23 junio, 2015

Irlanda halla los restos de uno de los navíos de la Armada Invencible

armada-invencible

Los mismos “elementos” que derrotaron a la Armada Invencible frente a las costas de Irlanda han dejado al descubierto los restos de uno de los navíos de la flota con la que el rey español Felipe II quiso invadir Inglaterra hace más de 400 años. El Gobierno irlandés confirmó hoy el hallazgo del buque La Juliana, hundido en septiembre de 1588 frente a las playas del condado de Sligo, situado al noroeste de la isla.

Al parecer, el descubrimiento ha sido posible gracias a que las fuertes tormentas que azotaron la costa oeste de Irlanda durante el pasado invierno levantaron los arenales que han mantenido oculto al barco durante más de cuatro siglos.

Las olas y las mareas se encargaron después de llevar el pasado abril hasta la playa de Streedagh, en Sligo, los restos del esqueleto de madera del navío mercante “La Juliana”.

Siguiendo estas pistas, un equipo arqueológico ha desenterrado frente a esa playa tres cañones fabricados entre 1588 y 1570, el año de la construcción de “La Juliana”, y que se encuentran en excelentes condiciones de conservación, según fuentes del Ministerio irlandés de Arte, Patrimonio y Cultura Gaélica.

Uno de esos cañones lleva grabada la imagen de Santa Madrona y una dedicatoria a esta religiosa, especialmente venerada en Cataluña y, en particular, en Barcelona, donde reposan sus restos.

La ministra irlandesa de Arte, Heather Humphreys, visitó esta semana el lugar del hundimiento de “La Juliana” para “conocer de primera mano”, dijo, el trabajo de los arqueólogos.

“Hemos descubierto una gran cantidad de material fascinante y significativo que tiene una antigüedad de más de 425 años. Obviamente, este material tiene gran importancia histórica y arqueológica”, destacó Humphreys.

La ministra explicó que su ministerio trabaja con las autoridades del “Museo Nacional de Irlanda” para “diseñar una estrategia que salvaguarde” el lugar del hundimiento y, “en particular, los restos de ‘La Juliana'”.

Los expertos creen que cerca de “La Juliana” se encuentran también los restos “La Lavia” y “La Santa María”, otros dos navíos pertenecientes a la Armada que se hundieron frente a las costas de Sligo, pero que podrían permanecen aún ocultos bajo la arena.

El barco “La Juliana” se dedicó al comercio entre España e Italia hasta que el rey Felipe II lo integró, junto a otros 130 navíos, en la flota de la Armada Invencible organizada por el monarca para invadir Inglaterra y destronar a la reina Isabel I.

Según los registros históricos, “La Juliana” era un buque de grandes dimensiones, con un peso de una 860 toneladas y capacidad para transportar 32 cañones, 325 soldados y una tripulación de 70 marinos.

Fuentes oficiales señalaron hoy que los trabajos arqueológicos continuarán durante varias semanas e informaron de que se ha organizado un dispositivo de seguridad para proteger al navío de los buscadores de tesoros.

Este no es el primer barco de esa época hallado en las costas irlandesas, escenario de un desastre que llevó Felipe II a decir: “yo no envíe mis naves a luchar contra los elementos”.

La Armada -130 buques con 8.253 marinos, 2.088 remeros y más de 19.295 soldados- había sido víctima de los fuertes temporales, sobre todo, y de los brulotes ingleses (buques incendiarios) durante el verano de 1588, cuando se disponía a invadir Inglaterra.

Por EFE en Dublín.