19 octubre, 2015

La familia de Chillida reta al Gobierno vasco: vende sus esculturas en Nueva York

chillida

A mediados del pasado mes de agosto la galerista madrileña afincada en Londres, Pilar Ordovás, viajó hasta Chillida Leku para ver in situ las enormes esculturas que su galería pone a la venta y controlar su desmontaje. Las obras, que formaban parte hasta ahora de la colección del museo, ya han cambiado la tranquilidad de Hernani (Guipúzcoa) por el bullicio de la neoyorquina Madison Avenue, donde Ordovás las exhibirá a partir del 30 de octubre en busca de comprador.

No todas las obras que se expondrán, ocho en total, están a la venta. Entre las piezas de las que la familia de Eduardo Chillida podría deshacerse encontramos ‘Arco de la libertad’ (1993), una de las esculturas más destacadas que conformaban la exposición de Chillida Leku y que llevaba años instalada en los jardines de la casa-museo del artista. Del resto, la galería no ha querido especificar cuáles se venden y cuáles no. Lo que es seguro es que a Nueva York también han viajado ‘Peine del viento XIX’ (1999), perteneciente a la famosísima serie de esculturas del mismo nombre colocada al final de la playa de la Zurriola en San Sebastian, y ‘Consejo al espacio VIII’ (2000), una pieza de casi 22 toneladas.

Además de las obras en acero, la muestra incluye una escultura de granito, ‘Lo profundo es el aire XVIII’ (1998), y una de sus mejores tallas en alabastro, ‘Arquitectura heterodoxa IV’ (2000). El precio por el que se ofrecen deja muy clara la gran calidad de las piezas en venta: según el diario londinense The Art Newspaper oscilan entre los 2,6 millones y los 10,5 millones de euros.

La venta llega cuando las negociaciones sobre una posible reapertura de Chillida Leku, clausurado en 2011 por falta de acuerdo entre familia e instituciones, parecían empezar a dar sus frutos. El optimismo se disparó con el cambio de gobierno en la Diputación de Guipúzcoa tras las últimas elecciones y la promesa de su nuevo responsable de cultura, Denis Itxaso, de llegar a un acuerdo para abrir el museo con motivo de la Capitalidad Cultural Europea de San Sebastián en 2016.

Quejas de los herederos

El hijo del artista, Ignacio Chillida, niega a El Confidencial que la puesta en venta signifique la ruptura definitiva de las negociaciones y el desmantelamiento de Chillida Leku: “No tiene nada que ver con eso. Las negociaciones continúan, aunque nosotros seguimos vendiendo obras de nuestra colección familiar. Llevamos años haciéndolo, incluso antes de que existiera Chillida Leku”.

El heredero del artista afirma que el objetivo principal de la exposición de Estados Unidos es dar a conocer la obra de Chillida en Nueva York, donde llevaba casi 30 años sin exponer: “Es algo habitual. Nuestras esculturas viajan mucho. Concretamente, una de las que ahora va a Nueva York estuvo en México el año pasado”. Sin embargo reconoce la calidad excepcional de esta muestra en Manhattan y admite que si aparece un comprador, valorarán qué hacer: “Hemos seleccionado un grupo de obras icónicas y representativas de la obra de Chillida. Están a la venta, sí. Pero eso no quiere decir necesariamente que las vayamos a vender. Sabemos que ‘Arco de la libertad’, por ejemplo, es una obra muy importante pero pueden darse ciertos condicionantes que al final nos hagan venderla o no”.

“Hemos seleccionado un grupo de obras icónicas y representativas de la obra de Chillida. Están a la venta, sí“, confirma el hijo del artista

¿Entre esos condicionantes estaría un eventual acuerdo de reapertura de Chillida Leku para 2016? La maniobra podría ser un órdago de la familia para presionar a las instituciones justo antes de la Capitalidad Cultural de San Sebastián 2016.

En el departamento de Cultura de la Diputación Foral de Guipúzcoa no han hecho declaraciones sobre el asunto. Por su parte, Ignacio Chillida prefiere no dar detalles, aunque no esconde su enfado: “Las negociaciones no están cerradas, pero no hay novedad. Nos molesta mucho que se esfuercen tanto ahora por llegar a un acuerdo para reabrir. Quieren usarnos como reclamo del 2016 cuando llevan años sin hacer nada por arreglarlo. Esto no es serio. Es una estupidez”.

Junto al Rockefeller Center

No es la primera vez que la familia Chillida pone a la venta obras del artista guipuzcoano. En 2011, poco antes del cierre del museo de Hernani, exhibieron en Florida (Estados Unidos) 12 esculturas, algunas de gran formato. Sin embargo la calidad de obras que presentan ahora en Nueva York es mucho mayor que aquella. Además, el lugar y la fecha elegidos para mostrarlas no es casual: junto al Rockefeller Center, donde se concentran las principales casas de subastas del mundo, y justo los días en que éstas celebran sus grandes ventas del año, que atraerán a algunos de los coleccionistas más importantes.

La cotización de Chillida en el mercado ha sido buena en los últimos tiempos, especialmente entre 2011 y 2013. Obras muy parecidas a dos de las que se exhiben ahora en Nueva York se vendieron en esos años por encima del precio estimado de salida: ‘Peine del viento II’ se adjudicó por 1.880.000 euros en Sotheby’s y ‘Lo profundo es el aire XX’ rozó los 2 millones de euros en Christie’s. El récord de Chillida en subasta está en los 5,5 millones de euros que pagó Qatar hace dos años por ‘Buscando la luz IV’. Hoy decora el campus universitario de Doha.

Por Pablo Ortiz de Zárate en El Confidencial.