5 mayo, 2014

Hallan en Oxirrinco pinturas coptas con una posible imagen de Jesucristo

pintura-jesucristo

Una expedición de investigadores de la Universidad de Barcelona (UB), la Sociedad Catalana de Egiptología y la Universidad de Montpellier en la antigua ciudad egipcia de Oxirrinco ha permitido descubrir unas pinturas coptas con una posible imagen de Jesucristo, según ha informado este martes la UB en un comunicado.

Los arqueólogos, que han excavado por primera vez una estructura subterránea de piedra de la que aún se desconoce la finalidad que tenía originalmente, han encontrado cinco o seis capas de pintura de las paredes, la última de las cuales corresponde a la época de los primeros cristianos coptos. Según el director de la expedición y profesor emérito de la UB, Josep Padró, podría tratarse una imagen muy primitiva de Cristo, semejante a las de las catacumbas romanas, o podría corresponder a algún santo. La figura corresponde a un joven con cabello rizado y una túnica corta, que levanta una mano como si estuviera haciendo una bendición.

Otro hallazgo de la expedición ha sido la tumba de un escriba enterrado con sus herramientas de trabajo: un tintero metálico que todavía está lleno de tinta y dos cálamos a estrenar para que el difunto escribiera durante la vida eterna. «El yacimiento de Oxirrinco es conocido por los miles de papiros que se han encontrado, pero hasta ahora no se había descubierto ningún escriba con sus herramientas», ha explicado Padró. Pese a que no se han localizado inscripciones en la tumba, los restos arqueológicos y del cadáver permiten concluir que se trata de una persona de unos dieciséis años y que podría pertenecer a la época romana copta. Asimismo, durante la misión también se ha descubierto una tumba llena de momias de la época romana.

La expedición ha cumplido la misión de excavar la estructura subterránea de piedra, situada en medio de una vía procesional que une el Nilo con el Osierion, el templo dedicado a Osiris y que es uno de los grandes hallazgos de Oxirrinco.

Para llegar hasta la estructura subterránea han tenido que retirar grandes cantidades de escombros, hasta 45 toneladas de piedra, hasta que los investigadores pudieron acceder a un recinto rectangular de cerca de ocho metros de largo y un fondo de 3,75 metros.

Por ABC.