7 enero, 2016

La Cultura, prioridad de Italia para relanzar su arte y patrimonio

fontana-trevi

El gobierno italiano ha situado la cultura en el centro de su atención, para relanzar el patrimonio cultural del país, abriendo también las puertas a la inversión privada, en forma de patrocinio con desgravaciones fiscales mediante el llamado «Art bonus», cuyo resultado es extraordinario. Se trata de un asunto estratégico que el primer ministro, Matteo Renzi, anunció solemnemente en noviembre tras los atentados de París. De momento, en la ley de presupuestos que acaba de aprobar el Parlamento, se anuncian 300 millones euros destinados a 241 intervenciones en todas las regiones de Italia durante tres años.

A esa cantidad se añadirán otros 45 millones, aportados por el Gobierno para cofinanciar proyectos con el mencionado «Art bonus», un sistema de mecenazgo que está teniendo una acogida sorprendente: 1.427 sujetos, privados o empresas, donaron 57 millones en 2015. Todos ellos tienen derecho a un bonus fiscal del 65% sobre el total de la cantidad donada a favor de bienes culturales públicos.

Aparte de la conocida donación de 25 millones de euros de Tod’s para la restauración del Coliseo, son numerosos las intervenciones de éxito. Cabe citar la Fontana di Trevi, gracias a Fendi, que donó 2,2 millones de euros; o el caso ejemplar de un privado, premiado por el Ministerio por su iniciativa: Andrea Gambadori, propietario de un negocio de fontanería, donó 2.196 euros para restaurar un escudo del Palacio de la Signoria del siglo XV. El gobierno confía en que se puede hacer mucho más, porque hasta ahora no se había hecho promoción del «Art bonus» ni existía en Italia la cultura de la donación.

Un ambicioso proyecto cultural

El ambicioso proyecto cultural del gobierno abarca todos los campos: desde el arte, a la arqueología, bibliotecas y archivos, cine, museos… Todos los campos están recibiendo un impulso significativo, sin que haya un solo sector que el gobierno haya marginado. Al mismo tiempo, se suceden las iniciativas para animar a los italianos a caminar en la senda del arte. Así, cada primer domingo de mes se abren gratuitamente los museos, una iniciativa a la que se han sumado prácticamente todas las ciudades. Y los italianos han respondido en masa, con colas como no se veían desde hace tiempo.

Se trata de una fórmula que «funciona muy bien», como explica James Bradburne, director de la Pinacoteca de Brera, en Milán, visitada el pasado domingo por más de 4.000 personas: «Apoyo al 100% la iniciativa del ministro. Dadas las grandes incertidumbres de nuestro mundo contemporáneo, tenemos necesidad de la cultura y el número de visitantes a los museos confirma esta necesidad».

Hambre de cultura

La respuesta que dan los italianos a las iniciativas culturales demuestra que hay hambre de cultura. El arte atrae, como lo hace, también, el buen cine. La película «Quo vado?», del cómico Checco Zalone, ha logrado un récord de taquilla, con 23 millones de euros en solo 3 días, por encima de «Harry Potter», «Spiderman» o el último «Star Wars». Los italianos se ven reflejados en un filme que cuenta, con fina ironía, sus tics, vicios, manías y obsesiones.

También el sector del cine se está beneficiando del aumento del presupuesto en el Ministerio de Bienes Culturales, que este año contará con 2.000 millones de euros, lo que representa un incremento del 27%. Concretamente, a la producción de películas se destinarán 140 millones, un aumento de 21%.

Por Ángel Gómez Fuentes en ABC.