21 febrero, 2011

La Real Academia Nacional de Medicina promueve la creación de un museo (Europa Press)

La Real Academia Nacional de Medicina (RANM) promueve la creación de un museo de Medicina en Madrid que llevará por nombre Infanta Margarita (MMIM) y que se espera pueda abrir sus puertas antes de 2014. Su objetivo será acercar a la sociedad el pasado, presente y futuro de esta disciplina a través de más de 2.500 objetos propios de esta profesión, entre instrumental quirúrgico y material de laboratorio.

Así lo han anunciado este jueves el presidente de la RANM, Manuel Díaz-Rubio, quien ha explicado en una rueda de prensa que el nombre de este museo se ha elegido “en homenaje a la labor siempre atenta y respetuosa que la Casa Real siempre ha ejercido con el conocimiento biomédico en general y con la RANM en particular”.

Según Díaz-Rubio, este museo –para el que se está eligiendo sede dentro del barrio de los museos en la capital, que se podría conocer en unos meses– “no sólo será un almacén de objetos antiguos”, sino un centro de investigación y enseñanza donde niños y adolescentes podrán “interactuar” con las obras expuestas y aprender de esta experiencia.

Este centro, que tendrá financiación privada pero que aún no cuenta con un presupuesto calculado para su puesta en marcha, dividirá sus futuras instalaciones en cuatro áreas: una destinada a los instrumentos o experiencias relacionadas con el ser humano sano; otra con la persona enferma enfocada desde el punto de vista biologicista; otro de medicina y sociedad y otra sobre la medicina del futuro.

Esta iniciativa forma parte del objetivo de la RANM de abrirse a la sociedad civil y reforzar los lazos con la comunidad científica. Según Díaz-Rubio, quieren “un museo vivo, capaz de convertirse en correa de trasmisión a los ciudadanos de las muchas cosas fascinantes que han recorrido el ejercicio de la Medicina a lo largo de los siglos”. “Además de exponer numerosas piezas, la faceta divulgativa del museo sin duda tendrá un impacto en la salud de la población”, concluye.

logo_europapress