10 marzo, 2014

Entrar en el castillo de Montjuïc cuesta 5 euros desde este lunes

1393850545_977547_1393850590_noticia_normal
“En Barcelona hemos pagado por casi todo”, dice un turista salmantino

La entrada al castillo del Montjuïc ha dejado de ser gratuita esta mañana y cuesta 5 euros como tarifa general. La intención del Ayuntamiento de Barcelona es ofrecer nuevos servicios y la visita a espacios hasta ahora cerrados, como la torre, la cisterna o los calabozos. Muchas de las personas que han acudido hoy no sabían que entraba en vigor la nueva tarifa.

Los visitantes al castillo durante las primeras horas de la jornada han sido en su mayoría turistas. Mariano Herrero, que visita la ciudad por segunda vez, no esconde su rechazo hacia la idea de cobrar por entrar: “Cinco euros es un precio abusivo”. Herrero asegura que él y su familia comprenden que la gratuidad tiene límites, pero se queja que durante su estancia en Barcelona han pagado “por casi todo” lo que han visitado.

El teniente de alcalde de Cultura, Jaume Ciurana, señaló en rueda de prensa que la finalidad de la nueva medida es principalmente que sean los turistas quienes paguen el precio de la entrada. Los barceloneses tendrán opciones de gratuidad para el acceso al castillo –a través de los carnés de la biblioteca, por ejemplo- así como reducciones de tarifa hasta los 3 euros.

Maite Tahull y Joaquim Valverde son de los pocos barceloneses que han acudido al recinto esta mañana. Tahull, que ha llevado a sus hijos de excursión, se opone a la idea de pagar 5 euros por entrar a un edificio que, según ella, “debería ser de todos”. Ha decidido no entrar y se conforma con las vistas que ofrece el parque. Por su parte, Valverde, quien estaba al caso de la nueva tarifa, muestra su descontento porque “lo que pagamos no se traduce en una mejora de los servicios, sigue igual que siempre”.

El castillo tendrá a partir de ahora una nueva vertiente museística, para la que serán necesarios unos 60 ó 70 millones de euros, y que contará inicialmente con una inyección de 9 millones. Este dinero permitirá adecuar las instalaciones y dotarlas de servicios básicos, para caminar hacia la instalación de un centro de interpretación que, según está previsto, puedan usar un millón de visitantes al año.

La empresa Magma Cultura será la encargada de ofrecer servicios de recepción de visitantes, gestión de visitas de grupo, visitas culturales y ludoteca tras ganar el concurso para dos años que realizó el Ayuntamiento de Barcelona. La rehabilitación de los patios de armas, un centro de interpretación, la señalización museística, la limpieza del antiguo museo militar, la seguridad en la terraza o la accesibilidad a ella son algunas de las obras que empezarán en las próximas semanas.

por ANDREA MARTÍNEZ MOLINA, EL PAÍS