9 diciembre, 2010

Los Chillida ponen en venta doce grandes obras por primera vez desde la muerte del escultor (elcorreo.com)

La familia insiste en que la operación, puesta en manos de Sotheby’s, «no está vinculada con el cierre de Chillida-Leku» por el déficit acumulado

Doce obras monumentales de Eduardo Chillida pertenecientes a la colección privada de la familia han salido a la venta de la mano de Sotheby’s. La información, difundida ayer por la casa de subastas y confirmada a este periódico por los allegados del escultor, pone fin a una larga ausencia de grandes obras de Chillida en el mercado artístico internacional y supone el primer lote de piezas que pone a la venta la familia del escultor desde su muerte en 2002. Los propios herederos insisten en desvincular esta operación de la situación crítica que atraviesa Chillida-Leku.
Las obras a subastar son diez trabajos en acero -el mayor, de treinta toneladas de peso-y dos en granito realizados a partir de los años ochenta que han permanecido en la zona privada de Chillida-Leku, aunque algunas de ellas se han expuesto en la zona abierta al público. En el catálogo en venta figuran cuatro pertenecientes a la serie ‘Consejo al espacio’ y ‘Harri VI’. «Llevábamos unos seis meses hablando con Sotheby’s para organizar una exposición de venta de obra de la colección familiar, que no tiene nada que ver con la de Zabalaga», aclara Luis Chillida, responsable del museo hernaniarra. En palabras del hijo del escultor, se trata de «sacar obra a la venta para que vaya a otros mercados y a través de Sotheby’s esperamos tener acceso no solo al americano, sino también al asiático, en donde normalmente ha habido muy poca obra disponible».
La mayor pieza puesta a la venta, ‘Consejo al espacio XVII’, estuvo expuesta al público junto al caserío y, aunque ahora otra obra ocupa este emplazamiento, aún permanece su huella en la hierba de Zabalaga. «Después del fallecimiento de aita fuimos decidiendo qué obras formaban parte del museo y cuáles eran de la colección de la familia». El hijo del artista reconoce que «llevábamos tiempo tanteando dar salida a algunas obras, porque lo que carecía de sentido es tener una obra en un museo y aparte, otro conjunto de piezas instaladas al otro lado de la valla que delimita el acceso del público». En cuanto a los precios de salida, Luis Chillida confiesa que «es un tema del que no me gusta hablar» y aclara que las obras no saldrán a subasta, sino que Sotheby’s las pone en venta directa para sus clientes». De hecho, las doce esculturas monumentales permanecerán expuestas entre enero y abril del próximo año en el Isleworth Golf and Country Club de Windermere de Florida, en un enclave que «se asemeja en cierta medida a los espacios de Chillida-Leku».
Coleccionistas, instituciones y museos se acercarán a la muestra para ver de cerca las obras en venta. Al realizarse en EE UU, «nos dará acceso a muchos mercados, como el de China, que nunca habían tenido oportunidad de adquirir obra de aita. Pensamos que es el momento adecuado y una muy buena oportunidad». Dada la escasez de obras de Chillida -más aún en tamaño monumental- en el mercado internacional, todo hace prever que los precios pueden alcanzar cifras importantes. Desde Sotheby’s admitían que «contar con doce obras directamente de la familia del artista es una oportunidad única y tenemos la certeza de que atraerá un interés tan monumental como las obras en sí».
Los Chillida insisten en que la venta no está relacionada con el cierre del museo de Hernani. «Por supuesto que esta venta nos ayudará a cubrir gastos que hemos tenido, pero no tiene nada que ver. La operación se planteó antes de que se tomara la decisión de cerrar Zabalaga», una medida aún pendiente del resultado de las negociaciones entre la propia familia y las instituciones.