8 noviembre, 2010

Este museo es una ruina (El Mundo)

Los responsables del San Pío V denuncian la ‘situación límite’ del centro

La segunda pinacoteca nacional tiene salas apuntaladas y zonas saturadas

La Generalitat exige a Cultura la ejecución del proyecto de ampliación

Las paredes se caen, los techos están apuntalados, los almacenes no dan abasto. El arte no cabe. Denuncia la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana que la situación de la segunda pinacoteca nacional, el Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia -de titularidad estatal y gestión autonómica- es “límite”.

La culpa, dicen, es del retraso en las obras de la quinta fase de ampliación del centro, así que los responsables del museo exigen al Ministerio de Cultura que “replantee” el proyecto y fije unas fases de ejecución “reales” y con la correspondiente dotación económica. Así lo contaron el secretario autonómico de Cultura, Rafa Miró, y la directora general de Patrimonio Cultural, Paz Olmos, durante un recorrido por la zona del museo más perjudicada. Una ruina.

La intervención prevé, entre otras mejoras, ganar unos 10.000 metros cuadrados de superficie -más de 700 de ellos en almacenes-, una nueva entrada por los Jardines de Viveros, una biblioteca y la instalación de una cafetería en el pabellón Benlliure. Asimismo, afecta tanto al museo como a la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Entre las zonas que se han mostrado -a otras como el torreón no se pudo acceder por “razones de seguridad”- figuran lo que será la entrada a la nueva biblioteca, que actualmente se encuentra apuntalada con un andamio; el almacén visitable, donde se acumulan “maravillas pictóricas” de autores de primera fila, como Muñoz Degraín, a causa de la falta de espacio; o el almacén inferior a la sala de didáctica, cuyo techo también presenta apuntalamiento y que no reúne las condiciones “propias de los museos del siglo XXI”, recalcó Paz Olmos.

La directora general ha puesto de relieve que la primera fase de actuación sobre el San Pío V acabó en el año 1990 y que desde 2003, cuando culminó la cuarta, no se ha acometido la siguiente etapa por lo que las instalaciones están “obsoletas”. En este sentido, los representantes de la Conselleria de Cultura han insistido en que el Ministerio “conoce esta situación”, ya que uno de los informes que tiene en su poder explica e incluye imágenes de estos problemas.

La Generalitat asegura que el “abandono” de la ampliación ha quedado reflejado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2011, que contemplan 140.000 euros y una proyección económica hasta 2014 de 1,9 millones. “Ridículo” para los dirigentes valencianos, que estiman el proyecto en unos 17 millones.

“No aguantamos más esta situación por lo que exigimos, cargados de razón, un replanteamiento de esta obra, que se ofrezca ya una planificación de anualidades para llegar a los 17 millones de euros, y que se conozcan los plazos de ejecución porque es el Museo de Bellas Artes de Valencia es un centro emblemático y prioritario aunque parezca que al Gobierno central se le haya olvidado”, remata Miró.

logo_el_mundo