31 marzo, 2014

La Tate tiene que devolver un Constable robado por los nazis

constable

Por primera vez, la londinense Tate Gallery tiene que devolver una obra de arte ante las evidencias encontradas de que fue robado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Un comité de expertos nombrado por el gobierno británico ha realizado un informe en el que la Tate tiene la obligación moral de de entregar «Un barco varado» (1824), de John Constable, a la familia de su legítimo dueño, un coleccionista húngaro que murió en 1958.

En el citado documento, estos especialistas (conocidos como el comité del expolio) critican al museo por no realizar las investigación necesaria en torno a la pintura, que fue donada a la Tate por un coleccionista privado. «No era muy difícil realizar las pesquisas. Hungría la ha incluido en la lista oficial de obras robadas desde los últimos años cuarenta», se afirma en el informe.

El Constable perteneció originariamente al aristócrata Baron Ferenc Hatvany, afincado en Budapest, que contaba con una gran colección de arte. Sus herederos descubrieron hace dos años que «Un barco varado» había terminado en la Tate. Lo reclamaron oficialmente al citado comité.

Ocultar información

Hatvany adquirió la pintura en una subasta en París en 1908. En 1942, ante la amenaza de bombardeos aliados en Budapest, el aristócrata pueso muchas de sus obras de arte a salvo, pero otras permanecieron en sus residencias.

Dos años después, tras la invasión de Hungría por los alemanes, Hatvany se escondió hasta que las tropas soviéticas entraron en el país en febrero 1945. En ese momento, los soldados del Ejército Rojo saquearon todo.

El comité, presidido por Sir Donnell Deeny, también acusó a la Tate de ocultar información sobre la obra de arte a los herederos y deja claro que no se les ha facilitado todo el material que ellos solicitaron.

En un rápido comunicado la Tate ha afirmado que devolverá el Constable a sus legítimos propietarios.

Por ABC.