28 septiembre, 2010

La colección de Francesca Thyssen llega a España

cabecera_interior_expo

Laboral. Centro de Arte y Creación Industrial de Gijón (Asturias)
“Pasajes. Viajes por e híper-espacio”
6 de octubre de 2010 – 21 de febrero de 2011

Ficha:
Francesca_ThyssenComisarios: Daniela Zyman & Benjamin Weil
Artistas: Ai Weiwei, Doug Aitken, Haluk Akakçe, Janet Cardiff & George Bures Miller, Maurizio Cattelan, Olafur Eliasson, Michael Elmgreen & Ingar Dragset, Florian Hecker, Jeppe Hein, Carsten Höller, Los Carpinteros, Ernesto Neto, Carsten Nicolai, Olaf Nicolai, Paul Pfeiffer, Sergio Prego, Pipilotti Rist, Monika Sosnowska, Cerith Wyn Evans
Diseño gráfico: The Studio of Fernando Gutiérrez

Laboral. Centro de Arte y Creación Industrial de Gijón, en Asturias, inaugura el 6 de octubre “Pasajes. Viajes por el híper-espacio”,  una selección de obras pertenecientes a la colección Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (T-B A21), creada por la hija del Barón Heinrich Von Thyssen, Francesca. Integrada fundamentalmente por instalaciones y obras escultóricas de gran escala, la exposición ha sido concebida para estimular un recorrido contemplativo, reintroduciendo al espectador en el centro mismo de la experiencia artística; un viaje inmersivo a otra dimensión perceptiva que activa lo físico, lo sensual y lo cerebral.

Si tradicionalmente el arte ha encarnado una representación del mundo que habitamos poniendo el foco en la capacidad visual, los artistas de nuestro tiempo se orientan más hacia una reescenificación de fragmentos de nuestro entorno con el objetivo de desencadenar cambios en nuestra comprensión que apelen a la totalidad de los registros sensuales y corporales y que descompongan los paradigmas del sujeto vidente y del objeto de la percepción. Al explorar nuevas formas perceptivas que entretejen lo “real” con lo “virtual”, dan lugar a unas experiencias estimulantes que desatan lo imprevisto y lo impredecible; es decir, aquello que no es totalmente explicable o representable desde conceptos o expectativas preexistentes.

Se trata de un nuevo horizonte vivencial fruto de procesos de aceleración, de la adaptación a las nuevas tecnologías, de la capacidad de enfrentarse al cambio y a la innovación. Y si bien nuestra experiencia del mundo se encuentra cada vez más mediada, nuestro sentido de lo real se ve incluso más distorsionado por los flujos de información –de imágenes, textos o sonidos– que nos llegan de manera continua a través de todo tipo de dispositivos en red. Para hacernos idea de la complejidad del mundo no basta ya una observación detenida del mismo; parámetros no tan fáciles de descifrar plantean un desafío total a esa idea.En cierto modo, el arte sugiere una nueva matriz para la comprensión y relación con nuestro entorno. Las obras de arte establecen una dimensión narrativa que combina con libertad la realidad y la ficción: una especie de realidad expandida.

Expo_Fr_Thyssen_Jeppe_HeinLa hija del barón y de su segunda esposa, nacida hace 52 años en Lausana (Suiza), creó en Viena en 2002 la Fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (conocida como T-B A21). Tiene cerca de medio millar de obras de artistas actuales, pero la misión que se ha impuesto no es la de simplemente comprar y exponer. Lleva años embarcada en la producción de proyectos artísticos. Es decir, un artista de reconocida trayectoria le presenta la idea de una pieza de gran envergadura para la que se requiere un presupuesto especial. Si es aceptada, la Fundación la financia y tiene opción de compra sobre ella. Francesca Thyssen tiene una isla en Croacia, en la región de Dubrovnik, llamada Lopud. Desde hace cuatro años encarga a destacados artistas internacionales que realicen obras específicas para el lugar. Este año, Olafur Elliason ha creado con un haz de luz una línea del horizonte que va cambiando con las distintas horas del día.

Entre las piezas que Francesca Thyssen va a exhibir en España se encuentran obras de artistas como Ai Weiwei, Doug Aitken, Maurizio Cattelan, Carsten Höller, Los Carpinteros, Sergio Prego o Pipilotti Rist. Todos ellos de sólida reputación y trayectoria artística.

Expo_Fr_Thyssen_Doug_AitkenY es que la continuidad es algo que preocupa mucho a Francesca Thyssen. De hecho, a pesar de no haber llegado a un acuerdo con el Museo Thyssen de Madrid para esta exposición, afirmaba en una entrevista concedida a El País -de la que extraemos este reportaje- que “tendría mucho más sentido que mis obras terminaran allí y no en Londres u otro lugar”. Siente que su padre le pasó el testigo del coleccionismo de la familia. Francesca Thyssen estudió arte en la Universidad londinense de Saint Martins y creció viajando con su padre a exposiciones y museos de todo el mundo. El barón es una figura central en todo esto. “Siempre admiré su pasión y amor por el arte”, explica Francesca. “Tuvo mucho de pionero en sus intercambios artísticos con la Unión Soviética. Fue también el primer coleccionista europeo a gran escala de arte norteamericano. Le pregunté una vez cuál era el privilegio que le daba el ser tan rico, y me dijo sin pensárselo dos veces: ‘La libertad. Nunca la pierdas ni dejes que te la quiten’. Quiso usar el arte como lenguaje para abrir vías durante el periodo soviético. Me llevó consigo a Hungría, tenía pasión por el país de sus ancestros”.

La relación de Francesca Thyssen con el arte y los artistas se parece más a la de una mecenas que a la de una acumuladora de objetos. “El papel del coleccionista privado, yendo otra vez a la historia, tiene que ver con la filantropía. Con hacer posible la realización de obras”, opina.

Su papel está ahora muy de acuerdo con el nuevo coleccionismo de arte. “A través de la adquisición vas conociendo a los artistas que te interesan, y llega un momento en que te hacen partícipe de una idea que no podría realizarse sin una inversión importante. Y así empezó todo. Queriendo participar de los sueños de esos artistas. El proyecto del que me siento más orgullosa es Küba: un viaje contra la corriente. Consiste en 13 vídeos que se instalaron en una barca que recorrió el Danubio durante cuatro meses, a contracorriente, siguiendo la antigua ruta que llevaba desde Rumania, Bulgaria, Serbia y Montenegro, Croacia, Hungría y Eslovaquia hasta el corazón de Austria, en Viena. Lo hicimos en 2006, cuando Austria presidía la UE y esta se estaba ampliando a países como Bulgaria o Rumania. Queríamos resaltar los asuntos de las minorías y sus identidades culturales en estas regiones”.

La Exposición
Expo_Fr_Thyssen_Carsten_HollenViajes por el hiperespacio reúne en Gijón una veintena de piezas pertenecientes a la T-B A21. Esculturas e instalaciones que proponen al espectador situarse en el centro de ellas, recorrerlas… “En cuanto al aspecto artístico –explica Francesca Thyssen a El País-, Benjamin Weil (comisario de la exposición), a quien conozco hace muchos años, me propuso exponer en Laboral. Él conoce la colección muy bien y de ahí vino el contacto. Por otro lado, me interesa mucho la actividad que tienen los museos de las distintas regiones de España en cuanto al arte contemporáneo. Y está ese nuevo museo de la coleccionista Helga de Alvear en Cáceres, muy bueno. Ella también emprende proyectos interesantes, me gustaría conocerla. España ha dado algunos de los mejores artistas del siglo pasado y en este parece haber perdido eso. Quizá quedan los nombres de Barceló y alguno más. Pero las cosas se están empezando a mover. Y eso, junto al periodo de recesión, suelen ser buenos momentos para el mundo del arte”.

 

 

Chillida_exposicion