10 agosto, 2010

La otra cara de las colecciones de museo.

Sólo una mínima parte de las colecciones que atesoran nuestros museos está expuesta al público.

El resto descansa habitualmente en cámaras acorazadas o almacenes perfectamente controlados y vigilados. Hemos entrado en seis centros de arte contemporáneo y hemos hablado con sus responsables para saber cómo y quién organiza los fondos, el bien más preciado de un museo. Cuántas obras guardan, cuántas compran, cuántas prestan… Entre los seis cuentan con más de 34.000 obras de arte. Pasen y vean, la puerta ya está abierta.

Museo Reina Sofía
Una veintena de personas se ocupa de la Colección del Reina Sofía. Un equipo pequeño teniendo en cuenta que es la mayor de nuestras colecciones de arte contemporáneo con 19.000 piezas fechadas entre 1881 y la actualidad. Rosario Peiró, responsable del área desde la llegada de Manuel Borja-Villel al museo, reconoce la importancia del Guernica aunque prefiere evitar el término de ‘estrella’: “Es la pieza más visitada, alrededor de la cual se articulan los discursos fundamentales y define la personalidad del museo”. Para conocer el origen de estos fondos, de los cuales sólo están expuestas unas 1.000 piezas, hay que remontarse al antiguo MEAC y a la colección del siglo XX del Museo del Prado, germen de la actual. Las lagunas más graves las ve Peiró en los años 60 y 70; las compras las realiza en galerías, subastas o estudios (las menos, en ferias) con un presupuesto de 8 millones de euros al año. Una curiosidad: los préstamos han aumentado después de la nueva reorganización de la colección.

IVAM
El 61 por ciento de la colección del IVAM proviene de legados: 6.492 de las 10.643 piezas que conforman sus fondos son donaciones. La directora del museo, Consuelo Císcar, destaca dos: la realizada por las herederas de Julio González y, más reciente, la del también escultor valenciano Miquel Navarro. “Además de las de Ignacio Picarro, Gabriel Cuallado, Gerardo Rueda o John Davies -dice Císcar- . Tenemos obra de más de 500 artistas de todo el mundo que han depositado su confianza en nuestro centro para garantizarles el cuidado de su obra”. De hecho, fueron los fondos de Julio González el origen de la creación del centro, que posee asimismo uno de los mejores conjuntos europeos de fotografía y fotomontaje. La pieza estrella: quizá La mujer ante el espejo de González. El público puede ver, en el IVAM o, temporalmente, en otros museos, unas 3.000 piezas, el resto permanece en los almacenes con cámara acorazada y sistemas de seguridad adecuados para su conservación. Además, el centro valenciano recibe al año entre 800 y 1.500 peticiones de prestamos. “La colección forma parte del carácter definitorio del IVAM y facilita el intercambio de piezas con otros museos para proyectos expositivos”, asegura la directora, que ha manejado un presupuesto de 1.227.720 en 2009 para adquirir nuevas piezas para un colección en constante desarrollo.

Fundación ‘la Caixa’
Lleva más de 115 exposiciones desde 1987, alguna tan celebrada como la que inauguró CaixaForum Barcelona en el 2002, la puesta de largo de su actual sede. De las 869 obras que forman parte de la Colección de Arte Contemporáneo (en total la Obra Social tiene 9.056 obras) un 66% son de artistas españoles, a los que Nimfa Bisbe, responsable de la colección junto a los asesores Vicente Todolí y Paul Schimmel, da un papel significativo dado su carácter de colección española. Su lema es que “la colección existe para ser expuesta” y en parte lo está, de manera permanente, en CaixaForum Barcelona. Algunos artistas, como Gordillo, Sevilla o Uslé, han sido artífices de especiales exposiciones, aunque el próximo en releer los fondos es el comisario Valentí Roma, que el 15 de septiembre presenta Humano demasiado humano, con obras los 50 y 60.

CAAC
Admite Juan Antonio Álvarez-Reyes que las colecciones públicas españolas han avanzado mucho, pero no lo suficiente: “Se partía de una erial y se sembró bastante en una etapa democrática, aunque ahora parece que vamos a entrar en barbecho”. Lo dice muy consciente de que su presupuesto de compras para 2010 es de 100.000 euros frente a los 500.000 de 2008. Lejos del afán de posesión, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo colecciona desde 1970 para generar contexto. No en vano, sus fondos se centran en la producción artística realizada en Andalucía, de cuyos artistas han recibido hasta 321 donaciones. Uno de los nombres ausentes es Nacho Criado y la Celda de Louise Bourgeois es una de sus mejores adquisiciones. En total son 2.157 las obras que aguardan en las áreas de reserva del sevillano Monasterio de la Cartuja y los préstamos y las colaboraciones con otras colecciones son constantes y algo que, según el director, es necesario intensificar.

Museo Patio Herreriano
El Museo Patio Herreriano de Valladolid disfruta de un original estatus: sin colección propia es, desde su creación, depositario de la Colección de Arte Contemporáneo, formada por un conglomerado de empresas, modernos mecenas que compran arte desde 1987, asesorados, eso sí, por Antonio Bonet Correa, Simón Marchán y Eugenio Carmona, con la coordinación de María de Corral. “El museo se encarga de conservar, exhibir y difundir este conjunto de 1.105 piezas, 199 expuestas”, dice la directora del centro, Cristina Fontaneda quien destaca, entre las piezas principales, los dibujos preparatorios de Dalí para Construcción blanda con judías hervidas. Compran entre 20 y 30 piezas al año, normalmente en ARCO, aunque también en subastas o a otros coleccionistas. Desde el nacimiento de la colección, se han cursado más de 100.000 peticiones de préstamo.

DA2 y Colección Coca-Cola
Al ser un centro de arte y no un museo, el DA2 de Salamanca no exhibe su colección de manera permanente aunque, dos o tres veces al año, se realizan muestras temáticas relacionadas con ella. La última se ha abierto este mismo mes de julio y en su título (Retóricas del objeto en el arte actual en las Colecciones DA2 y la Fundación Coca-Cola) da cuenta de su mayor singularidad: la de reunir dos colecciones que, pese a ser diferentes en cuanto a concepto, se complementan perfectamente. La primera, la DA2, se inició en 2002 y cuenta ya con 308 obras ligadas directamente a las exposiciones del centro de arte. Al frente está Javier Panera que compra junto a un comité compuesto por María de Corral, Marta Gili y Cecilia Pereira. Con los mismos asesores de compra y depositada en el DA2 desde 2007, la Colección Coca-Cola cuenta con un total de 325 piezas que Lorena Martínez de Corral, su directora, intenta engrosar cada año en ARCO, aunque este año, con la mitad de presupuesto.

el_cultural