18 noviembre, 2010

IV Jornadas del Foro para la paz en el Mediterráneo

Durante los días 17, 18 y 19 de noviembre se celebran en Málaga las IV Jornadas de Seguridad, Defensa y Cooperación del Foro para la Paz en el Mediterráneo, una oportunidad para abordar el análisis de los problemas de convivencia y seguridad desde múltiples perspectivas –comerciales, políticas, religiosas…– que permitan arrojar luz sobre ellos.

foto_foro_para_la_pazLa convivencia pacífica en torno a un Mare Nostrum con una larga historia  testigo de momentos de lucha entre sus orillas, pero también de amplios  períodos de paz, entendida no como la mera ausencia de conflictos, sino como épocas de prosperidad y colaboración entre sus pueblos, adquiere especial  relevancia en momentos en que la multiculturalidad caracteriza nuestras sociedades, una época en la que el contacto con el otro ha pasado del ámbito exterior a la convivencia interior y ocupan páginas de periódicos y minutos de informativos informaciones sobre acontecimientos en las cuatro orillas del Mediterráneo

Se trata, pues, de un tema que nos afecta en España sensiblemente más que al resto de sociedades occidentales, por cuanto hemos sido secularmente una nación volcada al Mediterráneo

El Foro para la Paz en el Mediterráneo es un proyecto en el que cinco instituciones malagueñas: Excmo. Ayuntamiento de Málaga, Universidad de Málaga, Cámara de Comercio, Industria y Navegación, Unicaja y Real Club Mediterráneo, junto con la Asociación Española de Capitanes de Yate para la Reserva Civil, se han implicado con objeto de colaborar para avanzar en el  diálogo, la distensión y la amistad entre todos los pueblos ribereños de nuestro mar Mediterráneo.

Los fines de este Foro son, entre otros, el fomento del diálogo institucional sobre la problemática que enfrenta a las ciudades y a los ciudadanos, tanto en las grandes capitales, como en las poblaciones medias, como en los pueblos; de los intercambios culturales en los niveles escolares y universitarios, creando un clima de comprensión entre la juventud; cooperación económica, a través del turismo y el conocimiento de las capacidades comerciales, industriales, etc. de cada uno de los territorios; y mediante la difusión entre los habitantes de los pueblos ribereños del os conceptos de seguridad y defensa, como forma de establecer una paz duradera, superando crisis, malentendidos y posturas intransigentes.