17 junio, 2013

Margallo: ‘La Ley Exterior es para tener una orquesta y no solistas desafinados’

1371188680_0

El Gobierno ha aprobado la Ley de Acción Exterior para tener “una orquesta y no un conjunto de solistas desafinados”, en referencia a la necesidad de aunar y coordinar esfuerzos entre el Estado y el resto de agentes que puedan operar en la acción exterior como las CCAA.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha explicado que con la ley se les pide a las autonomías, cuando vayan a crear oficinas en el exterior, que informen al Ministerio y al Comité Ejecutivo de Política Exterior para que se les diga si hay “alternativas más baratas y eficientes”.

“Creo que es más sensato que unan sus esfuerzos, se instalen en las representaciones de España en el Exterior, lo que les permitirá ahorrar dinero y contar con la experiencia de los representantes”.

No obstante, ha dejado claro que si las autonomías desestiman la invitación, el Gobierno “hará pública” la recomendación que les ha hecho y la respuesta que las comunidades autónomas han dado con el objetivo de que los votantes “sepan por qué se ha desechado una opción de ese tipo”.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado que esta ley llega ahora a las Cortes -tras superar un trámite de audiencia pública y después del informe favorable del Consejo de Estado que lo declara “absolutamente constitucional”- con una “amplía voluntad de diálogo”.

A las autonomías críticas: ‘Nos vamos a entender’

Esta norma ha recibido las críticas de las autonomías que quieren tener encaje en la política exterior de España. El ministro ha recordado que se ha reunido con prácticamente todas las comunidades y “por supuesto” con Cataluña, Galicia y País Vasco para explicar el enfoque de la ley. “Estoy seguro de que nos vamos a entender”, ha señalado Margallo, quien ha defendido la necesidad de actuar “todos juntos de forma armónica y recreando sinergias” porque “es bueno para todos, para el Estado”.

El ministro de Exteriores ha explicado que los objetivos de esta norma son la integración de la acción exterior, la colegiación en las decisiones y ganar en eficiencia y ahorro en un contexto de “perspectivas financieras difíciles”. Para ello se necesita, ha continuado, una “visión estratégica común y una consistencia de las acciones, de tal manera que la acción exterior no sea un sumatorio de actuaciones dispersas”.

La ley refuerza la capacidad del Gobierno, como director de la política exterior, para coordinar la acción exterior, que realizan muchos agentes en ejercicio de sus competencias: la Corona, el Ejecutivo, las Cortes, las fuerzas armadas, las fuerzas y cuerpos de seguridad, el Consejo General del Poder Judicial, las comunidades, los ayuntamientos y los organismos públicos.

Se trata de la primera ley de acción exterior de la democracia y será el Consejo de Política Exterior, con representación de todos los departamentos implicados, el que definirá una estrategia anual y un marco de referencia para cuatro años, cuya redacción se ha encargado al Real Instituto Elcano, ha apuntado García-Margallo. Estos documentos serán completados con el plan director de cooperación -también cuatrienal- y con los informes de la Marca España.

Por Agencias en El Mundo.