12 febrero, 2014

Martín Chirino, académico de Honor de Bellas Artes

31769293--644x362

El escultor Martín Chirino (Las Palmas, 1925) fue elegido ayer Académico de Honor en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, a propuesta de Juan Bordes, Venancio Blanco y Francisco Calvo Serraller. Chirino explicó anoche a ABC que se siente muy honrado y que se había enterado por un mensaje en el contestador, puesto que había pasado toda la tarde trabajando en su taller. Según nos relató, «trabajo estos días en unas espirales de plomo que son de una serie parecida a las que ya presenté en mi exposición del círculo tituladas ‘Elogio a la espiral’».

El escultor canario afirmó que al regreso del taller fue cuando supo la noticia por los mensajes dejados en su contestador automático desde la Academia y la llamada de una periodista canaria. «Los honores son agradables y deben ser bienvenidos -declaró-. Son mucho mejor que los darditos envenenados que a veces vienen y debemos tomar con gracia».

Como académico de Honor será recibido por la corporación en una sesión plenaria, pronunciará un discurso y será contestado en nombre de la Academia por Juan Bordes. No es el primero en recibir esta distinción, que ya tiene la curadora Carmen Giménez.

Martín Chirino (Las Palmas de Gran Canaria, 1925) tiene una extensa trayectoria artística, avalada por numerosas exposiciones individuales y colectivas en prestigiosos museos y espacios de arte contemporáneo de Europa, América y Asia.

Ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Madrid en 1948 y completó su formación en Italia, Francia y el Reino Unido. En 1958 se incorporó al grupo El Paso y comenzó a trabajar con la espiral en sus estructuras de acero. Desde 1972 a 1974 alternó su residencia entre Madrid y Nueva York, donde compartió estudio con la escultura Beatrice Perry.

Fue presidente del Círculo de Bellas Artes entre 1983 y 1990, y director del Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas de Gran Canaria entre 1989 y 2002. Martín Chirino ha sido objeto de importantes galardones como el Premio Internacional de Escultura de la Bienal de Budapest (1978), el Premio Nacional de Artes Plásticas (1980), la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes (1985), el Premio Canarias de Artes Plásticas (1986), el Premio Nacional de Escultura de la CEOE (1989), la Medalla de Honor del Círculo de Bellas Artes (1991), el Premio de Artes Plásticas de la Comunidad de Madrid (2002) o el Premio Tomás Francisco Prieto de la Fundación Casa de la Moneda (2004). Es Doctor Honoris Causa por la Universidad de las Palmas de Gran Canaria (2008) y por la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid (2011).

por JESÚS GARCÍA CALERO, ABC