4 junio, 2018

La sede histórica del Santander se convierte en museo de arte

1527865066_385241_1527872778_noticia_normal_recorte1

Más de 1.000 piezas de Rubens, El Greco, Picasso, Gutiérrez Solana o Miró abandonan Boadilla del Monte para exponerse un nuevo centro en la capital cántabra

Más de mil obras de artistas como Rubens, El Greco, Van Dyck, Picasso, Sorolla, Miró, Chillida y Gutiérrez Solana viajarán a Santander para alumbrar un nuevo centro cultural en la sede social en la capital cántabra del banco Santander, el histórico edificio del Paseo de Pereda. El grueso de esta colección privada del grupo será trasladado desde la Sala de Arte de la Ciudad Financiera que la entidad posee en la localidad de Boadilla del Monte (Madrid).

Junto a las piezas de estos grandes maestros de la historia del arte, que en el caso de Gutiérrez Solana, pintor que estuvo muy vinculado a Cantabria, suman 32, “la mayor colección privada del mundo” de este artista, según el comunicado emitido hoy, viernes, por el banco, la sala de exposiciones albergará también dibujos, esculturas, diversos objetos de artes decorativas, tapices, cerámicas, muebles, relojes, así como un gran conjunto de monedas y billetes.

La inversión inicial, que supone la transformación de las oficinas de este conjunto arquitectónico, alcanzará los 40 millones de euros para dar vida a este nuevo museo. La fecha de comienzo de las obras está aún por determinar, han informado desde la entidad bancaria. Este mismo espacio albergará, asimismo, la Casa Museo Banco Santander, una zona institucional que, en colaboración con la Universidad de Cantabria, permitirá a los visitantes recorrer “la historia común” de esta empresa financiera y la ciudad. Desde el banco se ha subrayado que será un lugar con una marcada apuesta interactiva y digital para sus visitantes. Asimismo, se abrirá un área de eventos para la “interacción con la sociedad”, con varias salas que celebrarán actividades formativas y culturales, añade el comunicado. El Pereda completará su oferta como el lugar que acoja una flagship, “la oficina más vanguardista del grupo, un espacio innovador que integra lo más avanzado de la tecnología, con la posibilidad de conexión con cualquier país del grupo, junto con el trato personal al cliente”.

La presidenta del Santander, Ana Botín, ha declarado este viernes, en la presentación en la capital cántabra que el que ha denominado como Proyecto Pereda “sea el símbolo” del compromiso del banco “con Cantabria y con Santander, en un momento de transformación y grandes retos para todos”. Con ello, se quiere que el edificio Pereda se un eje cultural que se abra a la ciudad y sirva como “polo de atracción turística” para el crecimiento y la proyección nacional e internacional de Cantabria y como “activo cultural de primera magnitud para la ciudad”. En este sentido, se hace hincapié en el céntrico emplazamiento del Pereda en Santander, en una zona muy transitada y popular.

El Santander ha anunciado en el mismo acto que para la remodelación del Edificio Pereda se contará con el prestigioso arquitecto inglés David Chipperfield, conocido, entre otros trabajos, por la ampliación de la Royal Academy de Londres, centro dedicado a las artes visuales. La principal misión de Chipperfield será “conservar y realzar los elementos arquitectónicos, históricos y artísticos del edificio, integrándolos con su uso institucional”.

El Proyecto Pereda incluye asimismo la transformación del edificio del Santander en la calle de Hernán Cortés para ser la sede de la Dirección Territorial de Cantabria, y acoger finalmente un mirador en la azotea abierto al público. En este caso, las obras para el nuevo uso del edificio correrán a cargo de los arquitectos Antonio Cruz y Antonio Ortiz, a los que se encargará que lo doten de “espacios de trabajo más dinámicos”.

Noticia original de El País