12 junio, 2014

Invierten 250.000 euros en la mejora de la seguridad del Pilar y la Seo

pilar

El Cabildo Metropolitano de Zaragoza ha invertido 250.000 euros en los equipos y cámaras de seguridad instalados en las dos catedrales de Zaragoza, la Seo y la Basílica del Pilar, desde que el pasado 2 de octubre explotara en este templo un artefacto casero fabricado con una bombona de cámping gas.

El deán del Cabildo, Manuel Almor, ha explicado hoy en rueda de prensa, junto al delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, que la citada explosión, que ocasionó daños materiales en algunos bancos del altar mayor y heridas leves a una señora, les hizo “despertar” y situar a ambos templos en la línea de seguridad de otras instalaciones.

Aunque antes de esta explosión ya había sistemas de seguridad en ambas catedrales zaragozanas, a raíz de este suceso se han “cuadruplicado” y en la actualidad existen “más de cien cámaras” entre el Pilar y la Seo para garantizar la seguridad todos los días del año durante las 24 horas, según ha indicado el jefe de seguridad, Pascual Ballester.

La información de las cámaras llega, a través de fibra óptica, ondas, móviles y otros instrumentos que no ha querido desvelar por motivos de seguridad, a un centro de control conjunto, cuya ubicación tampoco ha precisado.

Alcalde ha resaltado el “importante” esfuerzo realizado por el Cabildo para mejorar la seguridad y su “disciplina” al seguir las instrucciones del informe realizado días después de ese atentado por la Jefatura Superior de Policía de Aragón.

En concreto, este afán por garantizar la seguridad en ambas catedrales supone un gasto de 264.000 euros anuales en personal, dado que ambos templos cuentan con tres vigilantes todos los días del año, a los que hay que sumar los 186.000 invertidos en material, cámaras de seguridad, detección de humos y gases de extinción de incendios y que sufraga íntegramente el Cabildo Metropolitano.

Estas cámaras están camufladas en ambos templos, en pasillos, elementos decorativos y ornamentos con los que comparten el mismo color y que recogen imágenes de las puertas, esquinas, capillas, altares y corredores o, por ejemplo, de la Virgen del Pilar durante las 24 horas.

También en las dependencias más restringidas de ambas catedrales se ha mejorado la seguridad con detectores de movimiento, como en el Museo de Tapices de la Seo, o cámaras como en el Archivo del Pilar, en el que se guardan fondos a partir del año 1118, o el Archivo de Música, que reúne una de las colecciones más importantes de libros de cantorales de España, desde la Edad Media, con fondos de la propia basílica y también provenientes de la Cartuja del Aula Dei.

Ballester ha insistido en que se graba todo, “desde el suelo hasta el techo”, incluyendo las bóvedas y las falsas, y ha señalado que los elementos mostrados hoy a los medios de comunicación son “una gota de agua” de todo el dispositivo.

La puesta en marcha de este sistema ha contado con el asesoramiento de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, según ha resaltado el deán, quien ha agradecido, tanto a sus agentes como a la Delegación del Gobierno, su trabajo “desde el momento de la explosión” porque se volcaron en la búsqueda de los autores materiales de este atentado, dos anarquistas chilenos detenidos 40 días después en Barcelona.

Almor ha recordado que el Pilar “forma parte del alma” de Zaragoza y ha agradecido también la solidaridad expresada a principios de octubre por los zaragozanos, aragoneses, españoles y ciudadanos de otros países que entendieron que con ese atentado “se tocaba la fibra más sensible de su ser y se atentaba contra un valor que en esta tierra es fundamental”, ha dicho.

El deán se ha mostrado “satisfecho” por las obras de mejora de seguridad incorporadas en ambos templos con el fin de proteger sus tesoros “materiales e inmateriales” y que dificultarán las posibles acciones delictivas en su interior, según ha añadido el delegado del Gobierno.

Alcalde ha anunciado que, por estos hechos, recibirán las condecoraciones de la cancillería de la orden de Isabel la Católica el Jefe Superior de Policía de Aragón, José Villar y el entonces comisario superior de información, Antonio Palomo.

Por ABC.