22 julio, 2013

Iván Negueruela volverá a dirigir el Arqua por sentencia de la Audiencia Nacional

ivan--644x362

La Justicia impone la vuelta del arqueólogo y da un varapalo al Ministerio de Cultura, porque fue «incorrectamente destituido» dos veces: por Carmen Calvo y Ángeles González-Sinde

Iván Negueruela, uno de los grandes nombres de la arqueología subacuática española que fue durante años director del Museo Arqua de Cartagena, será repuesto al frente de ese centro de referencia de arqueología subacuática en España. Y no por decisión del Ministerio de Cultura, sino porque le respaldan dos sentencias. La última, de apenas hace unas semanas procede de la Audiencia Nacional. La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso acaba de fallar, sin posible recurso, que Negueruela vuelva a ser director, porque accedió al puesto por concurso de méritos y su destitución se considera nula «con todas sus inherentes consecuencias legales». Además, el Ministerio ha sido condenado a pagar las costas del proceso, con lo cual la posible ineptitud de quien tomo aquellas decisiones que la justicia ha demostrado erróneas, en dos ocasiones, tiene como consecuencia el derroche del dinero de los contribuyentes. Pero también hay que pensar que hasta llegar aquí, Negueruela ha vivido un proceso verdaderamente kafkiano.

Época socialista

El Ministerio de Cultura destitutyó a Iván Negueruela no una sino dos veces, ambas de manera opuesta a la ley según demuestran las sentencias, en los años de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La cosa tiene bemoles. La primera de las destituciones de Negueruela se produjo siendo ministra de Cultura Carmen Calvo, la mujer que quiso imponer un código de buenas prácticas en los museos españoles pero que, por lo que se desprende del caso de este arqueólogo, no lo cumplió de manera convincente. Su director general de Bellas Artes era Julián Martínez, que ya había trabajado con ella en la Junta de Andalucía.

Su primera salida del Arqua en 2006 coincide con la mayor presencia de Odyssey

Negueruela había sido nombrado director en 1992, recuerda la sentencia, por concurso de méritos y aunque en 1995 su puesto se convirtió en uno de libre designación, el Tribunal entiende que su cese debía justificarse legalmente, cosa que no se hizo. En todo caso, su destitución coincidió (2006) con la intensificación de la actividad de los cazatesoros de Odyssey Marine Exploration en aguas del Estrecho, cuya presencia era tolerada por algunas autoridades en contra del criterio de Negueruela.

Ocho meses después de conocerse, en 2009, la sentencia del primer juicio (del TSJ madrileño) la ministra era Ángeles González-Sinde y tuvo que restituirle, lo que ocurrió el 10 de enero de 2010, despojando de la dirección al que había sido nombrado en lugar de Negueruela en 2006: Rafael Azuar. Pero el hombre (y las ministras de Cultura también) puede tropezar dos veces en la misma piedra: tan solo tres meses después, el 14 de abril de 2010, el mismo Ministerio de Cultura que había destituido forzosamente y readmitido por la fuerza de la Justicia a Negueruela volvía a destituirle. Con Ángeles Albert como directora general de Bellas Artes y con Santiago Palomero como subdirector de Museos. Y otra vez a juicio.

Pruebas

La sentencia, cuya ponente es la magistrada María Asunción Salvo Tambo, es prolija en argumentos dignos de una epopeya. Para la Sala, «la remoción del puesto de un funcionario que ha accedido a él por concurso no puede producirse sino por las causas taxativamente previstas en la ley». Y este no es el caso, ya que no se ha cuestionado «en ningún momento la capacidad profesional» de Negueruela ni se ha producido «ninguna modificación en la relación de puestos de trabajo que afecte al director del museo», sino que sus funciones siguen siendo las mismas que cuando accedió al cargo por concurso.

Sí se adujo desde el Ministerio que el Museo Arqua había cambiado, que había pasado de 500 a 1.600 metros cuadrados de espacio expositivo, y tenía más medios y mayor necesidad de personal, debido al ingente incremento de fondos, más la firma de la Convención Unesco 2001 para la protección del patrimonio subacuático por parte de España. Ahora bien, la sentencia es aquí contundente: «Razones todas ellas que paradójicamente revelarían el eficaz trabajo realizado al frente de dicho Centro precisamente por parte del hoy apelante», es decir Negueruela.

El Tribunal también hace referencia al informe que emitió la junta de personal en el momento de su destitución, en el que mostraba su «sorpresa e indignación» por esa decisión. Y en su fallo, como decíamos «declara la nulidad de la resolución» del 2010 dictada por la Subsecretaría de Cultura para destituir «a Iván Negueruela como director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena, con sus inherentes consecuencias legales».

Conclusiones

La conclusión no está clara. Extrañamente, el Ministerio afirma que no ha recibido la confirmación oficial de la sentencia, a pesar de que fue publicada hace casi 20 días. Pero sabe que es inapelable y debe cumplirse. En la dirección del Arqua se encuentra desde 2010 otra leyenda de la arqueología española, Xavier Nieto, nacido en 1948 y por tanto a punto de entrar en edad de jubilación. Durante su etapa se ha celebrado un importante congreso internacional y se ha puesto en marcha la restauración de la carga de la “Mercedes” expoliada por Odyssey, así como el proyecto de exposición de ese material que podrá contemplarse el año que viene en Madrid.

Hasta que el Ministerio decida dar cumplimiento a la sentencia y luego analice la situación creada por los errores pasados, no habrá un desenlace claro. Ahora importa, más que nunca, el futuro de la institución que debe impulsar en España la arquelogía subacuática.

Por Jesús García Calero para ABC