que la aplicación del I+D + i.  Asimismo, es necesario añadir procedimientos y conceptos de trabajo empleados por una disciplina definida. La interpretación puede depender del contexto de la discusión.

El Valor, el Protector y la Amenaza, son elementos imprescindibles que necesitan de una explicación conveniente:

i.El Valor (personas, propiedades, información, credibilidad, etc.) es considerado dañable y objeto de protección.

ii.El Protector, entendido como la persona que es responsable y encargado de la preservación del estado del Valor.

iii.La Amenaza, es la entidad viva considerada por el protector capaz de causar daño intencionado al valor.

Y en este episodio vivido en la mina de San José es muy importante hablar de la Vulnerabilidad. Cualquier debilidad intrínseca, inducida o provocada al Valor y/o al Protector puede ser explotada por la Amenaza para producir un daño.

La seguridad es una necesidad básica, su centro de interés es la preservación de la vida y sus activos. Definición que yo siempre expreso en mis artículos como “mentalidad”. Viene en correlación a una definición de seguridad que para mí es esencial: “La seguridad es el estado de las cosas donde Valor, Protector y Amenaza están presentes e interactuantes”.

El éxito en la mina de San José ha sido determinante en el capítulo de Contramedidas de la seguridad: materializadas en acciones como alertar, evitar, detectar, alarmar y reaccionar. Conceptos tan viejos como la vida misma. Siendo una parte esencial la pugna diaria por la vida. Creo que el éxito de la operación de rescate, según mi apreciación, se ha basado en los parámetros siguientes:

a.90% de prevención,

b.5% reacción,

c.5% suerte.

Es de dominio común la importancia de las categorías de la seguridad, en los siguientes ámbitos:

  • Política. Mantener y proteger el poder del estado.
  • Gubernamental. Mantener el orden público para el bien común.
  • Sociológica. Las causas sociales y las dinámicas de comportamiento.
  • Psicológica. Los aspectos cognitivos y de comportamiento en una situación de miedo.
  • Matemática. Probable impacto de un evento dañino.
  • Económica. Aspectos económicos de las causas y consecuencia de un suceso.
  • Responsabilidad social. Prioridad de las personas sobre el resto de consideraciones.

Considero vital reflexionar sobre este episodio. El análisis de los acontecimientos vividos nos tiene que servir de ejemplo. No nos podemos equivocar. A pesar de las tentaciones de creernos autónomos tanto en la toma de decisiones como en su ejecución, finalmente, y en la hora de la verdad, “todos necesitamos de todos. En la adversidad, una persona puede ser salvada gracias a la esperanza”.

Lo más importante, sobre todo lo demás, es que hay 33 héroes que lo pueden contar.

Me gustaría finalizar con unas preguntas que de momento no tienen respuesta:

¿Qué ocurrirá ahora? ¿Cuál será el impacto sobre la industria minera? ¿Se tendrá en cuenta las normativas internacionales de la Seguridad Integral?…

Rafael Vidal, testigo directo.

Nuestro colaborador habitual, el profesor Rafael Vidal, autor de nuestros Recuadros de la Historia fue el más cercano de los socios PROTECTURI en vivir el rescate de los mineros chilenos, puesto que se encontraba en Santiago de Chile dictando unas lecciones.

Este es su testimonio, recogido en http://www.belt.es

El Túnel de la Vida: La cápsula Fénix rescata a los 33, por Rafael Vidal

chile05Recorro la hermosa ciudad de Santiago de Chile y veo, cerca del palacio de la Moneda, sede de la Presidencia de la República, una enorme masa de gentes. En principio creo que es una manifestación, pero la policía se encuentra allí, no en actitud defensiva, sino haciendo lo mismo que el resto, mirando una enorme pantalla, en la que se visualiza en directo el rescate de los 33 mineros atrapados en las entrañas de la puerta.

En el hotel, conecto la televisión y diez o doce cadenas transmiten en directo el rescate, incluso la CNN en español, lleva quince horas de programa.

El presidente Obama, el presidente de las Cortes Españolas, eladjunto a la Secretaría de Estado de USA, y un sin fin de personalidades han sido entrevistados o han felicitado a Chile y al mundo por el rescate conseguido.

Muchas lecciones aprendidas se extraerán de esta operación de rescate, algunas ya se están enunciando y que incidirán en la seguridad de las personas, no sólo en las minas, sino en otra de las tragedias que de tarde en tarde azota a la humanidad: los accidentes en los túneles. Las salas de supervivencia de minas y túneles, pensadas para menos de 24 horas, tienen que dotarse para asegurar la vida de un número determinado de personas, por un período, como mínimo superior a los 17 días, que fueron los que aguantaron los mineros sin recibir ayuda exterior. Agua, alimentos, comunicación segura con el exterior, más túneles de escape y otros elementos que, a buen seguro se irán implantando paulatinamente. También en el exterior será obligatorio disponer de nuevos medios: detección de personas a gran profundidad, perforadoras apropiadas, cápsulas como la Fénix y muy importante: procedimientos perfectamente implantados para que se activen cuando se produzca una emergencia.

Esta tragedia, ya se dio hace algunos años y de los mineros enterrados, se supo que vivían, pero tras setenta perforaciones, no se les pudo encontrar y el silencio de los políticos y de los medios, acalló el llanto de los familiares.

Ha tenido que ocurrir el accidente en Chile, una de las naciones hispanas, para demostrar al mundo, principalmente a los muy poderosos, que nuestra capacidad de sacrificio, tenacidad, flexibilidad e inteligencia son capaces de superar las mayores dificultades sin los enormes medios que tienen otras naciones.

La operación de rescate ha sido preparada con una minuciosidad extraordinaria, hasta los mínimos detalles se han tenido en cuenta: las actuaciones primeras de los rescatados; saludo a las autoridades y técnicos; abrazos a los familiares más íntimos; agradecimiento a las personas que se encuentran en el campamento “La Esperanza”, de la mina “San José”, y luego se tienden en una camilla, para ser transportados al hospital para un reconocimiento profundo.

A la hora que se escribe esta crónica, 19:45 hora local y pasada la media noche en la Unión Europea, han sido rescatados cerca de treinta trabajadores. Esta noche es de celebraciones y de júbilo. Desde mi habitación del hotel oigo los claxon de los coches, porque la alegría de alguna manera tiene que manifestarse.

Penélope en Atacama en espera del Fénix. Emociones y alta tecnología en el campamento Esperanza, por Carmen Alba. Amaltea Cultura

chile01Cuentan que Atacama, el desierto más árido del mundo, le debe su nombre al antiguo término quechua Tercuman, el gran confín, lo último que alcanza la vista. En estas semanas pasadas, el gran Tercuman no se ha situado en el mismo plano que su horizonte amarillento, sino que ha dirigido sus líneas hacia simas profundas de la Tierra. Simas que guardan oscura y silenciosamente los recuerdos fósiles de su pasado marino, y grandes reservas de cobre como las de la mina San José.

Desde que en el paleolítico, hace más de 40.000 años, el hombre descubrió las primeras vetas de minerales escondidas en lo profundo, empezó la labor titánica de horadar galerías subterráneas y de abrir terrazas en superficie.

Y desde aquellos tiempos remotos, la construcción de ingenios para ir más profundo, más rápido, para ser más productivo, más rentable, no ha tenido una correlación simétrica en la aplicación de sistemas preventivos de seguridad. Garantizar la salud y la vida de quienes bajan diariamente a la mina no parece ser una prioridad alfa sistemática y universal, al menos en muchas de las explotaciones que están en funcionamiento. Parece ser que con la seguridad sucede lo mismo que con Santa Bárbara, patrona de los mineros, que se la invoca cuando ya ha tronado y el río baja desbordado.

Atacama ha sido durante 70 días una perfecta metáfora de los claroscuros del comportamiento humano. Capaz, en la misma dimensión espacial, de las acciones más sublimes -el proceso de apoyo y rescate y su feliz resolución- y de la dejación más lacerante de las obligaciones -la falta de aplicación de los programas y medidas de seguridad preventivas necesarios para garantizar las condiciones laborales acordes a las posibilidades del XXI. 

Han sido días de héroes y heroicidades. Incluso ha sido fácil caer en la perversa tentación de profetizar que en tiempos como los actuales, tan llenos de incertidumbres, de derrumbes económico-sociales, la humanidad anda más necesitada que nunca de héroes que nos devuelvan la esperanza. Cuando la humanidad -a fuer de ser rigurosos- desde que empezó a pergeñar los primeros indicios de autoconsciencia, no ha hecho más que crear panteones repletos de figuras divinas y profanas, que les rememorasen las hazañas de los tiempos míticos -e imposibles- en los que hombres y dioses confluían. 

Desde aquí, la expresión de la más profunda admiración por los 33+6 héroes de Atacama. Y también desde aquí, el recuerdo a los otros héroes y heroínas. Probablemente, sin su presencia el resultado, el apoteósico rescate, hubiese sido diferente.

chile02Por un lado, un recuerdo a las heroínas y héroes anónimos del campamento Esperanza, que con su incólume entrega, su permanente presencia, sus miradas líquidas y sus palabras emocionadas han amado y amparado desde las pequeñas pantallas a sus maridos, hijos, padres, hermanos, amigos. Saberse vivos, saber de los suyos y saberlos al otro lado del cordón umbilical de  pixeles y bites ha hecho que sus fuerzas no desfallecieran.  Arriba, como Penélopes en Atacama, han tejido un vínculo emocional tangible gracias a la tecnología audiovisual. Abajo, como Ulises de las profundidades, inventaron estratagemas para no sucumbir a las flaquezas y sus narcotizantes efectos.  De alguna manera, inalcanzable pocos años atrás, se sabían juntos en un espacio intangible pero real, preciso en los perfiles de sus rostros y nítidos en los ecos de las voces.

Ese es uno de los factores que diferencia este rescate de operaciones anteriores. Gracias a los avances tecnológicos, mineros y familiares se han ahorrado más dolor del evidente. Con la creación de una geografía psicoemocional de proximidad, más allá de la evocación del rostro, de la rememoración de la palabra, estaban -en tiempo real- las caras queridas, las risas añoradas. Mineros y familiares no han tenido la necesidad de malgastar su energía mental y emocional elucubrando augurios nefastos. Estaban vivos y todos lo sabían, lo veían, lo escuchaban, lo sentían. Esa certeza, de vida abajo y de esperanza arriba, servía para esperanzar a los de abajo y alentar a los de arriba. Las emociones posibilitadoras se descubrieron, una vez más, generadoras de esperanza, veladoras de la vida.

Mientras, en la trastienda, en laboratorios remotos interconectados, equipos multidisciplinares de ingenieros, biólogos, físicos, nutricionistas, técnicos, operarios trabajaban en busca de una solución compleja para arrancarlos de la de las fauces de la trampa colapsada.

La T130, la tuneladora que perforó los 622 mts, el Fénix2 la cápsula que los transportaría a un renacimiento, el cable antitorsión que evitaría giros indeseados, el arnés biométrico, el casco con audífonos y micrófono, la dieta rica en glucosa, proteínas, fosfato, potasio y magnesio para asegurar una circulación sanguínea expandida y evitar mareos, no son más que ejemplos de cómo la investigación en disciplinas diversas, y en principio alejadas entre sí, acaban generando soluciones inéditas, e incluso, salvíficas. 

chile06Tecnología espacial al servicio de necesidades intraterrestres. El rescate, el proceso completo, ha sido un ejemplo de cómo la investigación puede darse en ámbitos específicos, su desarrollo puede aplicarse en contextos diversos, y la innovación puede generar soluciones en campos tan diversos como la biomedicina, la seguridad, el medioambiente, la nutrición. Todos ellos con impacto sobre las necesidades humanas, al fin.

Emociones y tecnología, un binomio que dará mucho que hablar y sentir.

Cuentan que en las noches desérticas de Atacama, el espíritu de Jules Verne se pasea juguetón por la memoria del campamento Esperanza, recordando sus artilugios, rudimentarios y visionarios al tiempo, y escuchando al profesor Otto Lidenbrock relatar, por enésima vez, sus aventuras de cuando él viajó al centro de la Tierra.

 

Abogado del diablo, por Bruno Itxaso
Me encanta como escribe Carme, también Jesus, aunque siempre más pragmático, felicidades a los dos.

El presi nos pide que escribamos y yo escribo. No soy de letras, algo más de ciencias, si soy de experiencias y de sensaciones. Quizás porque acabo de venir de vacaciones, voy a ser un poco negativo (síndrome postvacacional creo que se llama). También voy a pensar en alto por lo que no espero que estéis de acuerdo conmigo, allá voy…

… Uno de los que han salido ya se ha comprado una casa en otro “lugar”

… Otro esta esperando que le llamen para hacer una peli.

… Editoriales detrás de ellos para hacer libros.

… Les acosan los micrófonos en la calle como a “la Belén”

… también entre ellos habrá diferencias, el que tiene mejor “pico” ganará más.

… Como siempre, todos quieren salir en la foto.

… El presidente se emociona.

… A mí me emocionaría que se hiciera algo por la seguridad de las personas en estos trabajos (lo siento pero lo dudo)

… No se han hecho grandes avances cuando han muerto mineros ¿Se van a hacer cuando han salido vivos?

… Vivos y héroes, total, si les vuelve a pasar ¡¡Ya los sacaremos!!

… ¿Esperamos un año a ver que se ha hecho?

… Estamos en la época de la tecnología, los medios de comunicación e Internet, el presidente Obama se tira un pedo en una recepción y al minuto siguiente un tío en la india, que por cierto vive en una chabola pero con una parabólica del carajo, se parte la caja viendo, y posiblemente oyendo, la escena.

… Volvamos al asunto, no soy de los que piensa que los tiempos pasados eran mejores, al contrario, me gusta la tecnología y los tiempos que vivimos, pero el tema de los medios de comunicación no lo acabo de ver. Pasan de una noticia a la siguiente sin digerir la primera ni profundizar medianamente ella (salvo que haya morbo por medio)

… Uno de los que ha salido tiene un conflicto sentimental (que si su amante, que si su mujer, que si las quiere, que si no las quiere…) y claro este ha interesado más que los demás.

… Chile unido, de acuerdo, ¿y que pasa con “los 33”? ¿No se les habrá hecho un flaco favor? Si, ya sé que van a ganar pasta, pero yo me refiero a nivel “felicidad”,  voy a ser pesado pero ¿Esperamos un año?

… Ojo, no me entendáis mal, me parece maravilloso que hayan salido con vida de esta.

… Ya sabéis que me gusta ser el abogado del diablo.