10 julio, 2015

La Fiscalía se querella contra la directora de la Alhambra por malversación y prevaricación

mar-villafranca

La Fiscalía Provincial de Granada ha presentado hoy lunes una querella contra la directora de la Alhambra, Mar Villafranca, y otros tres directivos del Patronato de la Alhambra, así como dos empresarios vinculados a la firma GTP, a quienes acusa de malversación de caudales públicos, prevaricación continuada y blanqueo de capitales.

El escrito de la Fiscalía entró en el Decanato de los Juzgados a primera hora de la mañana y está pendiente de reparto. En la querella la Fiscalía se pronuncia sobre la investigación que ha venido realizando la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional en torno al contrato de adjudicación del servicio de audioguías del monumento. La investigación, por la que fueron detenidas y prestaron declaración los cuatros directivos de la Alhambra el pasado día 25 de junio, se remonta al mes de febrero aunque las irregularidades podrían llevar hasta el año 2007, fecha de la concesión del contrato. Villafranca y los otros tres directivos del Patronato -la secretaria general, Victoria Chamorro, el contable, José María Visedo, y un interventor de la Junta- quedaron en libertad con cargos, al igual que los empresarios de GTP, el administrador único de la empresa y su director general. Un comunicado del ministerio público, “sin perjuicio de lo que resultare posteriormente” en el transcurso de la investigación, apunta a un presunto delito continuado de prevaricación administrativa, un delito continuado de malversación de caudales públicos y un delito de blanqueo de capitales.

La Fiscalía se mostraba esta mañana hermética a la hora de difundir detalles acerca del contenido de la querella hasta que el escrito no llegue a las partes. La querella ha sido formalizada ante el Decanato de los Juzgados de Granada para su reparto al que por turno corresponda, al haber sucedido los hechos objeto de investigación en la ciudad. Según ha podido saber este periódico en fuentes solventes, el escrito detalla o cuantifica las cantidades que podrían haberse defraudado en el caso.

Tiques falsos

El ministerio fiscal venía investigando si GTP blanqueó dinero inflando su facturación con ventas ficticias a los turistas para poder así saldar su deuda con la Alhambra. Como ha venido informando EL MUNDO, la investigación apunta a que la empresa introducía al parecer en las cajas de recaudación dinero en efectivo que llegaba desde Sevilla -donde tenía su sede- y lo justificaba emitiendo tiques falsos por el alquiler de audioguías para grupos. Ese dinero ‘blanqueado’ le habría servido a GTP, presuntamente, para saldar parte de su deuda con el Patronato de la Alhambra, que el 14 de febrero de 2011 le reclamaba 683.286,74 euros por los cánones pactados desde que empezó a prestar el servicio en 2007. La Agencia Tributaria detectó «ingresos simulando facturación por ventas o servicios inexistentes» en las cuentas de GTP y formuló una denuncia ante la Fiscalía de Granada, que es la que abrió la investigación a principios de enero.

La Alhambra adjudicó en 2007 la explotación del servicio de alquiler de audioguías y equipos receptores para grupos a la empresa GTP, que ofreció 77.000 euros de canon anual, revisable conforme al incremento del IPC, y un canon anual variable del 47% sobre la facturación que generase el servicio. Como informó El MUNDO el contrato se modificó por lo que la Alhambra asegura que fue un error de transcripción para rebajar el canon fijo a 15.000 euros y el variable al 15%, muy por debajo incluso de los precios de licitación, que eran 60.000 euros de cuota anual fija y un 25% variable.

En el año 2010, la Alhambra realizó un informe sobre el servicio de audioguías, constatando que había recaudado 419.410,92 euros menos de lo esperado, atribuyéndolo a una posible mala gestión por parte del nuevo adjudicatario. Hasta entonces, éste no había hecho efectivo ninguno de los cánones pactados, pese a que llevaba casi tres años explotando el servicio. El empresario había intentado hacer valer el error de transcripción para ahorrarse gran parte del dinero que debía pagar por la explotación del servicio de audioguías del monumento.

En 2011, la Alhambra le dio un mes de plazo para ingresar los 683.286,74 euros correspondientes a los cánones fijos de 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011 y variables de 2007, 2008, 2009 y 2010, ya que la facturación de 2011 todavía se desconocía para aplicarle el 47% ofertado por el contratista. Es decir, que en ese momento, cuando el contrato firmado cuatro años antes estaba próximo a expirar, GTP no había pagado nada a la institución por haberle cedido la explotación de las audioguías. El Patronato podría haber iniciado un procedimiento de apremio para cobrar la deuda, pero renunció a ello alegando que había alcanzado un acuerdo con el contratista para ponerse al día. Si en tres meses no pagaba el 50% de la deuda, se iniciaría un procedimiento de apremio «a través de la Hacienda Pública de la Junta de Andalucía». Así lo manifestó la secretaria general del patronato, Victoria Chamorro, en el pleno de la institución que aprobó las cuentas de 2010 y que debió de celebrarse a principios de 2011.

La Alhambra ha facilitado a la prensa un extracto del acta manuscrita de ese pleno en la que consta el lamento de la concejal del PP en el Ayuntamiento de Granada, Isabel Nieto, por que el procedimiento de apremio para cobrar la cantidad que adeudaba GTP no se hubiera iniciado con anterioridad. La respuesta oficial por parte de la secretaria general del Patronato fue que “el inicio de la vía de apremio imposibilitaría a esta empresa deudora a participar en cualquier procedimiento de contratación, razón por la cual se ha preferido darle un margen de tiempo para solventar sus problemas transitorios de liquidez”, según consta en acta. Cabe recordar que la vía de apremio habría posibilitado el cobro de intereses de demora o recargos que en la liquidación practicada por la Alhambra no constan.

El contrato, prorrogado

Pese a todas esas irregularidades, el Patronato de la Alhambra acabó prorrogando el contrato con GTP por otros cuatro años. María del Mar Villafranca señaló a este periódico que era la mejor manera de garantizarse el cobro de la deuda. La Fiscalía observa “una actuación aparentemente negligente del Patronato que no somete a suficiente control su participación en el negocio y que cede ante los retrasos en el pago y las pretensiones de mejora del contrato” de la empresa.

Tras declarar en calidad de detenida ante la Policía, Villafranca, que consideró dañada su presunción de inocencia, anunció que si finalmente era imputada por este caso pondría su cargo a disposición de sus superiores, aunque se mostró convencida de que la adjudicación ha podido tener “incidencias” pero nunca de “relevancia penal”.

Pero el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, pidió a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que cese “de manera inmediata” a Villafranca, ante lo que llamó “un nuevo escándalo” que se une “a un largo rosario de irregularidades”, mientras que la vicesecretaria general del PP granadino, Marifrán Carazo, reiteró que su grupo pedirá en el Parlamento andaluz una comisión de investigación para escrutar la gestión del Patronato de La Alhambra desde 2007, fecha en que se firmó el contrato de las audioguías que está siendo investigado. Entretanto, el PSOE y la Junta han defendido por su parte la gestión del Patronato y de Mar Villafranca.

Por Ramón Ramos en El Mundo.