11 marzo, 2013

Hispania Nostra propone hacer accesibles y gratuitos al público los bienes culturales gestionados por la Iglesia

El acceso público y gratuito a los bienes patrimoniales, ahora no visitables, que gestiona la Iglesia católica; el estímulo de la participación ciudadana en la definición, disfrute y preservación del patrimonio histórico, artístico, cultural y natural; la inserción de la variable paisajística en todos los mecanismos y normativas de planificación; la preservación de las culturas agrarias como marco del desarrollo rural; y la creación de un texto unificado básico sobre el patrimonio cultural de España que sirva de referencia para una futura asignatura del bachillerato, son algunas de las conclusiones obtenidas al culminar este viernes en Madrid la Primera Jornada de Buenas Prácticas en Patrimonio Cultural.

El evento, el primero de estas características celebrado en Madrid, ha reunido en la sede del Colegio Oficial de Aparejadores a estudiosos, técnicos y especialistas en asuntos de patrimonio procedentes de distintos puntos de España y algunos europeos, convocados por la asociación Hispania Nostra, organización de defensa patrimonial que preside Araceli Pereda y que agrupa a más de 500 asociados individuales e institucionales españoles. Se sufraga con las cuotas de sus socios y con el patronazgo de la Fundación Banco de Santander. El patrocinio de la Primera Jornada ha corrido a cargo de la Fundación ACS.

“La Jornada se inserta en la estela de los premios anuales que otorga Hispania Nostra a las buenas prácticas en materia de paisaje y territorio, también en lo referido al patrimonio como fuente de desarrollo social y económico y en los aspectos relativos a la señalización de los enclaves con entidad patrimonial”, explica Araceli Pereda.

En la sesión matinal, la arquitecta italiana Paola Falini, profesora de la universidad romana de Sapienza, disertó sobre la protección, identificación y gestión del paisaje cultural, específicamente el de la ciudad italiana de Asís, tutelada por la UNESCO. Juan Ignacio Macua explicó sus propuestas sobre señalética, una disciplina cada vez más necesaria en el ámbito del legado patrimonial. El economista valenciano Pau Rausell presentó los resultados de sus estudios sobre la dimensión económica del patrimonio y en la sesión vespertina, el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense, Javier García Fernández, trató del Derecho como instrumento de Protección del Patrimonio Histórico. A este respecto, García Fernández remarcó la necesidad de perfeccionar la legislación patrimonial, cuya cúspide estatal es la ley de 1985, si bien se pronunció a favor de mantener o reeditar el consenso que precedió su redacción, de modo que se corrijan las fricciones creadas por alguna Comunidad Autónoma que, pese a disponer de amplias prerrogativas en la determinación y definición de los Bienes de Interés Cultural (BIC), que ya en muy pocas ocasiones aplica la Administración estatal, son reacias a aplicar las obligadas directrices estatales en sus territorios.

En el coloquio vespertino ulterior, en el que fueron enjuiciados los casos del barrio valenciano de El Cabañal, los de Numancia, Sagunto y otros, en los que el despliegue de iniciativas para frenar actuaciones consideradas lesivas para el patrimonio cultural colectivo no han prosperado, intervinieron los expertos Miguel Aguiló, José Castillo Ruiz, José Manuel Naredo y Florencio Zoido. Los debates cobraron vigor en torno a la dicotomía entre dinero y riqueza en la perspectiva patrimonial, la sostenibilidad y la rentabilización; versaron también sobre el impacto que en la preservación del paisaje y del territorio va a tener la nueva Ley de Reforma de la Administración Local, con la anunciada supresión o fusión de centenares municipios, problema que tendrá especial alcance en la Comunidad de Castilla-León, que hoy dispone de más de 4.600 concejos, muchos de los cuales la nueva normativa se propone hacer desaparecer administrativamente.

Por otra parte, Hispania Nostra va a convocar a mediados del próximo mes de junio una cumbre española de organizaciones de defensa del patrimonio cultural, histórico, artístico y natural en la ciudad de Pamplona, cuyo ayuntamiento que se ha brindado a ser el anfitrión.

Por Rafael Fraguas de El País.