15 octubre, 2015

Los cuatro jinetes del Apocalipsis – V Congreso Protecturi

andres-martin

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Andrés Martín Ludeña / Vicepresidente de PROTECTURI

En 1916, Vicente Blasco Ibañez publicó Los cuatro jinetes del Apocalipsis. La novela, severa y cruel, llegó a la gran pantalla –adaptada y guionizada– en 1962 de la mano de Vicente Minnelli. En el guión adaptado, el señor Madariaga –anciano argentino– pronosticaba la llegada de los cuatro jinetes del Apocalipsis (la peste, la guerra, el hambre y la muerte) tras analizar el escenario político que Europa tenía a finales de los años 30.

Este verano de 2015 quedará marcado para la historia por el festín que los temidos jinetes se están dando en Asia, África y Europa, reflejado en el rostro de los huidos y refugiados de la guerra que asola desde Afganistán a Libia. ¡Estaba cantado, pero nadie lo queríamos ver!

JINETES-apocalipsis

Todo comenzó como lluvia fina y se ha convertido en una ciclogenesis explosiva que nos muestra su peor rostro con las imágenes del pequeño Aylan, de sólo tres años, varado en una playa turca. ¡Ahora sí! , ha bastado una simple fotografía en el telediario en horario de comida y cena para poner rostro a la inacción de la sociedad occidental que durante años no ha tenido el valor de hacer frente a una guerra planetaria desatada por la sin razón y la ira.

Junto al sacrificio de cientos de miles de víctimas inocentes, aparece también yugulado y mutilado el patrimonio histórico universal y la cultura de naciones que fueron el germen de civilizaciones; pues ya sabemos que en la guerra la destrucción del enemigo se alcanza al enterrar junto a su cuerpo y su alma el arte y la cultura que alumbró durante siglos.

En este contexto de crisis y alarma cultural, se celebrará en Madrid, los días 29 y 30 de octubre, el V Congreso de Protecturi, Asociación para la protección del patrimonio histórico.

Como anticipo al Congreso, y fieles al compromiso enunciado en sus Estatutos fundacionales, los socios de Protecturi entregaron en el Registro de la Unidad Central de Seguridad Privada un escrito con las propuestas para el nuevo Reglamento de Seguridad Privada que se elabora en estos momentos.

En dicho texto –y conocido el apetito de riesgo de administradores y gestores culturales– se propone de manera fundamentada y ordenada que la protección de los espacios culturales alcance el debido nivel de seguridad mediante su declaración de “sujeto obligado”.

Amenazas actuales

Estamos, queridos amigos, ante una encrucijada crítica para el futuro de nuestro patrimonio cultural que los Ministerios de Cultura y del Interior no deberían dejar pasar. Confiamos plenamente en ellos para dar respuesta a las tradicionales amenazas contra el patrimonio y la cultura, a las cuales hay que sumar otras actuales, entre las que destacan las siguientes:

La implantación masiva y acelerada de nuevas tecnologías informáticas como útiles de trabajo en los centros e instituciones culturales y espacios museológicos. Su crecimiento incesante y descontrolado, la falta de un análisis y tratamiento de los riesgos inherentes a estas nuevas herramientas permiten aflorar nuevas modalidades delictivas, como la apropiación indebida de la propiedad intelectual y/o de la imagen de marca, al tiempo que crean graves vulnerabilidades que permiten manipular el resto de las medidas de seguridad (físicas, electrónicas y organizativas) de manera remota y anónima.

El daño reputacional malicioso e intencionado contra la imagen y la marca en base al uso perverso de las nuevas técnicas de comunicación social y a la universalidad de las redes sociales.

La crisis económica como desencadenante de una gravísima y temeraria falta de recursos económicos y técnicos dedicados a la protección de la cultura.

La irrupción violenta de grupos radicales y fanáticos que tratan de hacer desaparecer todas las señas y vestigios de identidad cultural ajenas a su pensamiento, a su religión y a su ideología.

El cambio climático, el deterioro de la calidad medioambiental y la contaminación asociada.

La evolución y complejidad de las nuevas formas y colonias bacterianas, así como su afectación en la conservación de las obras de arte y de los edificios.

Las nuevas formas de delincuencia organizada y su apetito por los bienes culturales.

La corrupción administrativa y la infidelidad interna.

Los movimientos migratorios masivos, descontrolados, independientemente de su motivación, que ocasionan la despoblación del territorio y el abandono del patrimonio cultural a su
suerte.

Los expolios del patrimonio por descubrir y de los yacimientos al aire libre o bajo el mar mediante el uso de nuevas y sofisticadas tecnologías.

De todo ello hablaremos en el V Congreso Protecturi, al que os esperamos con los brazos abiertos en el Auditorio de la Real Casa de la Moneda-Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, en Madrid, los días 29 y 30 de octubre.

cartel-v-congreso

 

Descarga aquí el artículo en PDF.