10 noviembre, 2014

Madrid estrena museo de arte flamenco y holandés

reina

Tras más de dos décadas asentada entre la amplia oferta cultural madrileña, la Fundación Carlos de Amberes abre una nueva etapa. Renovarse o morir. Exposiciones, conferencias y cursos universitarios han llenado sus salas en los últimos años. Pero ahora, en un intento por consolidar su actividad en tiempos de crisis y garantizar su continuidad, ha querido constituirse en museo permanente. El Museo Carlos de Amberes se centrará en los maestros flamencos y holandeses de los siglos XVI y XVII. Una colección que se constituye gracias a préstamos a largo plazo de instituciones como el Museo de Bellas Artes de Amberes, el Pradoy Patrimonio Nacional. La única obra que es propiedad de la Fundación -y lo es desde que el maestro la pintara- es «El Martirio de San Andrés», de Rubens.

El Museo de Bellas Artes de Amberes -cerrado por obras hasta 2017- ha prestado el mayor número de obras. Sobresalen lienzos de Rubens, Van Dyck, Jordaens, Cornelis de Vos, Bernard van Orley, David Teniers II… También estará presente Michaelina Wautier, una de las pocas pintoras flamencas. El Museo del Prado cede, por un año prorrogable, diez obras. Son «La infanta Isabel Clara Eugenia en el parque de Mariemont», de Jan Brueghel el Viejo y Joost de Momper II; «Policena Spinola, marquesa de Leganés», de Van Dyck; «Apolo vencedor de Pan», de Jacob Jordaens; «El archiduque Alberto de Austria» y «La infanta Isabel Clara Eugenia», de Rubens y Brueghel el Viejo; «Fiesta de Nuestra Señora del Bosque», de Denis van de Alsloot; «El Pecado Original», «Noé dirige la entrada de los animales en el arca», «La construcción de la Torre de Babel» y «Agar y el ángel», de Frans Francken II. Por su parte, Patrimonio Nacional aporta un tapiz tejido en Flandes en el siglo XVI: «Los funerales del rey Turno».

No faltarán en la programación del nuevo museo pequeñas exposiciones temporales, que contarán con obras «invitadas». Abre plaza una selección de once grabados de desnudos femeninos y masculinos de Rembrandt, cedidos por la Biblioteca Nacional de España y la Fundación Custodia de París. Al ser obras muy frágiles no pueden exponerse permanentemente.
Futuros acuerdos

El exdirector del Prado Fernando Checa, patrono de la Fundación Carlos de Amberes, es asesor científico del proyecto. Explica a ABC que está previsto que en el futuro haya otros importantes acuerdos de préstamos de obras a largo plazo. Así, en los próximos días viajará a Bruselas para tratar de cerrar un convenio con los Reales Museos de la ciudad. También está en el punto de mira el Rijksmuseum de Ámsterdam. Insiste Checa en la riqueza y variedad de géneros y temas de la pintura flamenca y holandesa que habrá en las obras que cuelguen en el museo: retratos, paisajes, bodegones, obras mitológicas, religiosas, escenas de género…

No es nuevo, subraya, este modelo de museo sin colección propia. Hay reconocidas instituciones que lo tienen y han funcionado muy bien. Tampoco tendrá un director. De la dirección del museo se ocupará la propia Fundación. ¿Continuarán el Prado y Patrimonio Nacional aportando en el futuro nuevas obras de sus colecciones? «Hay muy buena disposición para ello -responde Checa-. El Prado tiene una excepcional colección de pintura flamenca de los siglos XVI y XVII: unas mil obras. Y Patrimonio Nacional, unos 1.500 tapices hechos en Flandes. Otra pata importante del proyecto son los museos de Amberes y Bruselas. El primero ha cedido para esta primera fase dos Rubens importantísimos. No los tendremos siempre».

Reconoce Fernando Checa que «ha costado bastante» sacar adelante el proyecto, pero que reforzará la ya de por sí importante oferta cultural de la capital. Se han remozado y acondicionado, con las medidas que exige la actividad museística, las antiguas salas de la Fundación. Para los seguros de los préstamos del Prado y el Museo de Bellas Artes de Amberes se ha conseguido la garantía del Estado.

Relación con la Corona

El museo será inaugurado el próximo miércoles por el Rey Felipe VI. Desde la Fundación se valora como un «espaldarazo» al nuevo proyecto. La relación con la Monarquía se remonta a 1609, cuando Felipe III aceptó convertirse en patrono de la institución. Su origen es algo anterior: data de 1594, cuando Carlos de Amberes, natural de esta ciudad, cedió en escritura pública una serie de inmuebles para que sirvieran de albergue a los peregrinos procedentes de las Diecisiete Provincias de los Países Bajos que visitaban la villa de Madrid. Las Leyes Desamortizadoras de 1798, que ordenaron la venta de bienes de hospitales y casas de misericordia, privaron a la Fundación de muchos de sus recursos, iniciándose una crisis que estuvo a punto de extinguir su patrimonio y que culminó con el derrumbamiento en 1848 de la iglesia de San Andrés. La intercesión de la Corona fue clave, y en 1877 la Princesa de Asturias inauguró una nueva Iglesia y Hospital en la calle Claudio Coello, lugar donde se encuentra desde entonces la sede de la Fundación.

En 1992 los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía, en presencia del Rey de los belgas Balduino I y de la Reina Fabiola, inauguraron la sede rehabilitada y ampliada, transformándose desde entonces en cultural el carácter asistencial que regía su funcionamiento desde su origen. Desde la institución insisten en que el nuevo museo trata de consolidar los vínculos europeos que durante estos años han marcado la actividad de la Fundación con exposiciones como «La tregua de los Doce Años» o «La Paz de Utrecht».

Según fuentes de la Fundación, este nuevo proyecto ha contado con el apoyo de la Secretaría de Estado de Cultura, que ha contribuido con subvenciones en 2013 y 2014 para la mejora y adaptación de sus salas para las exposiciones permanentes y para la fase preparatoria del proyecto. También la Comunidad de Madrid ha valorado «la importancia que supone la apertura de un nuevo museo en el centro de Madrid» y se ha comprometido a colaborar en los próximos años. Entre los proyectos futuros está el desarrollo de la Asociación de Amigos de la Fundación Carlos de Amberes.

Información práctica

Museo Carlos de Amberes. Maestros flamencos y holandeses. C/ Claudio Coello, 99. Madrid. Horario: lunes, jueves, viernes y sábados, de 10.30 a 20.30 h. Domingos y festivos, de 11.00 a 20.00 h. Martes y miércoles, cerrado. 7 euros.

Por V. Ruiz de Alarcón.