4 abril, 2016

La Unesco declara la ciudad vieja de Santiago valor universal excepcional

scale

Destaca su estado de conservación y también reconoce la Ruta Jacobea

El casco histórico de la capital de Galicia suma un nuevo reconocimiento a su ya larga lista de distinciones. La ciudad vieja de Santiago ha sido declarada de forma retrospectiva Valor Universal Excepcional por el comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, que se reunió el pasado mes de junio en Doha (Catar). Junto a la urbe gallega también recibió el mismo reconocimiento el Camino de Santiago. El nombramiento le fue comunicado al Concello compostelano por parte del Ministerio de Cultura, y en la declaración se resalta de Compostela el extraordinario conjunto de monumentos que en sus calles y plazas reúnen edificios románicos, góticos, renacentistas, barrocos y neoclásicos. Entre las características más valoradas por los miembros del comité de Patrimonio destaca el estado de conservación del casco histórico de la ciudad, en parte debido a las políticas que preservaron la integridad de los monumentos y edificios que forman el conjunto de arquitectura civil y religioso.

No se olvidan los expertos del enclave único que supone la catedral de Santiago «obra maestra de la arquitectura románica» y de la praza del Obradoiro, a la que define como una de las zonas urbanas más bonitas del mundo. Además, se destaca en esta distinción que la ciudad vieja de Santiago es un lugar habitable y animado en donde turismo, habitantes y locales comerciales se unen, e incluso se mantienen espacios naturales que han sido preservados pese al desarrollo urbano. También se hacen referencias al fenómeno jacobeo y a las distintas rutas del Camino de Santiago y a la protección y conservación que ha llevado a cabo sobre todo el Consorcio de Santiago, tanto para restaurar viviendas como locales comerciales, que logran preservar las actividades tradicionales del centro histórico.

Un requisito imprescindible

Desde el año 2007 para poder aspirar a la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco es necesario contar con la declaración de Valor Universal Excepcional. De ahí que para todos aquellos bienes naturales y culturales incluidos entre los años 1978 y 2006 -como es el caso tanto del Camino de Santiago como del casco histórico compostelano- este reconocimiento debe elaborarse y aprobarse con posterioridad.
En la última reunión del comité de Patrimonio Mundial de la Unesco celebrada en Catar se aprobaron 127 declaraciones de bienes de todo el mundo, de las que 16 eran españolas. El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y todo el Real Sitio fue otro de los enclaves culturales que obtuvieron la distinción.

Una treintena de distinciones

La ciudad de Santiago y el Camino que finaliza en la capital gallega acumulan reconocimientos a su patrimonio histórico, cultural y a su buen estado de conservación. Distinciones que comenzaron hace más de 70 años, cuando en 1941 la ciudad fue declarada conjunto histórico de interés nacional. El 4 de diciembre de 1985 llegó la declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, a la que se sumó el Camino de Santiago en 1993. En 1998 la ciudad recibió el premio europeo de urbanismo y en el 2004 la Ruta Jacobea fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia. Así hasta casi una treintena de reconocimientos tanto al itinerario religioso y cultural como al conjunto histórico arquitectónico de Santiago. Cuando la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985 solo había en España seis lugares con esta distinción: la Alhambra, la catedral de Burgos, el centro histórico de Córdoba, el Escorial, las obras de Gaudí y Ávila.

En España hay 44 enclaves Patrimonio Mundial

La lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco cuenta en 44 bienes ubicados en España, el segundo país con un mayor número de reconocimientos tras Italia, que alcanza el medio centenar. De ellos, cuatro son gallegos: la ciudad vieja de Santiago, declarada en 1985; la Ruta Jacobea, en 1993; la muralla romana de Lugo, en el 2000; y la última incorporación, la Torre de Hércules, en el 2009.
En el listado hay bienes culturales, bienes naturales o mixtos, aunque predominan los primeros. Solo está considerados en España Patrimonio Mundial Mixto el Monte Perdido en los Pirineos e Ibiza. Afortunadamente ninguno de ellos está en peligro, ya que en la clasificación que periódicamente establece la Unesco no solo se diferencia el tipo de patrimonio sino también su estado de conservación y el riesgo de desaparición. Y no son pocos los enclaves en riesgo, sobre todo en países en conflicto. En Afganistán, por ejemplo, tanto los vestigios arqueológicos de Jam como los del Valle de Bamiyán corren el riesgo de desaparecer, algo que también ocurre en otros lugares de Egipto, Irak o Jerusalén. El mismo camino siguen algunas reservas naturales cuya pervivencia está en peligro como son los bosques lluviosos tropicales de Sumatra, la reserva de biosfera de Río Plátano en Honduras, la de Monte Nimba en Guinea o el parque nacional de Smien en Etiopía.

Un millar de lugares

La lista oficial del Patrimonio Mundial de la Unesco incluye más de un millar de bienes, de los que 31 son transfronterizos. De ellos, 779 son enclaves culturales, 197 naturales y 31 mixtos. Actualmente hay 46 que están en peligro por los conflictos bélicos, su mal estado de conservación o la creciente urbanización.

Por E. Álvarez para La Voz de Galicia