30 mayo, 2013

‘En el Gobierno de EEUU no hay departamento de Cultura. Y me gusta así’

Jay Levenson, director del Programa Internacional del MoMA de Nueva York, ha visitado la Ciudad de la Cultura de Galicia para participar en la inauguración de la exposición etnográfica ‘Orinoco’. Su estancia en la ciudad gallega le ha causado “impresión”. Levenson ha mostrado su confianza en el “potencial y en la capacidad de los creadores españoles” para proyectarse en el panorama del arte contemporáneo.

Pregunta.- ¿Cómo se relaciona el MOMA con otros centros de arte?

Respuesta.- Nosotros funcionamos de manera diferente al Guggenheim, no tenemos diferentes franquicias en cada país. Para nosotros lo fundamental es la sede de Nueva York, sus tres millones de visitantes al año. Creemos en establecer relaciones puntuales… Tenemos diferentes tipos de relaciones. En ocasiones colaboramos con otros museos produciendo diferentes exposiciones y lo hacemos de forma habitual con la Tate Modern de Londres y el Centro Pompidou de París en exhibiciones importantes. Y en otras ocasiones es el MoMA quién produce la exposición y la envía a diferentes museos del mundo. Mi departamento también trabaja con otro tipo de proyectos fuera de Europa occidental, con el Este de Europa, Latinoamérica y Asia: conferencias y proyectos de investigación, entre otros.

P.- En España proliferan distintos centros de arte contemporáneo. ¿Es adecuada esa dispersión, tantos centros de arte cerecanos?

R.- Normalmente las personas no viajan mucho para visitar una exposición, no recorren grandes distancias y es importante que en su radio de acción tengan centros donde poder acudir. Es importante que las exposiciones atiendan a las necesidades de los públicos locales.

P.- Ha visitado la Ciudad de la Cultura de Galicia pensado por el arquitecto Eisenman. ¿Qué le parece?

R.- Estoy muy impresionado por la arquitectura y el diseño del complejo. Hace algunos años se celebró una exposición sobre arquitectura en España en el MoMA y uno de los proyectos presentes era la Ciudad de la Cultura de Galicia.

P.- En España es casi imprescindible la financiación pública para llevar a cabo un proyecto cultural, algo muy diferente a lo que ocurre en EE.UU.

R.- Es una cuestión complicada. Cada país tiene un contexto diferente y hace falta ver caso por caso. En EE.UU. no hay un gran historial de apoyo del sector público a los museos, la mayor parte del dinero viene del sector privado y funciona bien. Los empresarios están habituados pero no estoy seguro de si esto sería fácil de llevar a Europa. Creo que en España debe aumentar la participación del sector privado pero es un tema que necesita tiempo y no es fácil de hacer.

P.- ¿La industria cultural puede convertirse o ya es un motor de la economía?

R.- En determinados países dónde hay un interés por el arte contemporáneo se puede convertir en un revulsivo para la economía. En Nueva York, dónde hay un sector del arte contemporáneo muy activo, es un factor clave para la economía de la ciudad, para atraer turistas. Como ejemplo diferente, a lo que ocurre en Nueva York, hace pocas semanas estuve en Bonn que es una ciudad que no está tan vinculada al mundo del arte contemporáneo pero para la que una exposición grande puede tener un efecto importante.

P.- ¿España sigue siendo importante?

R.- Todavía reciente el tema de la dictadura, la Guerra Civil… No tengo la sensación de que España haya ocupado en los últimos años un papel central en el esfera internacional pero creo que tiene capacidad y potencial para hacerlo. Estoy seguro de que se producirá de manera gradual. En un momento en el que España estaba en una situación de que el mundo se fijase en ella ha tenido poca fortuna porque el foco de atención del mercado del arte está en Asia, se está descubriendo India.

P.- ¿Entonces la referencia cultural contemporánea también está fuera de Europa occidental?

R.- Existe interés por Europa pero por puntos poco conocidos. Por ejemplo el MoMA no tiene un nivel de conocimiento de Europa del Este porque tras la caída del comunismo no ha sido fácil establecer relaciones pero estoy seguro de que se pueden hacer cosas interesantes. Un objetivo de mi departamento es trabajar con comisarios, estamos interesados en trabajar con temas de los siglos XVI y XVII de Polonia. En este contexto no sería extraño que procesos artísticos españoles se pusieran de moda.

P.- ¿La clave del éxito de EE.UU. sigue siendo su capacidad de alimentarse con las aportaciones de otros, de los mejores?

R.- Una de las fortalezas es que somos buenos, rápidos y estamos abiertos a la mezcla. Estamos dispuestos a aceptar diferentes tipos de arte. No existe un concepto de arte asociado a la identidad nacional y en el Gobierno no hay un departamento de Cultura. Me gustaría que esto siguiera siendo así porque es una clave del éxito del MoMA y de los museos americanos.

Por El Mundo