9 septiembre, 2013

La Fundación Miró reflexionará sobre la importancia del horizonte en el arte

La exposición pretende “indagar en su enigmática dualidad, repasar la naturaleza cambiante de su representación y reflexionar sobre su papel como espejo paradójico”

Una gran exposición dedicada al horizonte como elemento recurrente en la historia del arte moderno, desde el siglo XIX hasta la actualidad, será el principal atractivo de la temporada 2013-2014 de la Fundación Joan Miró.

Martina Millà, comisaria de la exposición, que se exhibirá desde el 23 de octubre al 16 de febrero, ha explicado que esta muestra será una “oportunidad para meditar y reflexionar sobre el concepto del horizonte y su importancia en el arte moderno”.

La exposición pretende “indagar en su enigmática dualidad, repasar la naturaleza cambiante de su representación y reflexionar sobre su papel como espejo paradójico de las mutaciones de la historia y la cultura”.

Bajo el título “Ante el horizonte”, la Fundación Miró reunirá obras de Arnold Böcklin, Claude Monet, Ed Ruscha, Carl Andre, David Hockney, Antoni Tàpies, Joan Miró, Perejaume y Magritte, organizadas en una secuencia de conversaciones entre representaciones pictóricas, fotográficas y escultóricas, desde el Romanticismo y el Impresionismo hasta nuestros días.

Desde febrero a julio del próximo año, la Fundación barcelonesa continuará profundizando en sus propios fondos con una exposición que analizará la trascendencia de la obra de Miró en el espacio público.
A partir de esbozos, dibujos preparatorios, maquetas, fotografías o vídeos se presentará la obra mironiana destinada a esos espacios públicos.

La temporada 2013-14 se cerrará con la amplia retrospectiva dedicada a la artista norteamericana Roni Horn, ganadora de la cuarta edición del Premio internacional Joan Miró por su interés en “explorar nuevas dimensiones y horizontes”.

En esta exposición, según Millà, habrá una mezcla de obras de Horn, realizadas desde los años 90 hasta ahora, entre ellas sus series fotográficas, dibujos, instalaciones, piezas de terracota y alguna obra realizada expresamente para esta ocasión.

La directora de la Miró, Rosa María Malet, ha anunciado que la Fundación continuará con la organización de muestras itinerantes a partir de la colección propia formada por 14.000 piezas.

Si desde junio pasado hasta abril de 2014, Taiwán acoge la exposición Mujeres, pájaros, estrellas, a partir de octubre próximo el Museo Muñoz Sola de Arte Moderno de Tudela (Navarra) albergará la “Galería de antirretratos” de Joan Miró, que incluye 26 grabados de gran formato, correspondientes al último período del artista.

En contraste con el negro, la presencia del rojo, el amarillo o el azul y la huella del carborundo configuran una serie de personajes antropomorfos, primitivos y llenos de humor, personajes que aparecen en el centro de la composición rodeados de signos astrales y con unos ojos frontales que no dejan de mirar al espectador.

También en Tudela, la Fundación María Forcada-Casa del Almirante mostrará en Impresiones una selección de 42 obras de artistas como Braque, Calder, Chillida, Giacometti, Miró o Tàpies, provenientes de una donación realizada por Aimé Maeght, marchante de Joan Miró.

Entre marzo y mayo de 2014 se exhibirá la exposición “Haber hecho un lugar donde los artistas tengan derecho a equivocarse”, que recuperará algunas de las 249 exposiciones que en los últimos 35 años se han mostrado en el Espai 10 y el Espai 13.

La Fundación Miró será el escenario, con la colaboración de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), los días 7 y 8 de noviembre de un seminario para analizar el estado actual de los estudios mironianos.

En el nuevo espacio dedicado en el vestíbulo de la fundación a la fotografía, se podrán contemplar exposiciones dedicadas a Pere Formiguera, Kathrin Golda y Joaquim Gomis.

Por La Vanguardia