8 febrero, 2011

La Guardia Civil se alía con el arte (Diario Sur)

Nacieron para el peligro. Concretamente, su misión es desactivar artefactos explosivos. En principio, nada que ver con el arte. ¿O sí? Fernando Sánchez Castillo les ha encontrado relación. El artista madrileño ha recurrido a los robots de la Guardia Civil para demostrar que no hay verdades absolutas y que los objetos pueden tener más funcionalidades que las que les viene dada. En este caso, los dispositivos del Instituto Armado han cambiado y cambiarán durante unas semanas el riesgo por el arte. Han empuñado la brocha y se han puesto por primera vez manos a la obra para realizar varios cuadros «con un valor único» creados específicamente para el CAC Málaga.

guardia_civil_arteHasta el próximo 3 de abril se puede ver el resultado en ‘Método del discurso’, exposición de pinturas, esculturas y videoinstalaciones con la que Sánchez Castillo da una nueva vuelta de tuerca a esa idea de reinterpretar la realidad con la que ha abordado anteriormente ámbitos como la política, la historia, el poder o la violencia. A ellos regresa para imaginar «una sociedad mejor» en la que estos robots no tengan que ser utilizados «en situaciones traumáticas, sino en situaciones creativas», como aseguraba ayer el propio artista en la presentación de la muestra, a la que también asistieron el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el delegado municipal de Cultura, Miguel Briones; y el director del CAC Málaga, Fernando Francés.

Tomando como base la célebre obra de René Descartes (‘Discurso del método’) y la alteración del uso de las cosas que postulaba Marcel Duchamp, el artista madrileño demuestra que es posible modificar los usos sociales y políticos impuestos y descubrir otra cara de la realidad. Lo deja ver en las creaciones de los robots. Tanto en las pinturas como en las esculturas. Pero también en la pintura ‘Paseando por las calles de Málaga’, un ‘cameo’ que realiza el agente del GEDEX Ricardo Manrique.

Una disciplina militar
«En esta sociedad hay gente empeñada en hacernos callar y otra en hacernos vivir y en esa relación diálogo-vida se escribe el arte», consideró Fernando Sánchez Castillo, al que esta experiencia junto a estos «héroes de la España contemporánea democrática», le ha hecho identificarse con ellos. «En cierta forma el arte también sería disciplina casi militar, ya que requiere unos procesos, unos conocimientos, una dedicación y un espíritu de trabajo muy austero que encaja muy bien con el militar».

Con él acomete también el artista madrileño las otras obras que completan la exposición, como el vídeo ‘Pegasus Dance’, en el que pone a bailar a los camiones antidisturbios de la Policía holandesa de Rótterdam al son de la música clásica frente el mar. En este caso, pasan de ser instrumentos de represión a herramientas culturales.

También da un giro a la funcionalidad de los monumentos en ‘Alimentador de pájaros’, un busto del rey Felipe V que hace las veces de dispensador de comida para las aves. Mientras que en la escultura denominada ‘Evento’, rinde homenaje a los cambios sociales producidos por la iniciativa popular y las revoluciones urbanas. Para ello utiliza el bronce, material habitualmente asociado al poder.

Logo_Diario_Sur