13 marzo, 2013

La Ley de Mecenazgo, ahora en ámbar

“Podrán los encantadores quitar la aventura, pero no el esfuerzo y el ánimo”. Al Quijote, nada más y nada menos, tuvo que echar mano el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, para explicar cuáles son sus intenciones. Hablamos, para situarnos, de la Ley de Mecenazgo, de la ley de todas las leyes, de la ley en la que el actual Ministerio ha empeñado todas sus naves. Pues bien, ha pasado casi un año y medio desde la primera promesa en firme nada más estrenado el Gobierno en curso… y ahí estamos. Cada vez más cerca.

¿Cuánto queda todavía? Gran pregunta. “De momento, está encendida la luz ámbar”. Pequeña respuesta. De esta imprecisa manera, se refirió Lassalle en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados al momento que vive la ley. Probablemente, el secretario no cayó en la cuenta de que después del ámbar viene el rojo, no el verde. Sea como sea, insistió que nadie por delante de él desea y cree con más firmeza en la necesidad de “democratizar la intervención de la sociedad civil en la cultura”; afirmó que ya cuenta con la complicidad del Ministerio de Hacienda, y, puestos a ser optimistas, se declaró convencido de que saldrá adelante “más pronto que tarde y siempre antes del fin de la legislatura”. Y ahí, en ámbar, se quedó la cosa.

De forma algo más concreta, eso sí, se supo que el proyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual está listo. Y lo está de tal modo que Lassalle espera que se apruebe en el Consejo de Ministros esta misma semana. Lo que sí es seguro es que pasará por la siguiente comisión de subsecretarios, que es el paso previo para llegar a la reunión de los viernes.

Todas estas declaraciones tuvieron lugar durante la presentación del Plan Operativo Anual 2012, que es como en la jerga del lugar se llama a la puesta en claro del estado de la cuestión. Es decir, la explicación detallada de lo que se ha hecho a fecha de hoy del Plan Estratégico 2012-2015. Por ese documento, el secretario afirmó que el 54,28% del total de los proyectos de su incumbencia presupuestados está ya ejecutado. Y ello, pese a los rigores del momento; y ello pese a que alguno de los objetivos sufra un ligero retraso.

Entre los que han logrado “una menor consecución”, según reza el texto, figuraría curiosamente el que obedece al epígrafe: “Incentivar la participación y el protagonismo de la sociedad civil en el apoyo y el fomento de la cultura”. Es decir, lo que tiene que ver con el color ámbar de antes. En cualquier caso, para 2013, se desarrollarán tres proyectos tres para paliar lo anterior: “La creación de una base de datos de entidades y personas físicas interesadas en acciones de mecenazgo; la creación de un distintivo honorífico de mecenazgo; y la elaboración de la estrategia estatal del mecenazgo”. Queda claro cuál es el interés de Lassalle.

Por Luis Martínez en El Mundo