31 octubre, 2013

Los museos holandeses poseen 139 obras confiscadas por los nazis

ObrasConfiscadas

Los museos holandeses poseen un total de 139 obras que pertenecieron a judíos u otros grupos perseguidos durante el nazismo, y que presuntamente les fueron confiscadas entre 1933 y 1945 por el régimen nazi, informó hoy la Asociación Neerlandesa de Museos.

«Ésta es una investigación muy importante, ya que los museos, con una función social y ética, son los primeros interesados en conocer el origen de sus adquisiciones y que entre ellas no se encuentren obras con interrogantes éticos», dijo a Efe el director de la Asociación Neerlandesa de Museos, Siebe Weide.

En 61 de los 139 objetos se ha podido constatar el nombre de su presunto propietario, pudiendo ser su nacionalidad o la de sus herederos de países muy diversos, según el director del organismo que ha coordinado una investigación que ha durado cuatro años.

La mayor parte de las obras (69) son pinturas, habiendo además 24 dibujos, dos esculturas, 31 objetos de artes aplicadas y 13 objetos de rituales judíos, según el estudio.

En la lista aparecen entre otros un lienzo de Hendrik Breitner que está en el museo Kröller-Muller, un Lissitzky de 1919 en el Van Abbe de Eindhoven, o un Kandinsky de 1909 y el Matisse de título «Odalisco», datado en 1921, ambos de la colección del Stedelijk.

También un jarrón del siglo XV-XVI de un artista anónimo español, en posesión del Museo Municipal de La Haya.

En la investigación participaron de manera voluntaria un total de 162 museos, y en 41 (entre ellos el Municipal de La Haya, el Rijksmuseum y el Stedelijk de Amsterdam) se han identificado obras que podrían haber sido confiscadas o robadas durante el nazismo.
Caso a caso

Lo que ocurrirá a partir de ahora con las obras de arte se decidirá en cada caso concreto, tras confirmarse primeramente la legitimidad del reclamo y teniendo en cuenta también las inversiones realizadas por la pinacoteca, por ejemplo en gastos de restauración y conservación.

«La Asociación de Museos analizará en cada caso concreto las reclamaciones que surjan a raíz de la investigación, para lo que cuenta con la colaboración de la Comisión para la Restitución, una comisión nacional independiente que junto a la pinacoteca estudiará si los reclamos son ciertos y decidirá en cada caso qué hacer con la obra en cuestión», según Weide.

Para ayudar en ese proceso, se ha abierto una página en internet (musealeverwervingen.nl), donde aparecen descritas las obras de las que se trata y su presunta trayectoria.

El representante de las pinacotecas holandesas aseguró que gran parte de las obras problemáticas fueron adquiridas en subastas «sin ningún tipo de información» de que podría tratarse de obras vendidas a la fuerza o confiscadas por los nazis.

La ministra holandesa de Cultura, Jet Bussemaker, declaró en un comunicado que Holanda «ha sentido la urgencia en estos años de aclarar el origen de las colecciones públicas y de ese modo hacer justicia a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial».

Por EFE en ABC.