23 abril, 2013

Miguel Zugaza: “Hay que garantizar que esto no vuelva a suceder”

El director del Prado cuenta a ABC cómo se produjeron el pasado mes de marzo las goteras en los almacenes del museo que afectaron a seis pinturas y ocho dibujos de su colección.

Miguel Zugaza

–En 2008 hubo un fallo en el sistema de climatización de las nuevas salas de Moneo. Usted dijo entonces: «No se puede volver a producir en el Prado un hecho como éste». Pues se ha producido…

–Si dije eso, volvería a decirlo. No debería haber ocurrido. Estas cosas no deben pasar. En las medidas que se tomaron en el diseño de los almacenes de obras, tratamos de evitar este tipo de situaciones. El sistema de extracción de humos para evitar incendios (a través de gases nobles) es donde se ha producido esta filtración de agua por goteo. Hay tres toberas que se activan cuando hay una alarma de incendios. En una de ellas rebosó el agua y parte pasó a los almacenes. Con el equipo de Rafael Moneo, y él personalmente implicado, se ha buscado una solución. Este tipo de problema ya no se volverá a repetir.

–La filtración se detectó el 11 de marzo, pero ¿se sabe si comenzó antes?

–No lo sabemos. Ese día fue cuando se detectó y se activaron los protocolos.

–¿Por qué había dibujos en los peines y no en los archivadores?

–Hay dibujos que por su formato se recomienda conservarlos enmarcados.

–Las salas del Prado tienen vigilancia continua. ¿También los almacenes?

–Hay inspecciones periódicas.

–Pero, ¿son a diario? Quizás así se evitarían sorpresas desagradables…

–La Brigada del museo diariamente está trabajando en los almacenes, por lo que tiene un contacto directo. Y la vigilancia de noche también hace la ronda en ellos. Pero la revisión de los peines se hace periódicamente.

–¿Qué opina Moneo de lo sucedido? ¿Cree que es responsabilidad suya?

–No es un problema de diseño del sistema de extracción de humo (está bien diseñado), sino de ejecución. Las toberas están selladas y se rompen cuando hay humo. Tienen unos desagües y el de una de ellas era insuficiente.

–Entonces, ¿quién es el responsable?

–Cuando acabemos de redactar, con el equipo de Moneo, un informe, si hay que buscar una responsabilidad la buscaremos. En el ámbito de la empresa que hizo la obra (la UTEACS/San José) o en otro.

–¿Las obras de arte están seguras en los museos?

–Hay un estudio sobre siniestros de obras de arte en museos internacionales y la mayoría de ellos se producen en la vida cotidiana del museo. Hay una parte incontrolable de accidentes. Pero normalmente hay más precaución cuando las obras salen fuera del museo.

–¿Se reaccionó adecuadamente?

–Creo que el Prado y todos sus técnicos han actuado de forma ejemplar en los tiempos y procedimientos. Pero hay que garantizar que esto no vuelva a suceder. Es una de nuestras responsabilidades.

–Parece imposible impermeabilizar los museos…

–Los depósitos tienen todas las garantías de estanquidad. Paradójicamente, la filtración de agua ha llegado a través de un sistema previsto para garantizar la seguridad. El agua ha entrado por el único sitio posible.

–¿Cuándo se informó al Patronato y al Ministerio?

–Al presidente del Patronato, inmediatamente. Vino al museo y estuvimos juntos valorando todas las opciones. La prioridad era revisar el estado de las obras, buscar la solución del problema… También informamos al Ministerio y más pormenorizadamente en la última reunión de la comisión permanente.

–¿Por qué no se hizo público?

–Nosotros jugamos siempre con la transparencia. Si hubiera habido un problema mayor, sin quitarle gravedad… Pero se solucionó pronto. Esto forma parte de la actividad interna del museo. Siempre hay dudas sobre qué es mejor. Optamos por dejar trabajar a la gente sin presión. Ahora alguien ha tenido interés en que se sepa y lo contamos.