25 enero, 2011

Los museos bajan sus visitas al ritmo de sus exposiciones (ABC)

La crisis económica ha mermado sus cuentas y la capacidad de hacer muestras temporales.

museos_bajan«Se acabó la fiesta». Así de claro lo tiene el director del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, Agustín Pérez Rubio, cuando hace un balance del pasado año para este centro cultural dependiente de la Consejería de Cultura. El Musac, como la mayoría de los museos de la Comunidad, ha comprobado cómo el número de visitantes a ido a menos en los años más recientes. un fenómeno paralelo a unos presupuestos mucho más ajustados desde la irrupción de la crisis tras un periodo de vacas gordas. De hecho, con puntuales excepciones, los centros museísticos consultados por este periódico ven mermar las visitas, en parte por una menor actividad expositiva, a su vez consecuencia directa de disponer de menos dinero.

Así, el Musac pasó de recibir 130.485 visitas en 2009 a 101.714 el año pasado. Agustín Pérez Rubio apunta varios causas de esta ligera baja. En primer lugar «la gente se lo piensa si venir de fuera de León o no a ver una exposición, porque a todos nos está afectado la crisis». Además, la oferta expositiva pasó de seis montajes en 2009 a dos en 2010, lo que supone menos rotación de visitantes. A ello se suman que en los últimos meses el departamento de Educación del museo ha estado hecho inventario suspendiendo las actividades.

Menos actividades
En términos parecidos se expresa la directora del Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo, Cristina Fontaneda. El museo de Valladolid recibió a 56.456 visitantes en 2010, lo que supone algo menos de cuatro mil que el ejercicio anterior. Es de los pocos que cobra entrada —de tres a un euro— pero la causa habría que buscarla también en el descenso de las actividades no estrictamente museística, como son ciclos de cine, conferencias y cursos, que se recortaron al mismo ritmo que los ingresos.

También perdió visitantes el Museo Esteban Vicente de Arte Contemporáneo de Segovia, que recibió casi 2.400 visitas menos, quedándose en 19.137. Tras el abandono de un patrocinador como Caja Madrid, este museo tuvo que restringir prácticamente a una exposición —en verano se expuso «Huellas de la ciudad» con cinco artistas— su cartel para 2010, además con los fondos propios.

De hecho, la Comunidad hace poco más de una década no tenía centros para la creación plástica actual. Pero Castilla y León creó en apenas ocho años, entre 1998 y 2005, cinco grandes museos de arte contemporáneo: El Esteban Vicente de Segovia, el Patio Herreriano de Valladolid, el Musac de León, el DA2 de Salamanca y el CAB de Burgos. Excepto el último, dependiente de Caja de Burgos, todos los demás son iniciativas públicas, con la particularidad de que el fondo de obras del Herreriano está cedida por una entidad privada que en la Asociación Colección Arte Contemporáneo. Este florecimiento de centros museístico se dio dentro de un contexto económico muy favorable a las inversiones públicas y de «relumbrón», algo que sucedió en toda España, aunque en esta Comunidad, la más extensa de España y una de las mayores de Europa, parecía que cada provincia debía tener de todo. Sin embargo, la crisis económica está suponiendo un parón para estos espacios culturales, que han visto, con excepciones, mermar sus presupuestos.

A pesar de reconocer que «la fiesta se acabó», el director del Musac cree que ahora se está en una fase de «pánico» que algunos aprovechan para hacer ajuste de cuentas» en todos los sectores, incluido el cultural. Sin embargo, él, que entró en la dirección del Musac en 2009 «sabía que soy el director de la crisis», pues su horizonte como director llega a 2013. Aunque este museo ha pasado de tener 5,5 millones de euros en 2008 a 4,2 el año pasado, lo que suponía disponer entonces de 1,5 millones de euros para compra de obras a los actuales 350.000, Pérez Rubio cree que las crisis, «sin ser una alegría para nadie, nos permitirá a todos redimensionarnos».

Hacer otras cosas
Por ello, afirma, «es el momento de hacer otras cosas». Una de esas pasa por la colaboración entre los museos, como acordaron hace unas semanas en Burgos el Musac, el DA2, el Herreriano y el CAB, creando P4, plataforma para aunar esfuerzo y realizar proyectos comunes. De momento, los intercambios de obras se acentuarán, así como el carácter itinerante de las producción de exposiciones.

De todos modos, Pérez Abril cree firmemente que «un museo no tiene que perder su personalidad por el simple hecho de agradar al público». Además, subraya el director del Musac que «la cultura tiene un fin que es la educación y no el negocio», si bien por otra parte recuerda que el sector cultural supone el 4% del PIB nacional.

logo_abc