14 mayo, 2015

Fernández Díaz: “La seguridad es un bien social imprescindible y una de las grandes fortalezas de España”

El ministro del Interior ha impartido una Máster Class a los alumnos de ESADE Law School, a los que les ha hablado sobre la seguridad y su dimensión económica en España. Fernández Díaz ha repasado las principales amenazas a las que se enfrenta la seguridad en España y su “indudable” repercusión económica

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha impartido esta mañana, en Barcelona, una Máster Class a los alumnos de ESADE Law School sobre las “indudables” implicaciones económicas que tiene la seguridad en España. Al comienzo de la conferencia, titulada “España: la seguridad y su dimensión económica”, Fernández Díaz ha destacado que la seguridad debe entenderse como un concepto integral, siendo “uno de los principios básicos sobre el cual edificar una sociedad libre y democrática”.

El ministro del Interior ha sostenido que seguridad y libertad son conceptos complementarios: “a más seguridad siempre habrá más libertad”, ha señalado, siendo ésta la “premisa básica que hace que un país más seguro atraiga más turistas extranjeros o que un país con una mayor estabilidad atraiga más inversiones procedentes del extranjero”. La seguridad es por tanto “un bien social imprescindible -ha subrayado- y ésta es la idea central de la Estrategia de Seguridad Nacional aprobada en 2013”. Además, Fernández Díaz ha recordado que en dicha Estrategia se dice textualmente que “garantizar la seguridad es una responsabilidad del Gobierno, pero también es una tarea de todos”, y en este sentido ha destacado la importancia de la “colaboración”, especialmente en lo referido al mantenimiento de la ciberseguridad en la que “tan necesaria es la colaboración público-privada para que la red sea un entorno seguro”.

El cibercrimen “es ya el tercer tipo de delitos más rentable para la delincuencia a nivel mundial, tras el narcotráfico y la prostitución, moviendo 500.000 millones de euros al año en todo el mundo”, ha explicado Fernández Díaz, al tiempo que ha señalado que “el cibercrimen aumenta un 12% anual en Europa y también en España, representando el 80% de los delitos y estafas y el 10% pornografía infantil”.

En relación al fraude a la seguridad social o en las relaciones laborales, el ministro del Interior ha afirmado que es necesario “mostrarse intolerantes ante estas conductas que, además de delictivas, son profundamente insolidarias e incívicas pues perjudican a toda la sociedad”. Así pues, “este fraude debe ser perseguido con ahínco”, y ése es precisamente el objetivo del Plan de Lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social aprobado en 2012, cuyo impacto económico global “ha alcanzado al cierre del primer trimestre de 2015 la cifra de 12.222 millones de euros, habiendo hecho aflorar 274.000 empleos y 128.000 contratos temporales”. En definitiva, “la persecución de estos delitos permite al Estado gastar menos en quien no lo merece, permite recuperar activos que estaban en situación irregular y, en síntesis, aportan un gran beneficio a la economía de todos los ciudadanos”, ha señalado Fernández Díaz.

En lo que respecta al turismo, el ministro del Interior ha recordado que España es el tercer país receptor de turistas a nivel mundial, y que, además, una encuesta realizada por el sector turístico entre quienes nos visitan revela que “los turistas extranjeros valoran, tras la belleza paisajística de nuestro país, la seguridad como el segundo factor a la hora de escoger España como destino de sus vacaciones”. “Estamos por tanto ante la realidad de que la seguridad produce puestos de trabajo y riqueza, convirtiéndola en un activo económico y en una de las grandes fortalezas de España – ha subrayado Fernández Díaz- y que las medidas políticas adoptadas, cuyo emblema es el Plan Turismo Seguro, han sido un gran acierto”.

El ministro del Interior ha explicado también que la lucha contra el crimen organizado es otra de las políticas en las que “es más evidente la repercusión económica que tiene la seguridad”, y, en este sentido, ha ofrecido cifras sobre la dimensión económica del crimen organizado en España: “el patrimonio estimado atribuido por los cuerpos de seguridad a los grupos de crimen organizado en 2014 es de 1.971 millones de euros; sus ingresos, en cifras aproximadas, se estiman en 517 millones de euros; y el impacto de la Trata de seres humanos con fines de explotación sexual se cifra en 3.800 millones de euros, el 0,35% del PIB”. Así, “la potenciación y mejora de las investigaciones policiales en la lucha contra el crimen organizado es una de las líneas de acción estratégicas que se reseñan en la Estrategia de Seguridad Nacional y una de las misiones del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), dependiente del Ministerio del Interior”. En 2014, “se incautaron a estos grupos efectos por valor de 494 millones de euros, sin contar con estupefacientes, y se localizaron bienes por valor estimado de 53 millones de euros, que se suman a los 188,8 millones de euros localizados entre 2010 y 2013”, ha explicado Fernández Díaz.

La lucha contra los delitos contra la propiedad intelectual e industrial constituye otra de las políticas de seguridad con “indudable connotación económica” a las que se ha referido el ministro del Interior durante su intervención. Fernández Díaz ha destacado que “gracias a la actuación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, y en lo que se refiere a delitos contra la propiedad industrial, en 2013 se realizaron 2.434 operaciones en las que se intervinieron más de cinco millones de objetos falsos valorados en más de 810 millones de euros, y se produjeron 2.155 imputaciones y detenciones”.

“España es uno de los países más seguros de nuestro entorno –ha subrayado el ministro del Interior- pero, a pesar de los niveles de seguridad de los que gozamos, es evidente que la seguridad absoluta nos es más que una quimera que no existe en ningún lugar del mundo”. En este sentido, Fernández Díaz ha recordado que “todos los países estamos hoy en día expuestos a una serie de amenazas comunes como son el crimen organizado y la ciberdelincuencia, pero también estamos expuestos al terrorismo protagonista del siglo XXI, que es el terrorismo yihadista”. A este respecto, Fernández Díaz ha explicado que “España está trabajando en la colaboración internacional, liderando en Europa iniciativas y trabajos sobre el tema, también en la prevención, detección y combate a los terroristas”, y lo hace con “unos Servicios de Inteligencia y unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad muy especializados, coordinados entre ellos y con una enorme experiencia en la lucha contra el terror”.

Nota del Ministerio del Interior