4 enero, 2016

Libia lucha por salvar su arte de la amenaza del ISIS

El Consejo Internacional de Museos elabora una lista para evitar el expolio en subastas

En una esquina de Libia hay un general para el que la mayoría de los islamistas libios son terroristas. Se llama Jalifa Hafter, tiene su fuerte en el municipio de Al Baida, cercano a Egipto, y hasta ahora ha contado con el apoyo de Egipto. Mil kilómetros hacia el Oeste, en Trípoli, hay muchos islamistas armados para quienes Hafter es el equivalente libio de Abdelfatá al Sisi, el mariscal egipcio que encabezó el golpe de Estado en 2013 contra el Gobierno de los Hermanos Musulmanes. Los más radicales islamistas de Trípoli no coinciden en casi nada con Hafter. Y en medio de ambos intenta abrirse camino el flamante Gobierno de Unidad apuntalado por la ONU este mes.

Entre Al Baida y Trípoli se encuentra el municipio de Sirte, tomado por el Estado Islámico, que cuenta con más de dos mil hombres en Libia y domina una franja costera de 200 kilómetros. La situación se puede volver más caótica aún si el Gobierno de Unidad no consigue en enero poner el pie en Trípoli para emprender sus funciones.

El Estado Islámico puede aprovechar la fragmentación del país para hacerse con pozos y refinerías de petróleo. Y no solo eso. El Consejo Internacional de Museos (ICOM), una ONG creada en 1946 que mantiene una relación formal con la Unesco, advierte del peligro que corre el patrimonio artístico del país y ha publicado una lista roja de emergencia con 39 objetos culturales en riesgo de ser robados y vendidos en el mercado ilegal.

La intención de este organismo, con presencia en 137 países, es animar a los museos, casas de subastas y marchantes a que no compren estos objetos sin antes verificar la legitimidad de su procedencia.

El ICOM pretende que los objetos de esta lista, perfectamente documentada en Internet, puedan ser disfrutados por generaciones futuras. Algo que, en principio, no entra en el programa de intenciones del Estado Islámico.

Por Francisco Peregil para El País