15 abril, 2016

La restauración del castillo de Matrera gana un premio internacional

1460557756_251641_1460557920_noticia_normal_recorte1

“Estamos muy contentos”, apunta el arquitecto Carlos Quevedo tras alzarse con el galardón Architizer A+ en la categoría de preservación

El voto del público ha concedido el prestigioso premio internacional de arquitectura Architizer A+, en la categoría de preservación, a la controvertida restauración del castillo de Matrera, en Villamartín (Cádiz), una obra que ha soportado duras críticas y ha llegado a ser comparada con la enternecedora pintura del Ecce Homo de Borja. “Estamos muy contentos”, comenta el arquitecto responsable del proyecto, Carlos Quevedo, quien el próximo 12 de mayo viajará a Nueva York para recoger el galardón.

“Ha sido un reconocimiento, después de las críticas, a todo el trabajo hecho durante cinco años”, sostiene el urbanista, con estudio en Cádiz (Carquero Arquitectura). Recibió la buena noticia la tarde de este martes a través de un correo electrónico. El proyecto sobre la torre Pajarete de la fortaleza de Villamartín, construida en el siglo IX y declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 1985, ha supuesto “un gran esfuerzo” y ha sido un trabajo “riguroso”, defiende.

La obra del castillo de Matrera figurará en una publicación junto al resto de proyectos premiados. El arquitecto envió su propuesta a la organización de los premios el pasado enero, antes de que saltara la polémica, y esta ha ido pasando filtros hasta llegar a la fase final de los Architizer A+, en la categoría de preservación.

Un jurado compuesto por 300 especialistas seleccionó el trabajo junto al de otros cuatro aspirantes. De la actuación de Quevedo resaltó su “ejemplo de un esfuerzo desinteresado” por mantener el patrimonio ante el “abandono y la inaccesibilidad”. Ahora, gracias al apoyo del público, la iniciativa del arquitecto gaditano se ha impuesto a los aspirantes de Nueva York, Los Ángeles, París y Cortrique (Bélgica).

La restauración del castillo fue duramente criticada por expertos como la asociación Hispania Nostra, un colectivo de carácter no lucrativo dedicado a la defensa del patrimonio cultural y natural del país. “Es una vergüenza para España, un desprestigio. La prensa internacional la ha calificado como la peor restauración del mundo. Se ha llevado al extremo la legislación sobre restauración que obliga a distinguir las partes nuevas de las originales y se ha dañado el entorno con una cosa blanca, enorme. La actuación va en contra de toda norma, incluso, de la ley de patrimonio andaluz”, dijo el vicepresidente de esta entidad, Carlos Morenés.

“Es una recompensa”

Quevedo sigue manteniendo la postura que adoptó cuando surgieron los reproches. “Creemos que todas las opiniones son respetables y que cualquier debate es enriquecedor. La arquitectura es una disciplina mucho más completa de lo que se puede sacar de una simple imagen”, sostiene el arquitecto, sin entrar en polémicas.

La obra para consolidar los muros de la torre de Villamartín y recuperar la volumetría que había perdido contó con el visto bueno de la Consejería andaluza de Cultura. La reconstrucción se abordó con restos de los materiales originales, revestidos con mortero de cal blanco, un material habitual en las restauraciones para distinguir la parte nueva de la original, extremo que exige la ley.

Quevedo resta importancia a la controversia y expone su satisfacción por el reconocimiento. “Supongo que ahora se volverá a formar revuelo, pero desde el otro punto de vista. Es una recompensa”, concluye, de buen humor.

Por Esperanza Codina para El País