16 mayo, 2011

La asociación Alavesia quiere «rescatar del olvido» al museo (El Correo)

alavesiaUn grupo de biólogos, geólogos y personas vinculadas a la enseñanza, principalmente, acaba de crear Alavesia, la Asociación de Amigos del Museo de Ciencias Naturales de Álava. Su intención es «rescatar al museo del olvido». «A pesar de ser una joyita, la ciudad no sabe que existe y hay que mentalizar a la gente de que no sólo la pintura, el baile o la escritura son cultura. La ciencia y nuestro patrimonio natural también lo son. Queremos que los alaveses sepan que no hay que irse a Nueva York para ver un Museo de Ciencias Naturales en condiciones», asegura su vicepresidente José Carlos Pérez Cobo.

De momento, no sobrepasan la docena de socios, pero su vocación es llegar a ser muchos más. «Cualquier aficionado, entusiasta y amante del museo será bien recibido», asegura su presidente Gustavo Renobales, quien facilita un correo electrónico: alavesia@alavesia.org.

Como estreno, han organizado mañana a las siete y media, una conferencia bajo el título ‘Colecciones de Historia Natural e Informática en los Museos del siglo XXI’, o lo que es lo mismo, «cómo transformar un gabinete de curiosidades del siglo XVIII en un museo vivo que es lo que se entiende en la museística actual como un museo de Ciencias Naturales», aclara Pérez Cobo. Tendrá lugar en la Casa de la Cultura del Paseo de La Florida y correrá a cargo del coordinador del nodo de información sobre biodiversidad en España, Francisco Pando de la Hoz.

Gran patrimonio
Los miembros de Alavesia, que debe su nombre a una clase de mosca que se descubrió en Álava, están empeñados en que el museo esté más presente en la vida de los alaveses a través de diferentes actos. «Nuestro papel no es tanto llorar a las instituciones, que también, sino hacer ver a la ciudadanía lo importante que es conocer el extraordinario patrimonio natural que tenemos y, por ende, entender a la naturaleza», insiste Pérez Cobo.

En esta línea, el geólogo Fernando Sarrionandia, el más joven del grupo, añade que «de puertas a fuera se valora muy poco el patrimonio del Museo de Ciencias Naturales de Álava. Hay un pleno desconocimiento y de seguir así, está el riesgo de que pase al olvido e incluso peligra su conservación».