31 agosto, 2010

Lo sagrado hecho real. Pintura y escultura española 1600 – 1700

cabecera_interior_expo_barroco

barroco_1El Ministerio de Cultura inauguró el pasado 5 de julio en el Museo Nacional Colegio de San Gregorio una exposición que viene precedida de una espléndida acogida internacional, tras su presentación en la National Gallery de Londres y la National Gallery of Art de Washington, titulada “Lo sagrado hecho real. Pintura y escultura española 1600-1700”, que puede ser visitada hasta el próximo 30 de septiembre.

La muestra está formada por una serie de obras, esenciales e intensas, que reconstituyen la sutil relación que se trabó en el siglo XVII entre dos artes hermanas, la pintura y la escultura, que colaboraban y rivalizaban entre sí, con un gran virtuosismo técnico, para plasmar con asombroso realismo los temas católicos. El resultado fue un arte sensual, brillante y complejo, al servicio de la propagación de la fe.

Lo sagrado hecho real constituye una exposición de referencia, por la belleza de sus obras, por reconstituir el diálogo y la rivalidad entre escultores y pintores del siglo XVII, por contextualizar el imaginario católico español en un ámbito tan sensible como el de la devoción y los rituales, y, finalmente, por su teatralidad persuasiva, que inspira en el visitante reflexión y sorpresa. Pero, además, ofrece un aliento más amplio, al inscribirse en el interés contemporáneo por el Barroco, que mantiene un eco muy vivo en la crítica y en la creación del presente.

Es indudable que uno de los espacios idóneos para esta muestra es el renovado Museo Nacional Colegio de San Gregorio, de Valladolid, que posee la principal colección de escultura española y debe su prestigio al valor de sus tallas del Siglo de Oro. La presencia de Lo sagrado hecho real en el Palacio de Villena —sede de las exposiciones temporales del Museo— reafirma la nueva etapa de una institución activa, abierta y exigente, que se propone estimular nuevos campos de investigación, difundir el conocimiento y fomentar la apreciación del arte entre los ciudadanos españoles.

La exposición
barroco_2En la España del siglo XVII nació un nuevo tipo de realismo artístico. Tras la Contrarreforma, la Iglesia Católica fomentó una exacerbación del sentimiento religioso, en la que las imágenes iban a cumplir un papel crucial. Pintores y escultores dedicaron lo mejor de su talento a plasmar figuras sagradas lo más reales y cercanas. Este tipo de realismo no se parecía en nada a cualquiera de los que estaban surgiendo en otros países europeos. El de España era descarnado, crudo, austero y a menudo sangriento, pues su intención era  sacudir los sentidos y conmover el ánimo.

A pesar de que los pintores que trabajaron en este periodo, como Velázquez y Zurbarán, siguen gozando hoy de gran celebridad, los escultores de esa época – Juan Martínez Montañés, Gregorio Fernández o Pedro de Mena, por señalar algunos ejemplos- han permanecido más en la sombra. El tipo de escultura que realizaban, tallada en madera y, a continuación, policromada, requería una pericia considerable. De esta técnica resultaron algunas de las grandes obras maestras del arte español.

Durante esta época, los escultores trabajaron en estrecha colaboración con los pintores. De hecho, estos últimos, como parte de su formación, eran instruidos en el arte de policromar esculturas. Esta exposición trata de mostrar cómo este contexto condujo a un nuevo estilo de pintura: un estilo intensamente naturalista que subrayaba la corporeidad tridimensional. Por primera vez, algunos de los más brillantes ejemplos de la pintura y la escultura del Siglo de Oro español se exponen en estas salas de manera yuxtapuesta, demostrando cómo estos dos medios de expresión experimentaron una profunda influencia mutua y una intensa rivalidad.

barroco_3Seis grandes temas recogen las ideas de la exposición: la mutua dependencia entre pintura y escultura y la confusión entre imagen artística y visión milagrosa; la exaltación de los santos y sus leyendas místicas (sala 2), algunos particularmente favoritos de la devoción popular, como San Francisco de Asís y el misterioso hallazgo de su cuerpo (sala 3); el culto a las escenas de la Pasión, tratada con una violencia cruel (sala 4); el éxtasis místico (sala 5); y, finalmente, el patetismo tenebroso de la muerte de Cristo (sala 6).

Ficha:
EXPOSICIÓN del 6 de julio al 30 de septiembre de 2010
Sede: Palacio de Villena. Museo Nacional Colegio de San Gregorio. Valladolid Organización: la exposición ha sido originalmente concebida y organizada por la National Gallery de Londres y la National Gallery of Art de Washington, y su presentación en España ha sido organizada por el Ministerio de Cultura (Museo Nacional Colegio de San Gregorio y Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes)
Comisariado: Xavier Bray, Conservador de pintura de la National Gallery de Londres
Coordinación: ·Guillermo González y Luis Caballero. Subdirección General de
Promoción de las Bellas Artes. Ministerio de Cultura
Museo Nacional Colegio de San Gregorio. Ministerio de Cultura
Diseño y dirección de montaje: Jesús Moreno & Asociados
Montaje: Exmoarte S.A.

Chillida_exposicion