17 diciembre, 2013

Jaque mate al polvo del Paraíso

catedral-ourense

Hace cuatro meses que a los cánticos religiosos de la Catedral de Ourense les salió un soniquete de fondo. Y es que no es habitual encontrar un aspirador succionando polvo entre las piedras de una catedral del S.XIII. Al Pórtico del Paraíso le han aspirado hasta lo más profundo de sus grietas. El deterioro acumulado desde hace siglos a causa de la humedad, el polvo, aceites o humo de las velas, ocultó la vistosidad de esta misteriosa obra: los voluminosos archivos de la Iglesia no conservan ni un solo documento sobre la autoría de tan magna expresión artística que tardó unos 30 años en ser rematada. Casi todo lo que rodea a este pórtico medieval es un enigma. Construido pocas décadas más tarde que el compostelano Pórtico de la Gloria, replica las maneras la obra culmen del Maestro Mateo. Sin embargo nadie se atribuyó su autoría ni en los papeles ni la piedra. Tampoco está firmado con martillo y cincel, como sí está el santiagués.

El Centro de Conservación y Restauración San Martín ha recuperado la vistosidad de la policromía tras un minucioso trabajo de aspiración y limpieza química con disolventes y jabones que no dañan la capa de color primitiva, con tonalidades granates, azules o verdes y hasta luminoso pan de oro. La reparación no incluye acción alguna sobre la piedra porque, según los técnicos, las figuras “se conservan sorprendentemente bien” a pesar de los siglos que llevan a sus espaldas. Extrañamente, tampoco existe ningún acta que ponga fecha a la pintura, aunque algunos análisis sitúan los brochazos a finales del S.XVII o en el S.XVIII. La restauración también ha recuperado las calvas de pintura que deslucían algunas zonas de la obra. “Lo hacemos con acuarela porque es un producto que se puede retirar fácilmente con agua. No queremos cambiar nada de su originalidad” explica Vania López, directora del proyecto. “Además marcamos con un rayado minúsculo las partes recuperadas con pintura nueva para que se puedan diferenciar bien del pintado original” aclara. Por ejemplo, en la figura de la Virgen de Belén, situada en el lateral sur del pórtico, han encontrado nada más y nada menos que una treintena de capas de pintura de diversos tipos y épocas.

Su prolijidad sorprende incluso a los expertos. López destaca el “minucioso y llamativo detalle” con el que están tallados los cabellos o las arrugas de las figuras humanas. Y es que el Pórtico es un éxtasis de coloridas figuras religiosas (apóstoles, profetas, ángeles o ancianos del apocalipsis) acompañadas de figuras vegetales, zoomórficas e incluso fantásticas como arpías, centauros, sirenas o dragones. Los libros repiten una y otra vez que es obra de un “discípulo” del Maestro Mateo. Precisamente esta reiterada consideración de copia ha perjudicado su reconocimiento público y artístico. “Es inaceptable ya que junto a esas similitudes se aprecian otros matices y soluciones llenas de personalidad” replican los expertos del Obispado.

El Pórtico del Paraíso recobra ahora el esplendor perdido. No es el único. La Xunta acaba de adjudicar la restauración de la Capilla de San Juan, también en el gran templo ourensano dedicado a San Martín. Esta sorprendente capilla es una de las pocas construcciones góticas levantadas en Galicia, que además cuenta con la singularidad de tener un pozo en su interior repleto de agua. Pero lleva décadas cerrada a cal y canto debido a su deterioro. La falta de inversión y la acción humana ha dejado otras importantes heridas en el edificio. El gran mural pintado en el lateral norte del Pórtico del Paraíso ha quedado fuera de esta restauración porque se encuentra muy deteriorado a causa de la humedad filtrada por la torre de las campanas. Y es que el agua se cuela por decenas de rincones de las cubiertas. Los techos de la girola languidecen sembrados de humedades de todos los colores, los días de lluvia las goteras se filtran a chorro en la valiosísima sacristía del Santo Cristo y las figuras de la portada norte están tan deterioradas que incluso se deshacen al rascar la piedra con la mano. El Conselleiro de Cultura Jesús Vázquez anunciaba el domingo tras un concierto de Rosa Cedrón celebrado en la nave principal de la basílica que la inversión será “muy importante” porque “hay piedras que se están cayendo a trozos”.

Por Pablo Taboada en El País.