20 diciembre, 2016

Holanda crea un archivo digital para 15.000 obras robadas por los nazis

1481311131_810149_1481311311_noticia_normal_recorte1

La web, bautizada De Origen Desconocido, fue abierta en 1998 pero ahora permite consultar todos sus fondos

El arte robado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial en Holanda puede rastrearse a partir de ahora en Internet. Denominado De Origen Desconocido (en su traducción al español), el nuevo sitio conserva el nombre del archivo abierto en 1998 por el Ministerio de Cultura holandés para este tipo de obras. Muchas han podido ser restituidas y otras permanecen en museos estatales. Alrededor de 15.000, aún perdidas y sustraídas a sus dueños judíos durante la ocupación (1940-1945), se muestran ahora en fotos y con documentos al alcance del público. Este nuevo servicio facilitará la labor de los descendientes que buscan cuadros, porcelanas, alfombras, dibujos, plata o instrumentos musicales de su familia. Obras firmadas algunas por maestros como Van Gogh.

Presentada en inglés y holandés, la web explica que la digitalización incluye también “lotes recuperados, objetos subastados y otros ya devueltos a sus propietarios, para ofrecer una imagen lo más completa posible del movimiento del arte saqueado durante la guerra”. Una parte de la colección que puede consultarse corresponde a las obras recobradas y gestionadas por el Estado holandés desde distintos museos. Las 15.000 todavía desaparecidas fueron tomadas por los nazis y no pudieron ser encontradas tras la liberación. “A este grupo se irá añadiendo información a diario”, señala en una nota esta web. La foto en blanco y negro que sirve de telón de fondo de la página web es de unos soldados aliados, sonrientes, y portando cuadros: los famosos Monuments Men que llevó al cine George Clooney en 2014.

“Este servicio no interesará solo a estudiosos o marchantes. Los nombres de las familias figuran en la documentación presentada, y muchos de sus parientes no saben a estas alturas si los abuelos, o incluso sus padres, reclamaron después de la guerra lo que les habían quitado. No en todos los hogares se hablaba del pasado”, ha dicho Rudi Ekkart, historiador del arte y experto en obras desaparecidas durante la contienda. Para los museos, la visibilidad de Internet supondrá un reto adicional. Si uno de los objetos de su colección aparece en la lista, y lo desconocían, habrá que buscar una solución digna para ambas partes.

1481311131_810149_1481311481_sumario_normal_recorte1

“Recobrar el arte arrebatado por los nazis no es fácil. No todo se obtuvo con amenazas o coerción. Mucho fue vendido o subastado a lo largo de los años, sin que los nuevos dueños supieran de dónde provenía”, añade Ekkart. Además, los museos han invertido fondos y han restaurado y preservado cuadros con este origen pero que ha disfrutado miles de personas. En 2015, la familia real holandesa devolvió el cuadro El bosque de La Haya con vistas al palacio Huis ten Bosch, del siglo XVII, adquirido en 1960 por la antigua reina Juliana. El lienzo, pintado por Joris van der Haagen, lo compró la soberana sin saber que había sido robado a un marchante judío.

Por Isabel Ferrer para El País