30 mayo, 2016

Los museos sevillanos celebran su día esperando aún sus grandes reformas

museos-sevillanos-inversiones--620x349

La ampliación del Bellas Artes y la remodelación del Arqueológico llevan años en dique seco y las visitas se han reducido en el último lustro

Este artículo, que coincide con la celebración del Día Internacional de los Museos, se podría haber escrito el año pasado o hace cinco. Los problemas que aquejan a los museos sevillanos son los mismos de entonces y de algunos, como la ampliación del Bellas Artes en el Palacio de Monsalves, se lleva hablando desde hace décadas. La falta de inversiones en unos museos de titularidad estatal y gestionados por la Junta —Bellas Artes, Arqueológico y Artes y Costumbres— es la responsable de esta situación que se está saldando con un importante descenso en el número de visitantes unos 71.000 menos en el último lustro. La situación es especialmente sangrante en el caso del Bellas Artes, una de las pinacotecas más importantes de España, donde las visitas han pasado de las 290.742 de 2010 a las 188.662 de 2015, algo más de 102.000 menos, según datos de la propia Consejería de Cultura.

El profesor titular de la Universidad de Alcalá de Henares Benito Navarrete señalaba el verano pasado en una entrevista al Estado como mayor responsable de esta situación. La afirmación es cierta, por cuanto es el titular y el responsable de las inversiones en los edificios que no supongan la mera conservación. Es decir, el Gobierno es el que debe destinar en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) las inversiones para la reforma del Arqueológico y para la ampliación del Bellas Artes.

Esta apuesta por los museos no la ha llevado a cabo ni el actual Gobierno en funciones del PP, ni por los anteriores de José Luis Rodríguez Zapatero. ni los gobiernos socialistas, teóricamente más proclives a las peticiones de sus compañeros de partido en la Junta, ni los populares han propiciado ninguna de las grandes obras.

En 2007, el Gobierno de Zapatero y la Junta firmaron un convenio para la ampliación del Bellas Artes en Monsalves, lo que permitiría exponer allí la pintura del XIX y reservar para el antiguo Convento de la Merced las obras maestras del XVII. Hay que recordar que unas 700 de obras permanecen en los almacenes, por falta de espacio, y que se muestran 300. La ampliación supondría casi duplicar su superficie actual.

Hubo que esperar a julio de 2010 para que el Consejo de Ministros aprobara el convenio, que contemplaba una inversión de 16 millones para unas obras que debían estar concluidas en 2014. Dos meses después, la ministra González-Sinde la retrasaba y concentraba el grueso de la inversión, 13,3 millones, a partir de 2012, esto es, para el Gobierno que saliera en la siguiente legislatura. De esas partidas, solo se ingresó un millón de euros. Desde 2013, ya con el PP, no se ha invertido ni uno solo, por lo que el tema volvió a ser pasto de la confrontación Junta-Gobierno, cuyo último capítulo escribió hace días la presidenta Susana Díaz, reclamando un «esfuerzo» al Ejecutivo para abordar la ampliación.

También en vía muerta se encuentra la reforma del Arqueológico, que cuenta desde 2009 con un proyecto aprobado y firmado por Guillermo Vázquez Consuegra, cuyo coste se rebajó a 23 millones, y que debía estar concluido en 2013 y que el Ministerio ha retrasado a 2020. Tampoco han llegado partidas. La reforma, además de modernizar un edificio construido para la exposición de 1929 y que se ha debido apuntalar en varias ocasiones, permitiría sacar de los almacenes miles de piezas y exponer de forma permanente y segura el Tesoro del Carambolo, que está en una caja acorazada.

El Museo de Artes y Costumbres lleva esperando desde hace años una rehabilitación integral y se han realizado en los últimos años obras de urgencia por desprendimientos.

La responsabilidad estatal en las grandes obras no puede ocultar, sin embargo, la de la Junta en sus deficiencias en modernización y también en la merma de visitas. Las plantillas están muy ajustadas y los fondos son escasos. Además, la inversión para actividades, como muestra la modestia de las organizadas para el Día de los Museos, y para exposiciones, escasas, es pírrica. De hecho, el Bellas Artes ha mejorado sus visitas en lo que va de año gracias a Pacheco, la exposición más importante que ha organizado desde 2010.

La situación, sin embargo, no tiene visos de mejorar para los museos sevillanos dentro de las cuentas andaluzas. Hay que recordar que Cultura dispone de 46 millones menos en su presupuesto para 2016 que antes de fusionarse con Deporte en 2012. Y el horizonte presupuestario de los próximos años no prevé grandes incrementos. A ello hay que sumar que la Consejería de Cultura deberá invertir una suma importante, en dotación de personal y mantenimiento, en el Museo de Bellas Artes de Málaga, también de titularidad estatal y gestión de la Junta, aún pendiente de inaugurarse, un nuevo e importante gasto en sus cuentas. Los museos sevillanos siguen a la espera.

Por Jesús Morillo para ABC